Skip to main content

Corre, Ruslan, corre

Ruslan dejó el trabajo y la familia por una causa noble. Este atleta ruso corre para llevar agua a los niños de África Central. Pasó por Mendoza.
Historias de gente común
Ruslan dejó el trabajo y la familia por una causa noble.
19 noviembre, 2019

Ruslan se propuso captar la atención de los medios de todo el mundo. Y para eso decidió correr por todo el hemisferio sur. El objetivo es dar a conocer una cuenta bancaria y recibir la mayor cantidad de dinero posible. Pero, claro, no es para él. El corredor ruso llevará ese dinero a las autoridades de África Central en donde escasea algo que para nosotros es tan común, cotidiano y abundante: agua.

Sus 10 mil kilómetros recorridos lo trajeron hasta Mendoza. “Llegué desde Valparíso, Chile. Corrí todo el camino. No tomé el túnel internacional. Subí al Cristo Redentor que está en el límite entre Argentina y Chile”, el cual es un camino de tierra con curvas y contra curvas, conocidos como caracoles, que llega a los 3.800 msnm.

Pero esta proeza arrancó en Asia: “Primero corrí en Japón, quería desafiarme a ver si podía cruzar ese país. Y sentí la confianza de que podía hacerlo”. Ruslan fue alimentando su sueño con algunas obras literarias y corre haciendo este sueño un poco más llevadero: “En las últimas dos semanas corriendo ahí, escuché un audiolibro llamado ‘Thirst’ (sed), de Scott Harrison, donde habla sobre este problema en África, donde la gente no tiene agua potable para tomar. Eso me motivó para seguir corriendo. Lo hice en Australia y ahora estoy aquí”.

Los obstáculos

Si bien los trayectos no han sido muy complicados, el runner corre algún que otro riesgo casi permanentemente: “Ha sido un viaje tranquilo, salvo algunos desafíos que encontré. Tuve que lidiar con algunas colinas en Japón. En Australia hacía mucho calor y fue muy duro correr por ahí. Nueva Zelanda es muy montañoso y se iba poniendo frío, porque corrí de norte a sur, acercándome a la Antártida”. Y, por si los obstáculos de la naturaleza fueran poco, ahí está el hombre haciendo de las suyas: “Tenés que tener cuidado con los camiones y los autos. Tenés que parar y seguir, todo el tiempo”.

El camino continúa por nuestro país y termina en Oceanía: “Desde aquí voy hacia Córdoba. Después Rosario y Buenos Aires. Después volaré hacia Sudáfrica y correré de oeste a este, para completar el círculo del hemisferio sur corriendo. Así llegaré a correr cerca de 13 mil kilómetros”.

La idea es que la gente lo conozca y done dinero para la causa. La información está en su cuenta de Facebook: Run Across South América.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X