Buenos Aires - - Domingo 09 De Agosto

Home Gente Historias de gente De desempleados a jefes

De desempleados a jefes

Dos jóvenes catamarqueños pasaron de desempleados a convertirse en empresarios soderos y fundadores de Oro Negro. Te contamos su historia.

Historias de gente
Gustavo-Bonader-y-Exequiel-Mercado

Gustavo Bonader y Exequiel Mercado son dos catamarqueños que cambiaron su realidad laboral. Pasaron de empleados de una sodería a convertirse en dueños y fundadores de otra. El camino de los empresarios soderos, sin embargo, no fue fácil.

Hace dos años la desgracia de los despidos golpeó la realidad de Bonader y Mercado. La sodería para la que trabajaban cerró sus puertas y ellos quedaron en la calle. Los dos catamarqueños tienen familias y poder sostenerlas era su prioridad.

Charlando sobre la dura situación y sentados en el Parque de los Niños, Mercado compartió su idea con Bonader: “Tenemos que conseguir una máquina, y armar nuestra propia empresa”. La máquina de la que hablaba era para poder producir soda nuevamente. En un principio, para Bonader, y seguramente para Mercado, la idea era muy loca y lejana. Pero la necesidad y el compromiso de ambos con sus familias los empujó a buscar los recursos.

Vendieron cosas personales y juntaron plata como pudieron para comprar la máquina llenadora de soda. Así se convirtieron en empresarios soderos y fundaron Oro Negro.

La evolución de Oro Negro y las expectativas

Arrancar siempre es difícil, y ganarse clientes también. La sodería de Bonader y Mercado empezó con la distribución de 15 cajones de soda. La empresa hoy reparte por toda la ciudad unos 350 cajones, abasteciendo bares y casas de familias.

El emprendimiento de los catamarqueños muestra intenciones de crecer. Hoy los jóvenes desean tener la posibilidad de tener un espacio más grande. Esto les permitiría poner más máquinas y, de esa forma, también dar oportunidades laborales. Un medio de movilidad propio de la sodería también optimizaría la distribución. El microcrédito que les entregó la Municipalidad capitalina fue fundamental para la adquisición de más cajones y sifones.

El producto y el trabajo

El cajón cuesta $120 y los jóvenes catamarqueños destacan el gas de la soda. Consideran ese su punto fuerte: si está bien gasificada, la gente no se queja. El agua es correctamente purificada. Las mañanas de los empresarios soderos arrancan con la limpieza de los sifones. Luego sigue el llenado y el primer turno de distribución es para los bares. Luego se realiza el segundo turno con las casas de familias. Tienen un producto competitivo y el objetivo es cubrir toda la capital y alcanzar Valle Viejo y Valle Chico.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

"Para ser emprendedor necesitás perseverancia"
Mercado Libre: un modelo para quien esté pensando en emprender

Fecha de Publicación: 26/05/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Mateando con Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira y respondió "El cuestionario arg...

Argentinos por el mundo
Bella-y-Matías Niñeros de casas

Gracias al housesitting, Bella y Matías tienen la posibilidad de alojarse gratis en casas, y así rec...

Tradiciones
 Fiesta Nacional del Salame Casero Una fiesta que no es para salames

Te contamos sobre un evento especial para los amantes del fiambre y sobre todo del salame. Un festej...

Historia
Puerto-Gaboto0 Puerto Gaboto: el lugar donde comenzó nuestra historia

Puerto Gaboto es un pueblo emblema de nuestra historia que esconde nuestro pasado más remoto y que q...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades