Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Bendito 10. Por amor a vos, Maradona

En el popular barrio de Mataderos, Marcelo Chiarello comparte la pasión maradoniana sin límites, una que llega al techo en un santuario único y hace junto a otros fanáticos que el Diego sea infinito.

“Vale diez palos verdes, se llama Maradona” cantaba la hinchada de Boca en los ochenta, en el pico futbolístico del mejor jugador del fútbol argentino de todas las épocas, por rendimiento y resultados. En aquellos años valía mucho más para Marcelo Chiarello que lo había visto en los entretiempos de Argentinos Juniors, en la etapa de los Cebollitas, y que supo que Pelusa sería algo importante en su vida. Y en la de millones. Las vueltas de la vida, o las gambetas desparramando los rivales que enfrentamos a diario, a la manera de los ingleses del 86 que se tiran piratas para derribarnos, transformaron a Marcelo a uno de los principales coleccionistas mundiales de objetos de Maradona, aunando la pasión por las figuritas futboleras y su arte mosaiquista. Con mosaicos de Maradona y Lionel Messi en el predio de la AFA en Ezeiza, del Barrilete Cósmico en La Paternal, o en manos famosas, con las del mismo Diego Junior, el artista Chiarello decidió abrir en el barrio porteño de Mataderos Bendito 10. Original santuario maradoniano porque suma objetos de alta carga emocional con arte, “Vamos que están los duendes/dispuestos para jugar/ antes que cante el gallo/partiendo la oscuridad”, canta Peteco Carabajal, pista ideal para una visita con la blanquiceleste inflada por las alas de D10s.