Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Benito, el perro cuyo amor trasciende las fronteras de la mortalidad

Un perro que perdió a su dueña se volvió viral por su emoción incontenible cuando va a visitarla al cementerio.

Hay sentimientos que no se explican e imágenes que valen más que mil palabras. Para quienes amamos a los animales, su presencia en nuestras vidas se vuelve un tesoro invaluable. Están ahí cuando reímos, lloramos e inclusive en momentos de enojo. No necesitan decirnos nada, con su mirada transmiten lo necesario. De esta forma, los silencios pasan a ser códigos compartidos entre una mascota y su dueño. Inquebrantables, cálidos, pacíficos y contenedores. Es la misma sensación que aparentemente persiste en Benito, un perro caniche que se quedó sin Johana, su dueña. Una historia que toca el corazón de cualquier ser humano y desprende lágrimas de emoción.

“Te voy a amar hasta morir”

Belén Duré es una joven entrerriana oriunda de Villaguay que publicó un video a través de cuenta de su Twitter. Allí, plasmó una situación muy especial para ella y que rápidamente se viralizó por todas las redes sociales. Y no fue para menos, dado que lo que se visualiza es un golpe a la sensibilidad que conmueve hasta al más duro. “Vean este amor incondicional”, comenzó aclarando al principio del posteo. Luego, prosiguió: “Joha es mi hermana, falleció hace cuatro años y él es Benito, su mascota que la acompañó en sus últimos dos años de vida y lo sigue haciendo hasta hoy”.

El clip está acompañado de la emotiva canción “Te regalo” de la artista mexicana Carla Morrison. En su duración, se puede observar a la familia de Johana cuando va al cementerio a visitarla. Junto a ellos está el perro y se puede percibir su ansiedad al reconocer hacia donde se dirigen. “¿Vamos a ver a mamá?", se la escucha a Belén preguntarle, mientras este va corriendo por el lugar. Con una lucidez que ilumina, Benito espera a que le abran la puerta para acercarse a la tumba de su dueña. Cuando logra acceder, comienza a saltar y a ladrar con entusiasmo, a la vez que su cola no cesa de moverse.

Aunque no pueda hablar, se hace entender igual: está pidiendo que lo acerquen al cajón de su humana preferida. Pero lo que sigue es aún más emotivo, ya que le conceden el deseo. Es que Isamel, el padre de las chicas, lo deja reposar encima del ataúd hasta el momento de irse. La paz con la que se lo ve descansar es tan desgarradora como enternecedora. Además, en el video se incluyen fotos de diversos instantes compartidos entre el caniche y la chica.

Somos nosotros contra el mundo

Belén explicó que, si bien la escena ya es normal para la familia, la primera vez se largaron a llorar junto a él. Asimismo, manifestó que están sorprendidos por la repercusión que el relato tuvo en la comunidad virtual. Sucede que la relación entre Benito y Johana era así de genuina y pura. El perro era como su bebé y llegó a su vida un año y medio antes de que a ella le diera un ACV. Eran inseparables y todo lo hacían juntos, desde dormir hasta salir de la casa. Aspecto que también abarcó los momentos de enfermedad, donde resguardó a su dueña con enorme cariño hasta su partida.

Ambos se dieron lo mejor de cada uno y eso aún persiste pese a que no estén en el mismo plano físico. El vínculo que construyeron fue como el de una madre con su hijo y crearon un amor incondicional. Algo que quedó demostrado en los hechos porque el corazón del pequeño caniche no olvida. Pasaron cuatro años desde el 7 de abril de 2016, fecha en la que Joha dejó este mundo. Sin embargo, su perro protege su féretro con fidelidad y parece encontrar la calma cada vez que se acerca a ella.

Rating: 0/5.