Skip to main content

La historia detrás de la bicicleta robada

Una bicicleta robada, una publicación viral en Facebook, un arrepentimiento y Catalina, una joven de Quimilí que se esperanza con ver una sociedad mejor.
Historias de gente común
Catalina, una joven de Quimilí que se esperanza con ver una sociedad mejor.
15 noviembre, 2019

Vivimos en Argentina: la inseguridad parece haberse convertido en un “derecho” que tenemos que padecer. Robos suceden en todo momento, pero lo que sucedió en Quimilí con la bicicleta robada conmocionó a Santiago del Estero y al resto del país.

Catalina Parodi, una joven de 24 años, volvió a su casa y no encontró su bicicleta: “No tenía experiencia con robos, primero pensé que la habían llevado mis hermanos”, contó. Con el paso de las horas, su preocupación aumentó. La búsqueda empezó por Whatsapp y sus amigos le recomendaron realizar la búsqueda en Facebook.

La médica empezó a frustrarse: “Sentí bronca, creí que ya la habían vendido”. Pero la búsqueda dio resultados y la bicicleta robada apareció. “Volví de trabajar y encontré la bici en el patio de mi casa con una cartita dentro de una bolsa”. El mensaje que ya vimos todos: “Disculpame, no volverá a suceder, lo hice por necesidad”.

Catalina sintió muchas cosas; la devolución de la bicicleta robada generó una mezcla de tristeza y alegría. La joven se planteó que muchas veces únicamente nos preocupamos por los problemas propios y no nos fijamos en quien nos rodea, que puede necesitarnos. “Hoy decimos que la gente la pasa mal con frío y hambre, pero no es más que un discurso que se lo lleva el viento”.

Detrás de la bicicleta robada ha quedado una enseñanza para Catalina y el sujeto. Ella asegura que fue un acto heroico el arrepentimiento y la búsqueda de remediar el error. Sin embargo, esto no lo justifica y Catalina espera que el individuo que se llevó la bicicleta pueda recibir ayuda y cambiar su vida.

Amor y oportunidades, algo que los Parodi conocen

El mensaje de Parodi es esperanzador y cree que, entre todos, podemos mejorar la calidad de vida de alguien más. Esto lo dice porque su familia lo vive día a día. Dos de sus hermanas son adoptadas: Lola y Micaela hace años que han encontrado una familia y una nueva oportunidad junto a los Parodi. “Con mis 24 años me di cuenta de que hay más alegría en dar que recibir”, confesó Catalina.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X