Skip to main content

Pili Adoue y el cross country: “Todo se logra si tenés ganas”

Es bicampeona mendocina. Conoció el cross country hace dos años y ya forma parte de su vida. Hace todo: trabaja, estudia, entrena, y levanta trofeos.
Historias de gente común
Pilar-Adoue
11 noviembre, 2019

Hasta sus 26 años, Pilar Adoue andaba en bici como cualquiera de las personas. Por recreación, transporte o paseo. Aquella Pilar ni siquiera se imaginaba que, dos años y medio después, sería bicampeona mendocina de cross country y estaría entrenando para el Panamericano Cross Country Marathon. Hoy tiene 29 años, y estudia escribanía.

Así recuerda sus inicios: “Hace 2 años y medio que practico el cross country de manera competitiva. Empecé con el Trasmontaña, que es en pareja, y lo corrí con solo dos meses de entrenamiento. Pero ahí me enamoré del deporte y me quise seguir superando”. El deporte se transformó en algo central en su vida: “El cross country para mí es un desafío permanente. Me apasiona. Es muy difícil. Tenés que se excelente en lo técnico y en el rendimiento físico”.

Las ciclistas no se animan mucho, todavía, a esta disciplina, pero Pili no pierde las esperanzas: “Somos pocas mujeres en el cross country. Pero espero que, a lo largo del tiempo, se vayan sumando más chicas. Todo es práctica y todo se logra si tenés ganas. De todas formas, somos pocas, pero en un muy buen nivel”.

El entrenamiento detrás del bicampeonato

En 2018 y 2019, Pilar se quedó con el torneo local más importante, el Campeonato XCO (Cross Country Olímpico), donde logró cumplir otros objetivos: “Correr en el Cerro Llorón fue una superación personal porque era muy difícil y pude pasar muy prolija en todas mis vueltas”.

Pero los logros no nacen de un repollo: “Mi preparación para este Campeonato la comencé en diciembre, haciendo salidas largas, con mucho fondo a baja intensidad. Después, entrenamientos de pasadas, manejo, subidas”. El cross country está muy lejos de reducirse a solo andar en bici: “Una también tiene que ser ordenada en la alimentación, tener buenas horas de sueño, no menos de 9. Estar descansada, acostarse temprano”.

La ciclista también está preparada para cuando las cosas no salen: “También requiere mucha fortaleza mental porque no siempre se gana. Es tan alto el nivel que hay que saber pasar los momentos en los que una no está en el podio, o no puede lograr el objetivo que se propone. Eso es lo más difícil para un corredor de mountain: tener la cabeza para superar las derrotas y seguir entrenando”.

Agradecimiento para los que siempre están

“Yo agradezco siempre a mi entrenador, José Olarte, que me ha dedicado mucho tiempo y de la mejor manera”. Pero Pili no se olvida de donde salió: “Para un corredor de mountain bike lo más importante es tener el apoyo de la familia. Es un deporte muy duro y exigente, se lleva el cuerpo al extremo y requiere una preparación muy difícil de llevar a lo largo del tiempo. Y, en eso, la familia apoyando es lo más importante. No lográs nada sin ese acompañamiento”.

No solo los músculos: el bolsillo también duele.

“El cross country es un deporte tan caro como el motociclismo o el automovilismo. Lo importante es tener una bicicleta con buen equipamiento y liviana. Eso requiere una buena inversión. Mi bici es una Specialized Epic Pro, que la compré con mucho esfuerzo. Empecé con una más básica y de a poco fui ahorrando y la cambié”. Y, cuando parece que la inversión está hecha, llegan los gastos corrientes: “También es costoso el día a día porque siempre algo se rompe o se gasta y cada cambio de repuestos es muy caro. Más nutrición, viajes, carreras, mecánico, kinesiólogo, inscripciones… De todas formas, siempre hay alguien que da una mano cuando ve el esfuerzo de otro”.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X