Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Murió Enrique Pinti. El gran monologuista argentino que le puso salsa criolla a la realidad argentina

El reconocido autor, director e intérprete falleció este último domingo después de varias complicaciones físicas en su organismo, una figura del mundo artístico que revolucionó el concepto de stand up en los años ‘80s con guiones y música de enorme prestigio cultural.

Se suele decir que el día domingo, puntualmente en ese bloque entre el final del atardecer y la llegada de la noche, es el más depresivo para la sociedad, una particular zona horaria donde suelen registrarse gran cantidad de suicidios o crisis nerviosas de inédito resultado, consolidando la mala aspectación que tiene esa jornada muy cerca de su finalización. Pero este último domingo, inesperadamente, la tristeza masiva llegó no por un suicidio sino por el fallecimiento de una persona del mundo artístico realmente muy querida, quien desde el día viernes 4 de marzo se encontraba internado en el conocido Sanatorio Otamendi de la Capital Federal, viviendo varias complicaciones muy severas en su cuadro de salud, las cuales mancomunadas en un paciente que sufría de diabetes y con baja respuesta anímica en las últimas temporadas, terminaron provocando la defunción de una fantástica leyenda del arte argentino. El domingo 27 de marzo en horas de la madrugada, Enrique Pinti, una figura superlativa del mundo teatral y cinematográfico, falleció y ese genial intérprete que millones de veces hizo reír a los argentinos o extranjeros con su humor, provocó la mayor tristeza de toda su existencia, cuando su batallado cuerpo finalmente dijo basta ante los problemas existentes. La fecha en que este prestigioso artista perdió la vida, pareció un curioso hecho del destino, pues el 27 de marzo de cada temporada se celebra el “día internacional del teatro”, un gesto final de la estrella en su triunfal despedida hacia la inmortalidad. El cuerpo de esta conocida figura del espectáculo fue velado en el complejo “Multiteatro” de la avenida Corrientes, lugar donde estaba previsto que el monologuista regresara, con un nuevo show en pocas semanas, tras el final de las restricciones de tono sanitario.  

El destacado actor, guionista y director, venía padeciendo de numerosos problemas en su cuadro de salud, los cuales lo habían tenido mencionado en los medios informativos en el último tiempo ocupando protagonismo noticioso por fuera de sus pergaminos laborales en los últimos meses. El intérprete que falleció a los 82 años tenía una extensa trayectoria en el mundo artístico, carrera que comenzó en la década del 50. Enrique Pinti nació el día 7 de octubre de 1939 en Buenos Aires en una habitual familia de clase trabajadora, su padre se desempeñaba en el Ministerio de Obras Públicas mientras que su madre tenía una muy buena situación económica por aquellos tiempos. El conocido monologuista escribió en su carrera diversas obras infantiles y para adultos; dirigió e interpretó espectáculos de su autoría así como también adaptó varias obras internacionales, sin olvidar que montó con su particular estilo gran cantidad de shows de music hall y de café-concert, por los que se lo considera un precursor del stand up en Argentina. Entre todos los espectáculos que el talentoso realizador llevó a cabo se destacan clásicos como “Historias recogidas” (1973 a 1975), “Historias recogidas II” (1978 a 1979), “El show de Enrique Pinti” (1980 a 1981), “Vote Pinti” (1983), “Salsa criolla” (1985), “Pinti y aparte” (1992), “El infierno de Pinti” (1997), “Pericon.com.ar” (2000), “Candombe nacional” (2002 a 2004) y “Antes de que me olvide” (2010).

En 1976 Enrique Pinti debutó en la revista “El Maipo de gala”, con dirección de Gerardo Sofovich en el Teatro Maipo. En esta obra trabajó junto a Osvaldo Pacheco, Carmen Barbieri, Thelma Stefani, Tristán, Alberto Irízar y un gran elenco. En 1977 actuó con la reconocida actriz y humorista Niní Marshall en El humor de Niní Marshall por Canal 13, pero lo más destacado de su carrera tomaría conocimiento a fines de los años 70 y el inicio de la siguiente década, trabajando junto a su colega y amigo Antonio Gasalla, siendo el coautor de todos sus espectáculos. Enrique escribió los libretos de “Gasalla for export” (1973) y “Gasalla 77” (1977), un total de nueve trabajos con mucho éxito, con los cuales obtuvieron el récord teatral durante varias temporadas en los Teatro Maipo y Liceo, una época en la que además escribió varios sketches para el programa “Casino Phillips” de Canal 13, 34 monólogos para “Pacheco Café Concert” (de Canal 9), más de veinte shows de contexto music hall y varias colaboraciones en equipo con otros autores para diversos espectáculos. En el año 1982, durante la dictadura militar, bajo la dirección de Antonio Gasalla estrena “Pan y circo” que trataba sobre la loca historia del mundo, donde Pinti interpretaba a célebres personajes históricos como Nerón o la Reina Isabel, entre otros.

 

 

Su mayor éxito teatral llegaría en el año 1985, cuando estrenó en el Teatro Liceo de Buenos Aires la obra “Salsa criolla”, una saga histórico-musical que repasa la historia argentina desde el descubrimiento de América hasta esos años, gran show teatral que se convirtió en el éxito más rotundo del artista y un clásico del teatro argentino. “Salsa criolla” observa un notable record en la historia del teatro de habla hispana, con diez temporadas en escena, 3000 representaciones, tres millones de espectadores y los más prestigiosos premios locales e internacionales. Su carrera artística tuvo algunos socios realmente destacados, para que la misma cobrara una repercusión nacional y extranjera de gran peso, respaldado para esos logros por figuras de la industria como su reconocida manager Cipe Fridman, factotum estratégico de muchos de sus shows, junto a valiosos productores como Lino Patalano, Carlos Rottemberg y el creativo Ricky Pashkus, que le brindaron un nivel de colaboraciones realmente superlativo.

 

 

En el mundo cinematográfico Enrique Pinti participó de tres largometrajes donde mostró su inmaculada calidad como actor, ellos son “Esperando la carroza” (1985) de Alejandro Doria, donde interpretó a un alcohólico llamado Felipe, para luego participar de la bella película. ”Flor” (1990) con Víctor Laplace y Federico Luppi; que trataba sobre la vida del actor Florencio Parraviccini. Tiempo más tarde integraría el elenco del film “Perdido por perdido” (1993) junto a Ricardo Darín. Por esta labor cinematográfica, fue elegido “Mejor Actor de Reparto” por la Sociedad Argentina de Cronistas Cinematográficos, trabajo que le deparó varios premios en los reconocidos festivales de Cartagena y La Habana. Sobre su carrera, el artista a comienzos de los 90 lanzó una biografía titulada: “Enrique Pinti”, conversaciones con Juan Forn, por la editorial Emecé. Dentro de los formatos de tono físico, conviene recordar que varios de sus espectáculos fueron editados en video, en el contexto de videocassettes como “Vote Pinti” (1989), “Pinti y aparte” (1991), “A todo Pinti” (1992), “Salsa criolla” (1994), “El infierno de Pinti” (1996) y “Pinti '97”. Su gran carrera también incluye dos recordadas participaciones en la industria discográfica, algo que lo halló publicando un vinilo del ciclo “Las voces del Teatro Nacional” (1987), para unos años más tarde concretar una publicación precursora del trap, lo urbano y el estilo profesado por “Residente” (Calle 13), cuando publicó el disco y cassette “Radio Pinti”, gestado notablemente con músicos como Pedro Aznar, Charly García y los IKV en la casa del bajista de Serú Girán (1991).

 

 

La fantástica trayectoria del actor, guionista y director lo halló también desarrollando su labor en el mundo televisivo con el ciclo “Pinti y los pingüinos” con producción de Carlos Rottemberg y Daniel Tinayre. En 1998 estrenó su espectáculo “Pinti canta las 40 y el Teatro Maipo cumple 90” una revista en el Teatro Maipo con enorme éxito de crítica y público. Dos años más tarde estrenaría “Pericon.com.ar” en el Teatro Maipo, espectáculo encabezado por el propio Pinti, con gran elenco y dirección de Ricky Pashkus, donde mezclaba sus monólogos con números musicales. Con gran éxito lo vieron más de 90 000 personas. En estos espectáculos, además de realizar sus monólogos tradicionales, sumaba gran variedad de cuadros musicales, tiempos donde era acompañado por la bella bailarina y actriz Laura Fidalgo. Tiempo más tarde llegaría “Candombe Nacional” también en el Teatro Maipo, con el cual realizó una gira nacional e internacional por Uruguay, España y Chile. Curiosamente, cuando más era esperada su ácida mirada sobre la política nacional en tiempos muy críticos después del fallido gobierno del presidente Fernando de la Rúa, el humorista desistió sorpresivamente de concretar sus monólogos teatrales para volcarse al mundo de los musicales. En el 2005 estrenó junto a su colega Guillermo Francella el show “Los productores”, por el cual en 2006 obtuvo el “premio Estrella de Mar de Oro” como "Mejor Actor protagonista de Comedia". Esta obra tuvo una segunda temporada entre el 6 de abril y el 27 de agosto de 2006, superando las 400 funciones y siendo vista por más de 300 000 espectadores en ese exitoso recorrido.

En 2007 regresó con sus clásicos monólogos presentando en el Maipo “Pingo Argentino”, un show junto a un gran elenco con un diferente tono humorístico musical, en el cual esta figura desmenuzaba la historia y política argentina y mundial, pero la respuesta de la gente a esta propuesta artística no tuvo el impacto de anteriores shows y por eso durante el año 2008 protagonizó “Hairspray”, musical de Broadway junto a Vanesa Butera, quien ganó el concurso realizado por Canal 13 para encontrar a la actriz. Retornó a su habitual tarea teatral en el 2010 cuando fue convocado por Ricky Pashkus para protagonizar en el Teatro Maipo “Antes de que me olvide” en el año del bicentenario, gran music hall con producción general de Lino Patalano, obra que en el 2011 se trasladó a Mar del Plata para hacer la conocida temporada de verano, espectáculo obtuvo el “premio Estrella de Mar” como “mejor espectáculo de humor grupal”. Su tarea en los teatros oficiales lo halló en el año 2011 en el Teatro San Martín con el clásico de Moliere, “El burgués gentilhombre”, para luego en el encarar a finales de 2012 y parte de 2013 junto a Luis Luque y Alejandra Flechner la comedia inglesa “Lo que vio el mayordomo”, de Joe Orton.