Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La recordada obra teatral “ART” regresó con nuevo elenco y sus viejos intérpretes como directores

La obra estrenada originalmente a fines de los años ‘90s en el desaparecido Teatro Blanca Podestá y que consagró a ese genial elenco, ahora retornó a la Avenida Corrientes con un elenco renovado pero con el éxito que siempre acompañó al espectáculo.

Cuando una pieza teatral funciona muy bien, conviene no modificarle nada y mantener las cosas que la convirtieron en un éxito a lo largo de las temporadas. Sin embargo, cuando el tiempo avanza impiadoso y sus protagonistas evolucionaron hacia otros nuevos formatos, sostener esa idea puede volverse muy utópica y contraproducente. Eso es lo que le ocurrió a la obra “ART”, un espectáculo que a fines de los ‘90s provocó un boom teatral que tuvo a la pieza varias temporadas con localidades totalmente agotadas y seguidores comprando tickets para verla con varias semanas de anticipación. Los memoriosos recuerdan que esta fenomenal historia escrita por la francesa Yasmina Reza, estrenada en Buenos Aires en el viejo milenio, contó con un espectacular elenco integrado en aquél momento por Ricardo Darín, Germán Palacios y Oscar Martínez.

La mezcla entre estas tres personalidades actorales funcionó a la perfección, tanto que su autora viajó a la Argentina quedando maravillada por las funciones que observó de estos tres monstruos de la interpretación. El espectáculo no solo la rompió en Argentina, sino que además se representó en España durante varias temporadas, provocando un boom con dimensiones no calculadas originalmente. Después de permanecer en el recordado Teatro Blanca Podestá, destruido y vuelto a edificar con formato de multi-sala, una decisión para los especialistas bastante discutida y polémica, la pieza que interpretaban estas figuras de la actuación cerró su ciclo con funciones en el interior del país y varias fechas en Mar del Plata, donde naturalmente fue eje de las temporadas donde se llevó a cabo. En los últimos tiempos el personaje de Oscar Martínez, tuvo a José Luis Mazza como reemplazante por los compromisos del primero en la órbita teatral en su función de director.

Obviamente los compromisos de los prestigiosos actores en el nuevo milenio cambiaron sustancialmente, Ricardo Darín desde el 2000 reconstruyó una carrera cinematográfica de numerosos éxitos fílmicos, Oscar Martínez se abocó notoriamente al mundo teatral desde otra perspectiva como director y autor, mientras que Germán Palacios realizó numerosas producciones a lo largo de estas décadas para la televisión abierta y los canales de cable. Ninguno de los tres tenía ganas de volver a vivenciar el contexto de esta historia, por lo cual había que ir pensando en un nuevo staff de intérpretes. Esa decisión la asumió Ricardo Darín, quien en su momento compró los derechos de representación de la obra y no se decidía a encarar la vuelta de un clásico que quedó en la encendida memoria del público argentino. Finalmente comenzó el casting clave para poner todo en movimiento, algo que por compromisos del talentoso intérprete se fue demorando una y otra vez.

A fines del 2020, con la pandemia trastocando todos los planes del prestigioso actor que protagonizó varios éxitos de la pantalla grande en este milenio, la determinación de poner energías en la reconstrucción operativa de la obra se hizo más perceptible, lo que provocó el arranque del casting final de protagonistas. Lo que sí quedó determinado a fines del año pasado sin titubeos, fue que tanto Ricardo Darín como Germán Palacios obrarían en esta nueva versión de la obra de Yasmina Reza como directores de la misma, sabida decisión que se descontaba por la sobrada experiencia que ambos tuvieron durante muchos años en la interpretación de este gran guion teatral con resultados realmente tan espectaculares. A principios de año, con el elenco definido, y tras el cese de las restricciones provocadas por el avance de la segunda ola pandémica de coronavirus, el elenco comenzó los ensayos con calma y tranquilidad esperando la fecha de puesta en funcionamiento.

Tratando que las figuras que lo interpretarían no se conociesen hasta principios de julio, la idea de mantener la sorpresa hasta casi el estreno duró menos que un fósforo prendido en el túnel de viento de Ferrari en Imola. Fue así que por distintas versiones que aparecieron en los distintos medios, el elenco quedó anunciado aunque por aquella época conviene no olvidar que la obra no tenía equipo difusional ni managers de prensa contratados para tal función de marketing. En una decisión que marca la aparición del raciocinio para darle al espectáculo una consistencia apropiada, tomando en cuenta que dicha persona había sido la encargada de difundirlo en su momento, los productores del Multiteatro Comafi dieron con el celular de Raquel Flotta, una de las artífices difusionales de un show que funcionó de maravillas en su momento, profesional que asumió la convocatoria sin titubeos, tras la novedad que señalaba que todo el equipo de la obra había solicitado su participación en el regreso de un éxito internacional de gran escala.

Estrenada hace tres semanas, finalmente subió a escena en una de las nuevas salas del Multiteatro multisala Comafi de la Avenida Corrientes este clásico con nuevo elenco de actores. Ahora tienen a su cargo dar vida a estos simpáticos personajes, tres reconocidos intérpretes argentinos que alcanzaron durante el gran cruce de milenios su consolidación profesional con diferentes y muy celebradas producciones artísticas. El primer convocado fue Mike Amigorena, quien tomó el papel que en su momento hacía Germán Palacios. El siguiente convocado para el elenco fue Pablo Echarri, quien ocupa el personaje que en su versión original en el país lo interpretó Oscar Martínez y posteriormente José Luis Mazza en los reemplazos forzosos del elenco. La última figura escogida fue Fernán Mirás, quien tomó el puesto actoral que tuvo al talentoso intérprete Ricardo Darín en su gran elenco de consagración hace varias décadas.