Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Dos abuelos neuquinos y el sueño de toda una vida

Mario y María son dos abuelos que llevan años trabajando en el sueño de sus vidas: hacer de su casa un museo con la historia de Neuquén.

Como salida de una novela de amor, esta pareja de abuelos de 94 y 86 años se conoció en el siglo pasado. Él, Juan Mario Raone, era de Carmen de Patagones y se fue a Neuquén con la idea de trabajar en esa capital que recién se estaba formando. Allí conoció a ella, María Castaño, hija de inmigrantes. Se enamoraron profundamente y nunca más se separaron.

Así es que estos personajes, tan queridos por toda la ciudad, empezaron en aquel entonces a coleccionar objetos como hobby. Con el pasar de los años, esas piezas pasaron a tener un valor histórico inimaginable.

El inicio de todo

Estos guardianes de la historia de Neuquén custodian con mucho amor cada una de las piezas que tienen en los espacios de su casa. Miles son las anécdotas que tienen sobre cada una de ellas y sobre cómo se fueron haciendo de cada uno de estos tesoros.

Recuerda “Mary” –como la conocen sus allegados– que la iniciativa fue de su esposo. Empezaron haciéndolo como un hobby cuando Mario trabajaba en el Distrito Militar de Neuquén. En cada uno de sus viajes, él traía alguna cosa que encontraba o le regalaban. A cada pieza, le daban un valor sentimental. Imaginaban las historias que había detrás de una punta de flecha, una piedra geoda, un amonite de millones de años, un fusil o un cuchillo, relata Mario.