clima-header

Buenos Aires - - Lunes 27 De Septiembre

Home Gente Espectáculos Marcelo Tinelli y un desembarco que puede significar la gloria o un estruendoso fracaso

Marcelo Tinelli y un desembarco que puede significar la gloria o un estruendoso fracaso

En el peor momento profesional de toda su carrera, el legendario empresario y animador vuelve a la televisión con un formato supuestamente renovado, pero todo indica que, si las cosas no salen como desea, retorne veloz a sus oxidadas fórmulas por un milagro.

Espectáculos
ShowMatch

El bombardeo mediático de las últimas horas es estruendoso y solo faltan las entrevistas que concedió a los principales diarios, notas que se publicarán durante este fin de semana, previo a su retorno televisivo este lunes a la noche. Acuciado por una realidad que parece haberle marcado la cancha, dejándole entender que su reinado quedó en el pasado y todo debe revalidarse para sostenerse en el tiempo, el gran empresario esquelino-bolivarense Marcelo Hugo Tinelli vuelve a la televisión después de 17 meses y este regreso se ubica muy lejos de aquellas temporadas donde conmocionaba a la audiencia, provocando gran encendido en el prime-time y comentarios en cadena nacional. Crease o no, es tan fuerte el desprestigio que sus últimas acciones profesionales provocaron en una muy fantástica trayectoria en los medios, que sorprendiendo a la mayoría que todavía lo sigue en este esperado regreso, decidió correrse del horario que habitualmente utilizaba con su enorme nave artística. “Viacom-Telefé está muy fuerte”, remarca en una nota, y cuesta entender que el hombre que marcó agenda y estilo en la televisión, ahora ingrese a ella casi por la puerta de servicio para no incomodar a los residentes del entretenimiento televisivo.

 

“ShowMatch La Academia” es un supuesto nuevo formato con el que retorna a un canal donde ha vivido los conflictos más fuertes de toda su historia laboral, motivados por la insólita necesidad de rifar su prestigio en pos de objetivos políticos o económicos que en la última década provocaron un devastador descenso en la imagen positiva del conductor de “Ritmo de la noche”. La comodidad de anclarse en un formato estancado y exprimirlo hasta sacar gotas de estricnina de los paraguas, provocaron que el público que lo seguía se hartara de la comodidad a la que se malacostumbró mientras potenciaba sus vínculos con políticos que, seamos sinceros, lo tienen como abonado al “profiláctico del año” para esas situaciones en las que la política necesita de figuras públicas con buena imagen para darle credibilidad a actitudes despóticas o soberbias llevadas al límite. El formato “Bailando por un sueño”, lejos de ser un concurso para provocar ayudas a quienes puedan necesitar del ciclo para solucionar problemas sociales, con los años se convirtió en la cloaca mediática donde los famosos acudieron con la excusa de bailar, para ganar el protagonismo que no les dieron en otros ciclos o emisoras, exponiendo crisis sentimentales, actos corruptos o gansadas de bajo porte para ganarse unos minutos junto al prestigioso hombre oriundo doblemente de Esquel y Bolívar, según admitió el año pasado cuando emprendió veloz un supersónico éxodo con su voluminoso clan familiar al sur argentino antes que se decretara el ASPO – Fase 1.

 

En las notas que brindó para promocionar su vuelta a la pantalla chica, las contradicciones ocupan un monumental lugar, donde la realidad y sus expresiones chocan más fuerte que los accidentes viales que últimamente muestran los circuitos cerrados de ciertos sectores provinciales que tienen ese monitoreo las 24 horas. “Siempre hago hincapié en que hay que cambiar”, dice lo más suelto de cuerpo, mientras la historia le recuerda que desde que se enamoró del “Bailando”, puso el foco en un formato que tarde o temprano terminaría oxidado e insufrible aun para sus menos exigentes seguidores. Como no está confiado con las cartas que jugará las primeras semanas de esta nueva batalla contra Viacom-Telefé, no le quedó más remedio que recurrir a los humoristas para llenar un día de programación en la grilla de un canal que se sostuvo como pudo ante su injustificada ausencia. Parece una tomada de pelo que ahora recurra a su verdadero caudal artístico, cuando por el absurdo encantamiento que le provocó la supuesta competencia de baile con una obvia votación telefónica teñida de múltiples sospechas, dejó plantado a una numerosa y añeja escuadra de cómicos que de la noche a la mañana tuvo que salir desesperadamente a peregrinar laburo a otras emisoras, cuando el insufrible festival de bailarines escandalosos pareció convertirse en una anarquía infinita a la hora mas competitiva de la televisión.

 

ShowMatch

 

Ahora como si nada, cuenta que destinará los viernes al humor excusado en “poner humor al mundo político, a la grieta insostenible que estamos atravesando hace muchos años”, una pronunciación que luce brutalmente reñida de memoria, cuando sus incontables y muy discutidos comportamientos en la política fueron con el signo político que hundió a la nación en esta desgraciada batalla pensada para favorecer a unos pocos desquiciados a los que “ShowMatch”, les termina jugando como Danny Kaye en el largometraje “El bufón del rey”. El empresario reitera hasta el hartazgo los términos “renovar” y “cambio”, cuando en la última década hizo caso omiso de esas expresiones. La convocatoria de personajes que aparecerán en esta temporada está marcada por la crisis: la mayoría tomaron parte del fracasado ciclo “Cantando 2020”, amén de algunas escasas incorporaciones para ponerle una mínima oxigenación a una devaluada plantilla que respira naftalina y desesperación por conseguir trabajo, en un país devastado por la pandemia sanitaria y otras de diferente estructura social. Este rejunte de personajes deberán competir en baile, canto, acrobacia, circo, imitaciones, trap y comedia musical, entre otras actividades, un formato que, si por esas cosas del destino no encuentra buena respuesta, termine derivando a los escándalos de sus personajes, de acuerdo a como estos detonen los vúmetros del rating en la famosa medición “minuto a minuto”, a la que el empresario y sus productores suelen asignarle una importancia sublime.

 

Su ausencia de la pantalla del canal del solcito, provoca otra de esas contradicciones que lo dejan desnudo ante el recuerdo de sus recientes conductas. “Vivo este regreso con mucho entusiasmo y ganas. Se hizo mucho tiempo entre que terminé y vuelvo a empezar, no estar en el aire lo pone a uno en un lugar como extraño, mucho más después de estar acostumbrado a volver en abril y mayo a la televisión, no haber podido hacer el programa el año pasado fue fuerte”, expresó ante el micrófono de una revista farandulera que cada día vez vende menos. Lo más patético de todo este asunto, es que el animador no volvió a la tele simplemente porque no quiso, puesto que en el lugar del “Bailando”, la enorme productora que dirige colocó como previsible reemplazo el “Cantando 2020”, un formato tan desvencijado y olvidable que como era de esperar, en ese tramo horario no le hizo ni cosquillas a la competencia. Si deseaba estar en pantalla, tranquilamente podía haberse dado el gusto de hacer televisión en el competitivo prime-time y ganarse el respeto de la industria aun sin conseguir grandes números de rating, pero prefirió sin titubeos colocar a la dupla Ángel de Brito-Laurita Fernández en su lugar, para que el sacrificio vikingo del ciclo incendiado en el medio del mar, no lo tuviese justo dentro de la barcaza de madera, dejando obviamente que sus empleados se inmolaran carbonizados por la realidad, como si fuesen los restos del enorme cohete chino que en estos días se pulverizó al retornar a la Tierra.

 

La llegada del reconocido empresario y conductor televisivo, lejos de llevar tranquilidad a las huestes de la emisora del solcito, detonó un poderoso escándalo que algunos intentan suavizar sin suerte alguna. La decisión de ubicar a “ShowMatch La Academia” justo en el primer bloque “prime-time”, arrancando sus emisiones a las 21 horas, tal como bastantes estimaban, deparó un conflicto sin antecedentes con los responsables del ciclo de juegos “Bienvenidos a bordo”, conducido por el desgastado conductor Guido Kazka, quien ahora tendrá su anterior programa dividido en dos capítulos. Una parte irá antes de “Telenoche” y otra ni bien finalice el programa de LaFlia, desdoblamiento que inquieta mucho a los responsables del formato que había establecido una cabecera de playa en el rating de esta emisora en tiempos difíciles. En El Trece semejante movida, también demandó ponerle un orden a la programación que precedía al fallido noticiero que manipulan toscamente los animadores Diego Leuco y Luciana Geuna, maniobra donde todos los programas que van desde las 14:30 acortaran sus tiempos para crear un hueco antes del noticiero, disparatado desbarajuste solo llevado a la práctica para que “La Academia” no choque con el programa estrella de la televisión argentina en los últimos meses. Resulta bastante gracioso y hasta curioso que alguien como el fundador de “VideoMatch” tenga pánico de enfrentar con su regreso televisivo a diez famosos cocinando para tres simpáticos jurados en la emisora rival. Lo más ridículo tocó su expresión máxima cuando el animador solicitó que el ciclo de Kazka eliminase la parte de invitados bailando en un juego telefónico, como si el arte de mover las patitas fuera de su exclusiva propiedad.  

 

Marcelo Tinelli

 

Las cosas no presagian demasiada novedad para los que conocen el formato que vienen desarrollando los productores del empresario esquelino-bolivarense en los últimos años, una estructura que en su debut tendrá una apertura grabada con famosos para ponerle un toque de simpatía al arranque del “renovado” programa. Amén de las coreografía de baile, un tema cantado por Coti Sorokin y la presencia de figuras invitadas, las que deberán sí o sí respetar la distancia social y las restricciones sanitarias, el primer envío será como una precuela de lo que seguirá al día siguiente con las primeras parejas compitiendo en el módulo “Cubo al cuadrado”, esquema de baile con ciertas acrobacias, sin olvidar que los humoristas e imitadores de los políticos aparecerán en el amplio galpón donde se hará el ciclo en la zona de Don Torcuato. El envío que regresa hará cabecera en los legendarios Estudios Baires, espacio que ahora ocupa Pol-Ka, pero que dispensará un extenso predio a la productora del ciclo artístico y otras especialidades culturales. El comienzo del formato humorístico llegará a finales de esta semana que comienza, con cámaras ocultas, sketch y la previa del realista con los políticos imitados vaya a saber con que finalidad, bloque que se llamará “Politichef”. El animador no se anima a ubicarse en el mismo horario del ciclo más visto de la tevé, pero no le hace asco a satirizarlo con sus humoristas, como si eso le fuera a provocar una úlcera a sus rivales de la vereda opuesta, una chiquilinada propia de alguien insólitamente muy inseguro de sus recursos. Encima, con la llegada de las nuevas elecciones legislativas, no se descarta que ciertos humoristas sean manipulados para hacer mella en el signo político que su perfil público rechaza de manera lapidaria.   

 

Tal como puede advertirse, eso de las palabras “nuevo” y “cambiar” brillan por su ausencia, cuando al corroborar estos detalles nadie dejaría de avalar que a los productores del autor de la frase “Pum para arriba” no se les cayó una idea ni por casualidad para este esperado regreso, un torneo artístico que tendrá este año como los nuevos jurados a Jimena Barón y Hernán Piquín, incorporaciones recientes que se sumarán a Carolina Pampita Ardohain y Ángel de Brito. Estos dos últimos no podrán marcar la tarjeta de performance completa, pues la modelo está embarazada de seis meses y en casi 60 días dejará este ciclo para la llegada del nuevo integrante familiar, tras su gran boda con el empresario gastronómico Roberto Moritán, quien preferirá un perfil bajo durante estos meses a raíz de sus múltiples ocupaciones. El caso del conductor Ángel de Brito entra en los anales Guinness de ironía televisiva, pues al viajar a Miami para vacunarse hace pocas semanas contra el COVID, cuando debía regresar se le detectó la nueva enfermedad y guardará aislamiento en esa devaluada provincia de los Estados Unidos hasta dar negativo, puesto del tribunal que en esas primeras emisiones será cubierto por Guillermina Valdés, esposa del empresario que retoma su labor en tv. El viaje para vacunarse terminó marginándolo del estreno, algo que siempre suma puntos en la factoría del mítico “Cabezón” azulgrana.

 

La vuelta de Marcelo Hugo Tinelli a la pantalla de El Trece con su formato “ShowMatch

La Academia”, acontece en momentos poco favorables para el legendario empresario esquelino-bolivarense. Tras su fracaso de ser presidente de la AFA luego de una votación en la que le dejaron ver las matufias de esa entidad, cuando alguien pretende marcarles la cancha a esos impresentables directivos, su presente como dirigente deportivo obrando en la actualidad como presidente de San Lorenzo lo halla viviendo la mayor crisis del club en los últimos diez años. Eliminado de la Copa de la Liga por Racing hace diez días y de la Sudamericana por Rosario Central hace pocas noches, la entidad y sus muy mediocres jugadores se fagocitaron diez técnicos en siete años, sumando a Dabove, quien renunció a la conducción después del 0-2 frente a la Academia en la fase regular. Su presencia en la entidad sanlorencista subsiste por el plan de mudar el estadio a Boedo, pero nadie pone las manos en el fuego sobre la continuidad del empresario en ese cargo si las cosas suman más complicaciones a futuro. En lo político, el descrédito del animador televisivo toca los niveles más elevados, después de participar en cónclaves políticos para solucionar temas que semanas más tarde, quedan tapados por otras desavenencias gubernamentales. Dando una imagen muy débil y sin el poderío televisivo para plantársele en el mismo horario al dominador formato de “Masterchef Celebrity”, la vuelta del famoso programa peleando la medición nocturna contra el noticiero central y una novela turca asoma como escaso para quien llegó a medir muchas veces 30 puntos de rating. “Me conformo con dos dígitos” es la frase que repite mecánicamente en las entrevistas seleccionadas con cuidado, dando a entender que son tiempos de vacas flacas, donde la pandemia viene arrasando mes a mes en una situación absolutamente incómoda y molesta por donde se la analice.      

Fecha de Publicación: 15/05/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

ShowMatch Pongan los fideos: vuelve Marcelo Tinelli con “La Academia ShowMatch”
masterchef Llega “Masterchef Celebrity 2”: El dueño de la pantalla chica tiene las hornallas listas para cocinar a la competencia

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Cosme Argerich Cosme Argerich. Primer sanitarista y maestro de Medicina

En tiempos de curanderismo y la charlatanería, Argerich impuso ciencia, con los adelantos de las ca...

Historia
Colectivo chofer Bondi de mi vida. Orígenes y estampas del colectivo argentino

Los apretujados pasajeros de Floresta a Primera Junta del 24 de septiembre de 1928 fueron como los p...

Arte y Literatura
Maca De Noia Te presentamos a Maca De Noia , una fotógrafa muy especial

Es una fotógrafa en constante expansión y movimiento. En sus trabajos se advierten las ganas de crea...

Historia
Domingo y Dominguito Sarmiento Las cartas de Dominguito. Morir por la Patria es vivir

Sarmiento es el intelectual más notable del siglo XIX, con un proyecto desmesurado y totalizante. Qu...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades