Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una polémica eliminación en la competición de “Masterchef Celebrity Argentina”

Una semana con circunstancias poco claras, la aparición de una figura incapacitada para ejercer un rol arbitral y una participante insólitamente beneficiada sin razones, dejaron un manchón de desprestigio al ciclo más visto de la pantalla chica argentina.

Como toda unidad operativa exitosa en su funcionamiento, siempre puede aparecer algún elemento que opaque destacadamente la supuesta perfección de su destacado andamiaje al descubrir una evidente situación que no debió suceder. La tercera temporada del atractivo reality culinario “Masterchef Celebrity Argentina” sin dudas es la más divertida, cautivante y emotiva de todas las ediciones puestas al aire desde finales del 2020 en la televisión del continente que habitamos. Ha sido tan entretenida esta temporada en comparación con las anteriores, que incluso a la productora del ciclo y los responsables de ponerla en pantalla no los ha incomodado que el ciclo debiese extender su duración, tanto por obvios motivos de tono sanitario como también por otras cuestiones operativas que no viene al caso citar en estos momentos. Por eso, entristece sorpresivamente advertir que lo que pudo ser una temporada cercana a la perfección, cual fuere la celebridad que gane la competencia, ahora haya quedado muy enchastrada por una muy sorpresiva y polémica decisión que perjudicó a cierta participante, favoreciendo el accionar de alguien que no fue juzgado con la misma vara.

Cuando algunos concursantes de este famoso ciclo debieron ser reemplazados, al hallarse contagiados de Covid 19, la productora no encontró mejor idea que convocar a Barbie Vélez, Malena Guinzburg y Ernestina Pais, quienes en su momento debieron ocupar en ese ciclo los lugares de las figuras Marcela Acuña, Micaela Viciconte y Joaquín Levinton, participantes que en esos días sufrieron esta enfermedad generada en un laboratorio chino. Una vez que esos jugadores se reintegraron, merced al esfuerzo que todas estas figuras pusieron en desarrollar la suplencia de las celebridades titulares, el jurado y todos los productores del ciclo coincidieron en darles una chance de permanecer en el programa participando durante toda la semana, pero sabiendo que aunque cocinasen el mejor plato en algún día de la semana, igualmente deberían tomar parte de la habitual gala de eliminación, tramo que ocurre todos los domingos en el horario prime-time. En esa jornada de depuración, aceptando esas reglas establecidas al respecto, la primera en quedar eliminada fue la hija de la productora y actriz Nazarena Vélez, quien ese domingo cocinó un plato que no satisfizo al jurado allí en el tribunal de preparaciones.

Sin embargo, en la semana del 14 al 20 de febrero, dos situaciones alteraron la normalidad de un ciclo televisivo que venía observando un correcto y respetuoso orden de las reglas establecidas en medio de los problemas ante una crisis pandémica. El primer elemento de discordancia ocurrió cuando en un juego por equipos, Malena Guinzburg resulto ganadora con otros participantes, pero en vez de quedar igualmente destinada, como correspondía a la gala de eliminación por haber ingresado hace poco tiempo, fue sospechosamente dejada en el sector de los participantes beneficiados, lo cual rompió de cuajo con el reglamento y aquellas obligaciones que tenían las jugadoras más flamantes en esa competencia. Llamó mucho la atención que Santiago del Moro, que supuestamente es uno de los anfitriones y coordinadores del juego que más remarca las leyes del mismo y se jacta de repetir una y otra vez las leyes de juego, haya sostenido durante toda esa jornada un muy sospechoso silencio al respecto, curiosamente al tratarse de una persona que desarrolla colaboraciones en un ciclo vespertino de la emisora. Esa absurda maniobra de no penalizar a la hija del conocido humorista, tal como era de esperar, provocó una enorme ola de críticas que aludían a una postura parcializada a favor de una persona del canal emisor.

Para completar esta gama de anomalías, lo peor llegó a la mitad de la semana, cuando el chef Germán Martitegui desapareció sorpresivamente del jurado, sin que se explicara allí al aire o en comunicados de prensa la razón de su ausencia en el ciclo. Lejos de convocar a Dolli Irigoyen para desempeñarse como jurado ocupando el puesto vacante, sorprendió que para ese lugar fuese convocada Claudia Villafañe, quien venció en la final de la primera edición del programa, con un fallo que lejos estuvo de hacer foco en lo culinario centrándose más en lo emotivo, al tratarse de la reciente viudez. Provocando la bronca y quejas de aquellos que vieron que Analía Franchín había preparado mejores platos que su rival, la sorpresiva elección de este personaje vinculado al mediático mundo del fútbol, despertó poderosas sospechas y bastantes comentarios negativos, poniendo en tela de juicio el resultado establecido por ese jurado. Lo cierto es que en la jornada de “Ultima Chance” y “Gala de eliminación”, Villafañe ocupó un privilegiado lugar para el cual sin dudas ella no está capacitada, haciendo ostentación de un notorio desconocimiento con respecto a algunas comidas y repitiendo frases de los demás jurados al no saber que decir.

Finalmente, este domingo, las celebridades que participaron para seguir concursando en el ciclo más visto de la televisión actual, debieron replicar un plato del cocinero Pedro Bargero, denominado “risotto sin arroz”, que lejos estaba de ser cocina de alta calidad gastronómica. Catherine Fullop, Mery del Cerro y Ernestina Pais en definitiva fueron al tribunal de expulsión, tras no lograr el punto de cocción adecuado con ese “guisito exótico” de un local de Palermo, donde los granos de maíz ocupaban el lugar del tradicional arroz. Sin brindar detalles objetivos sobre los errores acaecidos, Villafañe esgrimió una sospechosa tesis sobre los platos menos logrados y el resto de los jurados en vez de corregirla asintieron curiosamente ante esos comentarios. Tras algún cabildeo y los mohines de turno para dar a conocer el fallo, finalmente la conductora y periodista de tevé resultó la jugadora eliminada, cuando su plato, el menos fallido de los tres, insólitamente quedó sentenciado como el peor de la noche. Conviene recordar que Villafañe solo ganó un concurso y luego no desarrolló el curso de formación que se ofrecía como premio por haber vencido en el ciclo televisivo, dejando en claro que sus conocimientos eran bastante limitados. El programa pareció olvidar sus propias reglas, alterando además la calidad del valioso tribunal que examina los platos, nefasta decisión que empañó un ciclo que venía marcando un sensible equilibrio para no incurrir en hechos criticables.

Muy lejos de rebelarse o efectuar alguna crítica sobre la decisión del jurado, como se suele decir al respecto, Ernestina Pais se comportó “como una lady”, evitando criticar a quienes no juzgaron correctamente su plato esa noche. “Me emociona trabajar en un programa como este, donde se deja todo y la producción es de primera, con un grupo maravilloso de personas. Me recibieron como alguien que estuvo desde el primer día, este programa deja algo, porque la cocina es dar amor. Es justicia pura que yo me fuera en este momento, ya que ellos dieron muchos meses lo que tienen que dar, este pasaje por Masterchef es una experiencia maravillosa”, sentenció la participante eliminada que lejos de sumirse en una oda de quejas aceptó la decisión, momentos donde sus lágrimas varias veces emergieron de sus ojos con virulencia y enorme volumen, mientras las cámaras registraban cada uno de esos detalles. La destacada conductora y periodista, que además fue la primera mujer que condujo el recordado ciclo “Caiga Quien Caiga”, prefirió clausurar su presencia en esa aislada y destacada presencia en el ciclo más visto de la televisión, ignorando sin titubeos que el jurado y los productores del programa hicieron la vista gorda con Guinzburg, quien debió estar en la gala de eliminación, obedeciendo las reglas que se impartieron a todas las concursantes que ingresaron al ciclo como reemplazos, de participantes afectados por esa novedosa enfermedad surgida a principios de 2020.