clima-header

Buenos Aires - - Lunes 27 De Septiembre

Home Gente Espectáculos Volvió Marcelo Tinelli: el inagotable encanto de reiterarse hasta lo impresentable

Volvió Marcelo Tinelli: el inagotable encanto de reiterarse hasta lo impresentable

“ShowMatch La Academia” es el título modificado para el 2021 de un ciclo que regresó sin pena ni gloria, violó las restricciones sanitarias y dejó en claro su posición política.

Espectáculos
Marcelo Tinelli

El lunes 17 de mayo, muy cerca de la medianoche, quedó claro que van a tener que hablar urgente con la persona que arma los avisos para el programa, porque en los afiches y toda la cartelería gráfica que apareció en estas horas, podía leerse “ShowMatch La Academia - ¡Totalmente renovado!”, una promesa que no solo no se cumplió, sino que pareció propia del día de los inocentes o esas absurdas gastadas que hace la gente por WhatsApp cuando no tiene absolutamente nada que hacer con sus vidas. A excepción del destacado estudio donde ahora se lleva a cabo este ciclo, todo lo que ocurrió fue un bochornoso deja-vú que ratifica el divorcio entre un anuncio de cambio y el inagotable encanto de reiterarse hasta lo impresentable. Está muy claro a esta altura de las circunstancias que a Marcelo Tinelli y sus dos productores estrellados, no se les cae una idea ni detonando cincuenta toneladas de C4 en las inmediaciones de los Estudios Baires, donde se han filmado muy recordadas películas del cine argentino.

 

Pero hay detalles dentro de lo ocurrido que no pueden ignorarse, mensajes subliminales o algo por el estilo que dejan en claro que, aunque se simule una holográfica felicidad, está claro que la procesión va por dentro, encubierta por conductas donde por más que nadie de el brazo a torcer, no pueden evitar dejarse ganar por los nervios ante una realidad que más que nunca está agazapada para ubicarles un furibundo smash para recordarles que el glorioso pasado es solo eso, pasado. El empresario esquelino-bolivarense Marcelo Hugo Tinelli en una múltiple jugada, dejó en claro varias cuestiones, a saber: no hay intenciones de proponer algo distinto ni por casualidad, tampoco de someterse a las restricciones que la televisión vive ante una pandemia y, por último, dejar en claro que su presencia en esta pantalla será también una poderosa forma de respaldo político a la corriente que respalda desde principios de milenio. Esos tres objetivos, barnizados con un acting desprolijo que de a ratos tambalea ante los porrazos de lo provocado, son los estamentos en los que está sostenido un programa que disfruta mirándose el ombligo, defraudando las expectativas de quienes torpemente aún mantienen la esperanza que por error o accidente surja algo novedoso, cuando finalmente nada cambiará en los próximos meses.

 

Un staff de mediocres bailarines haciendo diez coreografías olvidables, Natalie Pérez y María Becerra dejando en claro que la música pop está en terapia intensiva, un clip con películas conocidas bajo doblaje patético y una minificciòn con artistas invitados que se limitan a poner la cara y nada más. Todo eso debería incluirse dentro de lo “totalmente renovado” que fue el debut de “ShowMatch La Academia”, un arranque que, sacando las frases sobre hechos puntuales de la actualidad, podrìa ser un tape del 2017 o 2018, con una brutal fragancia a naftalina. Apareciendo con sus humoristas, con las ausencias de Pablo Granados y Marcela Feudale, se pone a cantar “Twist And Shouts” con tanta mala suerte que cuando le abren el micrófono, las desafinaciones del animador tampoco son sorpresa en un inicio de ciclo tan desabrido y olvidable. Desde el preciso momento en que bajan la canción de The Beatles, lo que sigue es una peligrosa serie de declaraciones absolutamente desafortunadas de su líder y conductor, que lo muestra no solo muy falto de reflejos sino insólitamente desmemoriado ante noticias bastante recientes.

 

Marcelo Tinelli

 

Sorprende que juegue un rol de falsa ingenuidad en ciertas situaciones, pero también los nervios y el saberse en desventaja, diferencia en contra provocada por el mismo, devienen en un cinismo e hipocresía que nadie se anima a comprar ante tanta devaluación personal de manera acelerada. En el clip de films doblados, se habla de una cirugía facial, pero lo cierto es que la cara del conductor no es la misma que al final del catastrófico 2020 para el dueño de LaFlia, lo cual podrá adjudicársele al Photoshop de las imágenes de difusión, las cámaras que deforman o tal vez algún aguijonazo de bótox o tijeretazos en sus cejas modificándole la tradicional mirada. Está claro que su cara tiene algún retoque, después alguien explicará porque a su edad necesita de cosas que hacen las mujeres compitiendo para congelar la edad cuando los candidatos no se acercan. Lo peor llega cuando dispara un sinnúmero de frases que le vuelven como boomerangs enloquecidos desnudando la mentira de esas afirmaciones.

 

Lo mira a Adrián Suar y le dice: “¿Por qué no me llamaron para el Cantando?”, también lo consulta por el horario en que va este año esta indigesta retractación de situaciones que aburren soporíferamente. Las cosas son claras: el “Cantando 2020” fue un bochorno que él no quiso conducir, dejando que se inmolaran sus empleados. El horario de esta insufrible vuelta a la pantalla chica, es una medida cuya decisión resultó muy consensuada entre el animador televisivo y la gerencia de contenidos, comité que asumió la postura de ubicar a esta retractación televisiva a las 21:00 horas, evitando así la circunstancia de ir al choque directo con el programa más visto de la televisión en la actualidad. En esas chanzas que se lanzan entre conductor y gerente de artística, se pasan facturas berretas y encima Marcelo Tinelli no tiene mejor idea que criticar a las ficciones turcas, ignorando que quien puso de moda esa tendencia fue nada menos que Adrián Suar, cuando lanzó “Las mil y una noches” con extraordinaria respuesta de rating y comentarios en su época. La mala memoria o el desconocimiento ex profeso del empresario esquelino-bolivarense, ubican al chiste en una situación incómoda para ambos mientras los minutos pasan imperturbables. Lo más grave llega cuando le pregunta al Chueco por el futuro estreno de “El club de las divorciadas”, un ciclo que conducirá Laurita Fernández, que según pudo saberse dejo disconformes a los programadores del canal del solcito desactivando el estreno anunciado para junio.

 

En el cierre del capítulo debut de “ShowMatch La Academia”, llegan un sketch de rap con figura invitada, un tango con la participación de Darío Barassi, un musical con Martín Bossi y un “insoportable” con Carlitos Tevez luego del gran triunfo boquense en el último superclásico futbolístico. Para el cierre, ya con el reloj apretando, queda un homenaje a los médicos que luchan contra la pandemia, momento musical que reúne al Bahiano, Marcela Morelo, “Pájaro” Gómez, “Banana” Pueyrredón, CAE y Pipo Cipolatti cantando pedacitos de sus canciones, hasta que llega detrás del cortinado de cuarzo Fabi Cantilo cantando el clásico “De mí” al que se suman sus compañeros en un “We are the World” muy desprolijo y fuera de ritmo. Con una emoción de plastilina emocional y manipulando los tiempos de un arranque más que paupérrimo, el desenlace es celebrado como la conquista al desierto o el alunizaje de la Apollo 11. Toma la posta Guido Kazka y la gran idea de “Bienvenidos a Bordo” es una serie de penales a un arquero profesional con un arco tan chiquito que no entra ni un Fiat 600. La inventiva berreta en su máxima potencia.

 

Marcelo Tinelli

 

Dos situaciones sobresalen en un arranque previsible, ambas son muy malas noticias y no hay quien asuma la responsabilidad de las mismas. La primera tiene directa relación con los protocolos sanitarios, cuando en varios momentos hay más de 60 personas dentro del estudio sin respetar distancias o protecciones faciales. Marcelo Tinelli se jacta de los 196 hisopados hechos en las horas previas, reparte abrazos y manoseos a sus invitados como si la pandemia fuera algo del viejo milenio, haciendo una ostentación bravucona de quien se sabe con un poder o respaldo superior de vaya a saber quien. Ante la brutal vergüenza que produce dicha conducta, solo atina a decir muy suelto de cuerpo que se respetaron los protocolos y que nunca se sobrepasó la cifra de personas en el lugar de emisión. El chiste le sale pésimo, cuando en las horas posteriores se difunde el caso de COVID positivo del bailarín de Candela Ruggeri, afectado por la enfermedad en desgraciado auge. La postura de desafiar las restricciones y simular que en ese programa la pandemia no existe, detona al día siguiente que dos abogados porteños impongan una denuncia penal por violación a las limitaciones sanitarias, sin olvidar todas las lapidarias críticas que bastantes referentes del espectáculo ejecutan, avergonzados tras ese injustificado bochorno del muy poderoso de turno.

 

La otra contingencia, más previsible y esperable, fue la obvia declaración de guerra que el programa ejecutó desde el humor anunciando que la campaña política para las próximas elecciones ya comenzó en “ShowMatch La Academia”. En el clip de películas ubicado al inicio, se puso en boca de actores estadounidenses las mismas críticas que el gobierno imputa a la Corte Suprema de Justicia, olvidable debut donde también los invitados al video familiar con el animador, suman conocidos famosos que apoyan este signo político de manera muy elocuente, staff de personalidades que al día siguiente también agregan en la jornada de competencia artística a conocidos artistas militantes. Para coronar este plan de convertir al programa en el acto de lanzamiento del partido político que hoy ostenta el poder gubernamental, la vergonzosa imitación del humorista Freddy Villareal sobre el anterior primer mandatario argentino, gag donde agrega tics del fallecido Fernando de la Rúa, que solo hacen reír al empresario esquelino-bolivarense. Ya se sabe que la imitadora Fátima Flores interpretará a la última ministra de seguridad, buscando socavar la imagen de una de las figuras fuertes de la oposición.

 

Consultado al día siguiente por los insípidos conductores del programa “Telenoche”, Marcelo Hugo Tinelli admite sin titubeos en esa mini-entrevista sin mucho sustento, que hace dos semanas se comunicó telefónicamente con el actual presidente argentino. Lo que se desconoce, es que instrucciones recibió en esa charla para convertir al arranque de un programa oxidado, en una plataforma política, cuando el propio Tinelli se llenó la boca sosteniendo una y otra vez que su vuelta a la pantalla chica con humor, era para terminar con la terrible grieta existente, esa que ahora reavivó con previsibles estructuras para intentar limitar a la actual oposición, descomunal contradicción para una figura pública sumida en el desprestigio no solo en lo televisivo, sino también en lo deportivo, al haber pedido licencia por este año en San Lorenzo, club que presidía y que abandonó luego que el equipo quedara devastadoramente eliminado en todos los torneos donde podía tener chances deportivas. El legendario conductor que emergió merced a su originalidad y muy espontánea forma de manejarse en cámara, ahora es un burocrático robot que se repite totalmente carente de credibilidad, talento e ideas para renovar un añejo programa con los signos vitales totalmente planos. 

Fecha de Publicación: 22/05/2021

Compartir
Califica este artículo
3.50/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

ShowMatch Pongan los fideos: vuelve Marcelo Tinelli con “La Academia ShowMatch”
ShowMatch Marcelo Tinelli y un desembarco que puede significar la gloria o un estruendoso fracaso

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Cosme Argerich Cosme Argerich. Primer sanitarista y maestro de Medicina

En tiempos de curanderismo y la charlatanería, Argerich impuso ciencia, con los adelantos de las ca...

Historia
Colectivo chofer Bondi de mi vida. Orígenes y estampas del colectivo argentino

Los apretujados pasajeros de Floresta a Primera Junta del 24 de septiembre de 1928 fueron como los p...

Arte y Literatura
Maca De Noia Te presentamos a Maca De Noia , una fotógrafa muy especial

Es una fotógrafa en constante expansión y movimiento. En sus trabajos se advierten las ganas de crea...

Historia
Domingo y Dominguito Sarmiento Las cartas de Dominguito. Morir por la Patria es vivir

Sarmiento es el intelectual más notable del siglo XIX, con un proyecto desmesurado y totalizante. Qu...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades