Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Arreo acuático: una innovadora forma de manejo del ganado

Tiene lugar en los Esteros del Iberá. El arreo acuático, poco a poco, se convierte en un atractivo turístico sorprendente. Te contamos la historia de Mingo Ávalos.

En los esteros del Iberá, provincia de Corrientes, más específicamente en los alrededores del pueblo de Concepción del Yaguareté Corá, a 150 kilómetros de la capital provincial, sucede la magia. Es en el Puesto Felipe, a 27 kilómetros de Concepción donde se llega a adentrarse en el corazón de los esteros. Allí, internado en la naturaleza y viviendo de ella, se encuentra Mingo Ávalos. 

 

Dupla baqueana si las hay

Este hombre se dedicó desde que tiene uso de razón a la ganadería. Y, desde hace algunos años, se convirtió en guía baqueano de turismo por sus profundos conocimientos de los esteros. Mingo habla guaraní, puramente guaraní, y trabaja con un colega que le sirve, a su vez, de traductor. Se trata de Juan Aguirre, que es técnico agropecuario y trabajó durante 6 años para la FUCOSA, Fundación Correntina para la Sanidad Animal.

Juan también es bien baqueano en el terreno y en el asunto de la ganadería de la zona. Allí, quedan 7 familias viviendo con un promedio de 50 cabezas de Brangus y Braford colorado, unas ovejas para auto consumo y algo de huerta, cuando se puede. Esta dupla baqueana y gaucha recibe a turistas de todo el mundo que se interesan en la vida más allá de los esteros. Pero, sobre todo, se sienten atraídos por el arreo acuático. 

 

La técnica correntina

El arreo es acuático se realiza a través de los esteros con caballos baqueanos entrenados desde potrillos. Ya que los equinos deben acostumbrarse desde pequeños para no asustarse y lograr nadar de forma sostenida. Pero también la técnica se realiza con canoas a botador, donde se suelen subir a los animales más chicos o que presentan dificultades. Este procedimiento se realiza entre abril y mayo.

La distancia que deben nadar los animales son unos 6 kilómetros y, si están muy cansados, se puede hacer una parada en alguna isla que lo permita. Mingo y Juan siempre realizan este recorrido en estado de alerta. Ya que la crecida de las aguas, que ocurre en las épocas de las grandes lluvias, puede significar un gran problema. La última crecida grande fue en 2017. Muchas veces, este fenómeno sucede de golpe y puede llegar a herir o matar a los animales. Juan reflexiona: “No es fácil criar vacas en el estero y aunque a veces no es muy rentable, se sigue haciendo por tradición y para autoconsumo”.

 

Turismo salvador

Además, Juan cuenta a los medios que el turismo siempre lleva otras opciones para complementar los ingresos de la gente de la zona. Este es el caso de Mingo que, además de seguir criando vacas, desde 2012 trabaja con la asociación local de guías de Concepción. Allí reciben visitantes de todo el mundo que quieren ver carpinchos, yacarés, ciervos de los pantanos o acompañar el arreo acuático. La experiencia de arrear animales en un entorno distinto y flotar a caballo en el agua del estero, agarrados apenas de la crina es un espectáculo para los extranjeros.

 

Destino final

El destino final, para quienes eligen vivir esta aventura, es el Refugio Lechuza Cuá. Se trata de un rancho típico de la zona, construido a base de la arquitectura vernácula de la región. En la construcción del mismo participaron varios vecinos, pobladores de un paraje tan único como mítico que custodia usos y costumbres de otras épocas. El quincho tiene el techo construido con la forma tradicional de las casas del estero, con techo de paja colorada y paredes de piri, un pasto también de la zona. Mientras que el piso es de tierra apisonada. Para hacer un techo se necesitan 350 atados de paja colorada que se corta a foifa (guadaña). La materia prima dura unos 12 años, mientras que las paredes de piri, que se corta con machete, duran apenas 4, así que hay que renovarlas. Los expertos cuentan que se tarda unos dos meses en hacer la casa completa.

Sin embargo, el trabajo tiene su recompensa, ya que invita a miles de turistas a vivir una experiencia diferente y sostiene los ingresos de los lugareños.

Rating: 0/5.