clima-header

Buenos Aires - - Jueves 25 De Abril

Home Gente Historias de gente Cristian.

Cristian.

Esta historia, como tantas, tal vez se pierda en el torbellino de noticias de Internet, pero lo importante es saber que hay gente que marca la diferencia con estas pequeñas cosas.

Historias de gente
Cristian: su historia

A veces perdemos las esperanzas por completo. El mundo está tan mal que sentimos que no hay nada que podamos hacer para comenzar a cambiarlo. Nos sentimos impotentes desde nuestro lugar y tampoco creemos en las instituciones que deberían velar por nuestros intereses. No nos convence el discurso de aportar "un granito de arena", porque tenemos la sensación de que nada será suficiente. Porque, es cierto, falta mucho por hacer: hay gente con hambre, sin acceso a la educación, sin proyecciones a futuro, obligada a enfocarse solo en sobrevivir el día a día. Las necesidades son infinitass y nuestras herramientas de transformación, finitas. No contamos, muchas veces, con recursos o con el tiempo suficiente para cambiar el curso de la historia y dejar atrás una sociedad tan desigual e injusta. Sin embargo, a cada rato y en todos lados, vemos pequeños gestos que nos hacen recobrar la fe en el país y en las personas. Actitudes que confirman que sí, algo podemos hacer. Solo tenemos que prestar atención, seguir el ejemplo y multiplicarlo. 

Cristian es policía en la ciudad de Paraná (Entre Ríos). Hace unas semanas, mientras hacía su guardia habitual, un chico en situación de calle se le acercó para preguntarle la hora. Su nombre era Pablo. Cristian notó que no sabía leerla y lo ayudó a interpretar las agujas del reloj. Advirtió que el interés del niño pedía más. Entonces, sacó lápiz y papel y comenzó a enseñarle algunas palabras, ahí en la vereda, donde improvisaron un aula al aire libre.

Un vecino que pasaba por allí vio en esa escena la esperanza de la que hablábamos antes y no se pudo resistir: sacó una foto y la subió a sus redes, emocionado con lo que tenía en frente. En la imagen se los puede ver a ambos, Cristian y Pablo, policía y niño, profesor y alumno, en un espacio de encuentro, enseñanza y aprendizaje mutuo. Podemos advertir con solo ver  su actitud corporal cómo el policía no descuida su trabajo y, a la vez, está muy atento a la evolución de su aprendiz. Observamos cómo Pablo está comprometido por su tarea, nos conmovemos por su historia de vida y desearíamos que fuera diferente. 

En poco tiempo, la escena del oficial Cristian Irigoitía se viralizó y él fue “famoso” por unos días. Conmovió por su capacidad de mirar al costado y preocuparse (ocuparse) por su prójimo. Nos sentimos identificados con esas ganas de hacer, desde nuestro lugar, lo mejor que podamos para contrarrestar, aunque sea un poco, las injusticias del mundo. Quisimos abrazar a la distancia a Cristian, a Pablo, a todos los que sufren y a los que accionan para curarlos. Sentimos, aunque sea por un rato, que las cosas pueden cambiar aunque las instituciones no lo hagan: depende de nosotros. Solo hace falta buena voluntad, empatía, amor por los demás y un poco de altruismo. 

Esta historia, como tantas otras, tal vez se pierda en el torbellino de noticias de Internet, pero lo importante es saber que hay gente que marca la diferencia con estas pequeñas cosas. Lamentablemente, hay muchas personas en las mismas circunstancias que Pablo. Pero, por fortuna, también hay muchas personas como Cristian, dispuestas a dar lo que tenga, aunque sea solo tiempo -que no es poco -.  Lo importante es preguntarnos qué podemos hacer, desde nuestro lugar, para potenciar la integración y disminuir la brecha de oportunidades. ¿Qué podemos hacer? Lo único que sé es que ejemplos como el de Cristian y Pablo nos acercan a la respuesta. Para Pablo, de seguro, aquella no fue una tarde más. Y para Cristian, tampoco. 

Fecha de Publicación: 18/04/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

pobreza Salir de la pobreza con dignidad
minguito Una reflexión sobre la pobreza Argentina

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Nostálgicos
Pichín, el barman galante Pichín, el barman galante

“La misión del barman es alegrar, no embriagar”

Empresas y Negocios
Luminias-aprender-jugando Luminias: aprender jugando

Luminias es un concepto editorial innovador diseñado para aprender jugando. Sus dueños se lanzaron a...

Editorial
Protesta Los estudiantes más verdes del mundo

Les pibis no le vieron venir: lis coparin la Plaze y la proteste

Emprendedores
desafio led shine Emprendedores argentinos y un desafío que potencia a otros emprendedores

Dos amigos emprendedores se unen para generar un desafío que potencia las habilidades de los maquil...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades