Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una interminable espera de 757 días y 20 horas para recuperar la normalidad cultural

El primer show internacional de alta convocatoria en marzo de 2020 suspendido tras el arribo de la pandemia, fue reprogramado dos veces, hasta que el viernes 8 de abril los músicos de Maroon 5 lo concretaron sin problemas en una histórica e inolvidable noche.

La historia es largamente conocida por todos y muchos obviamente querrán borrar de sus memorias ese fatídico jueves 12 de marzo de 2020. En aquella jornada los funcionarios de Capital Federal y Buenos Aires tomaron la decisión de suspender todos los espectáculos y eventos de convocatoria masiva. La previsible determinación política suspendiendo todas las reuniones públicas y aquellas situaciones donde pudiese registrarse una congregación de numerosas personas en torno a un hecho social, automáticamente fue aplicada con esos actos o todas las manifestaciones similares que pudiesen llevarse a cabo, programadas por esas horas. La pandemia había desembarcado de manera contundente y aún con esa fuerte decisión de cercenamiento público tomada por las autoridades, las consecuencias de aquél problema terminarían generando varios millones de contagiados y un estimado a la fecha de 130 mil personas fallecidas por culpa del maldito Covid 19. Hace dos años y 20 días, ubicados en un hotel de 5 estrellas a la espera de trasladarse al Campo de Polo de Palermo para concretar su actuación prevista en el país, los músicos norteamericanos del exitoso grupo Maroon 5, no solo se enteraron viendo la televisión en sus habitaciones que su gran gira por Latinoamérica había quedado suspendida, sino que también la vuelta a su nación de residencia tendría ciertas complejidades por las restricciones en todos los aeropuertos del mundo. El nudo en la garganta de todos aquellos espectadores que tenían tickets para verlos ese jueves pareció destrabarse 757 días después, cuando finalmente aquél primer concierto masivo pautado en Palermo que fue suspendido por la pandemia, finalmente tuvo merecido desquite justo para la misma época del año y ese venue seleccionado para ofrecer el espectáculo. Todos aquellos memoriosos no olvidarán tampoco que el último recital masivo en esa temporada donde arribó la pandemia, la última banda en reunir una muchedumbre habían sido los “Backstreet Boys”, que habían metido casi 30 mil personas en el predio palermitano. 

Sentado muy distendido en una banqueta colocada al final de una extensa dársena que se prolongaba del escenario principal, montado en las cercanías de la calle Dorrego, el actor, cantante y conductor estadounidense Adam Levine decidió tomarse una pausa dentro del espectacular concierto que estaban brindando los Maroon 5 el pasado viernes 8 de abril en ese mismo lugar de eventos, para reflexionar en voz alta y agradecer al público que por esos instantes había abarrotado el tradicional predio hípico, colocando una emotiva cuota de análisis al hecho de estar en ese sitio después de los acontecimientos ocurridos. “Hace dos años, veinte días y 20 horas estábamos en Argentina, esperando para dirigirnos a este sitio de recital. Viendo la tv supe que todos nuestros shows se habían suspendido y que en pocas horas deberíamos encerrarnos en nuestras casas para evitar complicaciones. Pensé “no podemos irnos y dejar todo como si nada”, por eso cuando a nivel mundial aflojaron las determinaciones sanitarias, acordamos volver a este país y saldar la deuda del recital que no pudimos brindar. Pero saben ¿qué ocurrió?...Otra vez regresaron las restricciones y ese show que pautamos para la misma fecha fue suspendido, carajo. “Carajo” es ahora mi nueva palabra favorita. Volvimos a pautar este año el concierto y estamos haciéndolo, lo primero que quiero agradecer es que nos hayan esperado y no hayan devuelto los tickets de esta presentación. Muchas gracias. Nos sabíamos hasta dónde les importábamos como banda y hoy estoy emocionado por el amor que sienten por nosotros, les prometo que no nos demoraremos tanto en volver a la Argentina, ustedes se merecen sin dudas lo mejor que podamos darle”. Cincuenta mil personas respondieron automáticamente con un gran aplauso y enormes ovaciones hacia el vocalista, quien en esa especial pausa, sinceró con exactitud el sentimiento de todos los que estaban en ese lugar, dos años después de aquél traumático episodio pandémico que paralizó al mundo de manera incontrastable.

El espectáculo producido por DF Entertainment el último viernes 8 de abril, que fue visto por 150 mil personas en vivo a través de FLOW por el canal 605, fue uno de esos conciertos que uno sabe que quedarán en la memoria de aquellos que estuvieron allí en el lugar de recital, como también aquellos que desde su televisor, tablet o celular pudieron al final de esa interminable espera, observar uno de esos recitales que por muchos motivos están destinados a permanecer inalterables en la memoria, tanto por los hechos artísticos o también por las circunstancias sociales que rodearon al mismo, siendo esa presentación la teórica revancha de un evento masivo que faltando pocas horas para concretarse, sufrió un inesperado aviso de suspensión, el cual se prorrogó por más de dos temporadas. La gente al ingresar al Campo de Polo de Palermo, vivía de otra manera la circunstancia de estar en un sitio con tantos miles de espectadores, disfrutando también, de los números previos allí en ese lugar, cosa que no suele darse de la forma que sucedió esa noche, entendiendo que esa espera ameritaba reflexionar sobre el significado que observa para las personas estar a bordo de una ceremonia masiva mancomunados por un objetivo artístico y cultural. Nadie quería dejar de celebrar que aquella noche trunca a minutos de concretarse, finalmente le tributaría una recompensa a todos aquellos, que como dijo Levine en su breve discurso, se habían negado a devolver las entradas esperando que el milagro finalmente aconteciese. A esa altura de la noche, podían más las ganas de disfrutar de un evento multitudinario allí a pocos metros del monumento a los españoles, amenos instantes donde las presentaciones de DJ MailBox y Zoe Gotusso, recibieron buena respuesta de las más de 50 mil personas reunidas para celebrar ese desquite que el destino les había proporcionado esa noche.