Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Del frío de Bariloche al calor de Misiones

Hugo Molina dejó atrás una vida de progreso y estabilidad en Bariloche para vivir otra más tranquila con su familia en la provincia de Misiones.

Es el sueño de muchas personas. Dejar atrás la vida próspera pero acelerada, por una más pacífica, más simple. La provincia de Misiones es hogar de aquellos que un día dijeron ¡basta! y trocaron el ajetreado mundo de la ciudad por la paz de la chacra.

Hugo Molina es médico especialista en terapia intensiva. Hasta hace poco tiempo, vivía prósperamente junto a su esposa y su hijo de 8 años en la ciudad de Bariloche (Río Negro). Sin embargo, unas vacaciones en familia en una chacra del paraje “La Corita”, en Concepción de la Sierra, lo cambiaron todo.

“Estuvimos un par de semanas sin televisión, ni computadoras y vimos a nuestro hijo jugando afuera. Andando en bicicleta, corriendo bajo la lluvia, explorando por ahí… la experiencia nos cambió como familia”, contó Molina. “Por eso, volvimos a Bariloche y decidimos dejar todo para instalarnos en el paraje”, agregó con una sonrisa.

Así de rápido, como suele suceder con estas cosas, el médico renunció a su trabajo en el hospital rionegrino. Compró un colectivo y realizó una mudanza de Bariloche a Misiones que duró 10 días.

Priorizar la familia

“Sé muy bien lo que es vivir en una zona de mucho calor porque nací en el Chaco y estudié Medicina en la Universidad Nacional del Nordeste”, cuenta Hugo. El médico terapista se mostró muy agradecido con la ciudad rionegrina que tanto lo ayudó a progresar en lo profesional y lo económico. Sin embargo, reconoció que siempre tuvo el sueño de ir a vivir al campo algún día. Por eso, compró una chacrita como una inversión a futuro. Un futuro que finalmente llegó.  “Es un lugar muy tranquilo y hermoso, Misiones no tiene nada que envidiarle a Bariloche, es una provincia preciosa”, aseguró Molina. 

Al tomar la decisión de vivir en la tierra colorada, sus amigos lo trataron de loco, sin embargo, después entendieron. Actualmente la familia Molina está asentada en una localidad que, según el último censo del 2010, poseía 279 habitantes. No obstante, todos declaran estar integrándose sin problemas a la nueva vida social.

“A Bariloche fuimos porque queríamos progresar profesional, personal y económicamente, y conseguimos nuestros objetivos. Ahora, queremos hacer lo que realmente necesitamos y eso es vivir en paz, disfrutar”, resaltó Hugo.  


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Mendoza, entre los 10 mejores sitios del mundo para vivir
El sueño de vivir viajando

Rating: 0/5.