Abuela contra el coronavirus - Historias de gente común - Ser Argentino Skip to main content

La abuela que le da batalla al coronavirus

Ilse Buddenberg es misionera. Con casi 90 años, confecciona barbijos para el hospital local. Te contamos la historia de esta abuela fuera de serie.
Historias de gente común
La abuela que le da batalla al coronavirus
| 27 marzo, 2020 |

Ilse vive en Eldorado, provincia de Misiones. Pertenece a una generación de mujeres de ascendencia alemana, con la cultura del trabajo corriendo por sus venas. Cuando llegó la noticia de la gigantesca pandemia, la abuela misionera no entró en pánico. Ni siquiera se achicó un poquito. Destapó su antigua compañera de aventuras, la máquina de coser. Y, con la misma determinación que años atrás, empezó a realizar lo que había hecho durante toda su vida: coser. Bajo el rítmico sonido del artefacto, la abuela cosió y cosió. Y siguió cosiendo. Cientos y cientos de barbijos solidarios destinados al hospital local del SAMIC.

Vocación solidaria

En esta temible batalla entre el coronavirus y los adultos mayores, la abuela misionera no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados. No lo hizo en el pasado, menos ahora. Desde muy joven, Ilse Buddenberg combatió contra las enfermedades de todo tipo. Desde resfríos hasta epidemias. A los 20 años egresó de la Escuela de Enfermería del Hospital Alemán, en Buenos Aires. Cuando se mudó a Eldorado, trabajó como enfermera e instrumentista en el sanatorio local Buddenberg. Junto a su marido, montaron la clínica en su propia casa. Desde entonces, la abuela misionera jamás paró de coser barbijos y guardapolvos para médicos y pacientes. «En mi casa, siempre se cocinó, se lavó y se planchó toda la ropa blanca de los pacientes del sanatorio», contó Ingrid, la hija de Ilse.

La enérgica misionera está lejos de ser un blanco fácil para esta pandemia. Ilse aún tiene carnet de conducir y maneja su auto. Como todos, hace la cuarentena, pero se maneja perfecto con WhatsApp. “No hay caso, ella es independiente y se maneja sola, aunque nosotros temblemos”, cuenta su hija. Ella lo adjudica a esa increíble cultura del trabajo. “Es su actitud luego de haber trabajado toda su vida, de mucho esfuerzo”, dijo. A unos meses de cumplir 90 años, Ilse escuchó que los hospitales necesitaban equiparse para enfrentarse al COVID-19. No lo pensó dos veces. “Manos a la obra”, dijo.

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar