clima-header

Buenos Aires - - Domingo 24 De Enero

Home Gente Historias de gente Alta costura, alta creatividad

Alta costura, alta creatividad

En este contexto, nos llenamos de historias de diferentes emprendimientos que deben reinventarse para sobrevivir. Te contamos este episodio de la Alta Costura.

Historias de gente
Córdoba moda

Es la historia de la famosa diseñadora de alta costura Cris Tillard. Una figura cordobesa de la moda, que es reconocida en el ámbito de la alta costura por sus trabajos inolvidables. En medio de una pandemia, donde los eventos no abundan, el emprendimiento de vestidos y trajes de alta gama tuvo que transmutar. Esta reconocida diseñadora de alta costura de la provincia de Córdoba comenzó su trayectoria en el mundo de la moda en la década del 80. Así, fue creciendo, ganando experiencia y reconocimiento, hasta volverse una inminencia de las telas y el buen gusto. Junto a su hija Nathalié encabezan la empresa familiar, que se dedica a vestir a las personas para grandes eventos. Muchas veces, diseñan prendas para grandes personalidades de la farándula y para eventos muy importantes.

En la actualidad, Cris Tillard y su hija son las mayores vendedoras de vestidos de novia. Cris diseña cada una de sus prendas pensando en su clienta y el contexto de la celebración, generando modelos únicos y personalizados. Famosas como Julieta Prandi o Valeria Lynch lucen sus prendas de una delicadeza única. En la actualidad viste a Rebeca Bortoletto, y también tuvo su tarea de diseñadora para Iliana Calabró, Sol Pérez, Beatriz Salomón, Silvia Peyrou y Alicia Poletto. Una inminencia de la moda, para inminencias de los medios.

Comienzos de una tendencia

“Los comienzos fueron en la década del 80 cuando heredé una máquina de coser de mi abuela, un poco en serio y un poco jugando con una bolsa de retazos comencé a hacer bolsos para bebés. Lo que yo hacía del bolso era nada más que el patchwork, el resto lo hacía gente que sabía coser”, cuenta Cris a los medios, recordando sus comienzos hace mucho tiempo atrás. “Al poco tiempo comencé a buscar cueros y en Córdoba -mi ciudad de origen- no había curtiembres, entonces lo hice con lo que hoy se llaman eco-cueros. A esta altura estaba con mi máquina de coser a pedal modificada con un pie de teflón, y los bolsos para niños se habían transformado en carterones. Muy exitosos dado al tamaño que eran inmensos. Lo usaban las abogadas, escribanas, secretarias, porque les entraban todos los expedientes”.

Tropezón no es caída

“En el mientras tanto nacía mi segundo hijo y yo ya compraba cabretillas, napas y cabra gamuzada en dos o tres curtiembres de Buenos Aires, abriendo mi primer local en Punta del Este. Allí fui a competir con los mejores diseñadores de la moda en cuero. Me fue pésimo (ríe). Fueron uno de esos años que hubo una devaluación en Argentina y los argentinos que siempre iban a vacacionar allí no fueron. Fue un lanzamiento brutal para una marca del interior que hacía sus presentaciones en Punta del Este”. 

Sin embargo, a pesar de la incertidumbre y el fracaso de esa temporada, logró remontar y triunfar en el mundo de la moda. Ese lanzamiento quedaría solo como un mal recuerdo. “Por el año 89 ya había nacido mi tercera hija y me conoce Valeria Lynch con quien empiezo a trabajar y durante 5 años fui la encargada de diseñar y confeccionar los vestuarios de sus shows. Para el Gran Rex, el Opera, Radio City de Mar del Plata, el festival de San Remo con Nicola Di Bari. Eso me trajo emparejado mucha gente de Buenos Aires, hicimos una película “Brigada Cola” con los hermanos Mentasti con Mónica Guido, Guillermo Francella y Diana María. También una obra de teatro que dirigió por primera vez Ricardo Darín con Mirta Busnelli. Los ojos de Córdoba de las temporadas de teatro también se posaron en mí, de más está decir que a esta altura ya no diseñaba más cueros sino ropa de fiesta”, cuenta Cris, ya con la seguridad de haberse ganado el lugar que hoy ocupa.

En la actualidad, Cris le cuenta a los medios: “Vivo la pandemia con mucha angustia e incertidumbre como todos. Aunque debido a la versatilidad que tengo para acomodarme a los diferentes cambios y al maravilloso taller, no he dejado de producir ni un solo momento. Somos todas mujeres fuertes, la mayoría jefas de familia y que amamos lo que hacemos”. Sus producciones dan fe de la actualización de trabajo que tuvo Cris y su familia de mujeres, actualmente venden kit quirúrgicos y la producción es masiva. Permitiéndole a la empresa familiar seguir en pie y en lucha.

Fecha de Publicación: 26/11/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Ivana-Picallo La alta costura argentina conquista Londres
Gonzalo Villa Max Derribando barreras: plantó su moda sin género en España

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
ranking usuarios ¡SerArgentino.com comienza a premiar lectores!

Queremos premiar a los lectores que nos transformaron en el sitio de intereses y entretenimiento de...

Arte y Literatura
P Pueyrredon Prilidiano Pueyrredón: imaginando una Nación

Uno de los artistas pioneros argentinos, urbanista e arquitecto, Pueyrredón pinta una época de cambi...

Argentinos por el mundo
La Voz Finlandia El canto correntino que llegó a La Voz Finlandia

Ángel Martín Portillo nació en la provincia de Corrientes y tuvo la oportunidad de mostrar su talent...

Medio Ambiente
chaco Alarmante: cada vez más, desaparecen los bosques nativos

La Asociación para la Promoción de la Cultura y el Desarrollo (APCD) realizó un estudio donde detall...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades