Ser Argentino. Todo sobre Argentina

De novia, y en tren

Luego de la ceremonia en la iglesia, Diego y Sandra decidieron ir al salón donde celebrarían su casamiento en tren. El festejo con los pasajeros.

El vestido, la iglesia, el salón, el peinado, el traje, las invitaciones… El casamiento de Diego y Sandra parecía igual a cualquier otro. Excepto por un detalle: para ir de la iglesia al salón, no le pusieron moño a un auto. Se tomaron el tren Sarmiento.

Una noche de sábado como cualquier otra, los pasajeros que estaban en la formación que iba hacia Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires, se sorprendieron con algo bastante inusual. En la estación Liniers, una multitud abordó el tren y explotó la música. Un hombre de traje empujaba un parlante móvil por el pasillo. Detrás de él, una fila de invitados, todos vestidos de fiesta, inundaron el vagón. De pronto llegó ella: la novia con su vestido blanco, su corona, su velo. Y su flamante esposo, claro.

La celebración se hizo viral a través de los celulares de los pasajeros, que también se prendieron al festejo y bailaron con los invitados. La fiesta incluyó el trencito y continuó en el andén, con los vendedores ambulantes.

Pero ¿por qué esta pareja de recién casados decidió festejar su casamiento en un tren? Simple: tenían esa fantasía, y la llevaron a la realidad. En vez de ir en auto de la iglesia al salón, decidieron tomar el tren, llevarse un recuerdo diferente y, de paso, alegrarle un poco la jornada a la gente que estaba de regreso a su hogar.  

Rating: 4.00/5.