Skip to main content

La fuerza del corazón

En San Francisco Solano (Buenos Aires), Stella Maris fundó hace más de 20 años su comedor comunitario “La fuerza del corazón”. Te la presentamos.
Historias de gente común
Stella Maris
27 enero, 2020

Que tu máximo sueño sea poder ayudar a los otros siempre, pase lo que pase es –tal vez– lo que define a una buena persona. Stella Maris Barbatto fundó, hace más de dos décadas, un comedor comunitario en el patio de su casa en San Francisco Solano, en el sur del conurbano bonaerense. Allí prepara viandas para más de 300 personas y brinda apoyo escolar a los chicos del barrio. Para lograr que todo siga en marcha, duerme menos de 5 horas y pone todo de ella en este proyecto.

Stella Maris tiene 67 años y es abuela. Se levanta a las 5 de la mañana para cocinar y se acuesta cerca de la medianoche. Todo su día lo dedica a ayudar a los demás: es el sostén de mucha gente del barrio. En un principio, su quincho funcionaba como comedor: allí llegaba la gente cada día y se turnaba para poder sentarse a comer. El lugar quedó chico y decidió cambiar la modalidad: ahora, a las 8 de la mañana, llegan más de 300 personas para recibir sus viandas y las llevan para comer en familia.

Pero no solo les ofrecen comida para todo el día: también les brindan contención. Allí les dan clases de apoyo escolar a los chicos, enseñan a pintar mandalas, a reciclar y prestan el oído a toda aquella persona que lo necesite.

En su comedor, “La fuerza del corazón”, actualmente funcionan una huerta en un terreno cedido por una empresa de trenes y una canchita de fútbol que prestan a una de las escuelas del barrio. Allí, cada día, Stella Maris y los voluntarios que la acompañan se encargan de hacer del mundo un lugar mejor.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X