Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El drama de quienes no podían volver a casa

La cuarentena dejó a mucha gente imposibilitada de volver a casa. La odisea de santafesinos afuera y de argentinos que quedaron varados en Santa Fe.

La pandemia por el COVID-19 y la imposición de una cuarentena obligatoria tomó por sorpresa a muchos santafesinos que no pudieron volver a casa. En viceversa, muchas personas que no tenían su domicilio en la capital provincial quedaron varados en la ciudad. Ante esta complicada situación, el Estado municipal se puso a trabajar firmemente para permitir el retorno a distintos puntos del país. Aún sigue acompañando para que alrededor de 35 ciudadanos puedan volver a la brevedad. En este contexto, el número que la ciudad ostenta con orgullo es 82. Se pudieron desarrollar los protocolos necesarios y la coordinación correspondiente para que 82 personas pudieran regresar a sus lugares de origen. Es decir, toda esa gente estaba en Santa Fe, pero no les permitían volverse a sus casas, en otros puntos de país.

Cuando, por decreto nacional, se determinó la cuarentena, el área de Derechos Humanos recibió consultas y solicitudes de asistencia a través de sus redes y canales de atención. Como explicábamos, eran tanto de parte de santafesinos y santafesinas que querían volver a su hogar, como de habitantes de otras localidades que habían quedado en la urbe. Cada caso se inició con la activación de un protocolo. Lo interesante es que buscaron dialogar con cada una de las personas que requerían la ayuda. Lo hicieron para evaluar la problemática en sí misma, teniendo en cuenta que cada caso era diferente. Desde personas con discapacidad, hasta situaciones de limitación en los recursos económicos y la necesidad de obtener los permisos correspondientes en observancia de los protocolos sanitarios vigentes. En todos los casos, primaba un imperioso deseo: volver a casa.

Historias en ida y vuelta

A modo de ejemplo, están las historias de Emilio, que es de Berazategui (Buenos Aires) y por cuestiones familiares quedó varado en Santa Fe. También estaba Dora, que viajó a Córdoba, la cuarentena la tomó allá, y luego de un tiempo pudo regresar a Santa Fe. Dora tuvo que quedarse allí en la casa de un familiar. Comenzó a ver cómo hacía para volver a casa. Después de un tiempo llamó por teléfono a la Municipalidad de Santa Fe. Le pidieron todos sus datos y comenzaron las gestiones. Hoy se encuentra en su casa.

Pero está el caso inverso. Andrea había recibido en Santa Fe la visita de su mamá, que es de Rada Tilly (Chubut). El 18 de marzo llegó el anuncio del presidente y quedó en cuarentena acá en Santa Fe. A las dos o tres semanas llamó a la Municipalidad, dejó un número de contacto y enseguida la llamaron. Gracias a eso pudieron coordinar un viaje de vuelta.

En cuanto a la historia de Emilio, es oriundo de Alto Verde, pero vive en Berazategui hace 45 años. Su mamá vive en Santa Fe y tiene 91 años por lo que viaja permanentemente. Cuando se decretó la cuarentena por la pandemia, quedó varado en la capital provincial. Tenía un agravante: quedó en la casa de su mamá y encima no la podía ver porque ella estaba en un geriátrico. Su esposa se pudo contactar con autoridades desde Berazategui. Desde ambas partes, hicieron las gestiones para que Emilio pueda volver a casa.

Los puntos de Argentina desde donde la ciudad trajo a su gente fueron diversos. Chaco, Calafate, Mar del Plata, Moisés Ville, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lanús, Berazategui, La Plata, Córdoba, San Justo, Río Segundo, Rada Tilly, Puerto San Julián, Ezeiza, entre otros.

Rating: 0/5.