clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 01 De Diciembre

Home Gente Espectáculos La Negra Bozán. Alma de la Noche Porteña

La Negra Bozán. Alma de la Noche Porteña

Un mito a la altura de Carlos Gardel, la capocómica y cantante Sofía Bozán fue la Reina del Teatro Maipo por veinte años. Y nos enseñó que el tango no es para llorar.

Espectáculos
Sofia Bozan

Hubo un tiempo que una voz y una figura fue más grande que Carlos Gardel en Buenos Aires. Sofía Bozán, La Negra, a comienzos de los treinta empardaba, o superaba, la popularidad de su gran amigo, el Morocho del Abasto; quién llego a definirla como "Mi equivalente en mujer", ambos estrellas en París. Un estilo desenfadado, mezcla rara de vedette, cómica, partenaire, actriz, decana de las capocómicas que nacerían a su regazo, y que harán escena risas y amores argentinos. En su poesía "Viejo Varieté" María Elena Walsh, "Apáguense / las nuevas luces del viejo varieté / No volverán / ni Fidel Pintos ni la Negra Bozán. / Hoy no es ayer / pero lo mismo buscamos el placer / De oír a los cantantes / (qué manga de farsantes) / que al fin nos hacen rejuvenecer” La Negra Bozán no solamente capturó la esencia circense y morcillera de espectáculo nacional para la eternidad, que el Negro Alberto Olmedo continuó, sino que además descubrió un tango que no necesariamente debe terminar en melancolía y llanto. Y un poco más. Marco Denevi resaltó en un artículo sobre el 2X4, pero que puede leerse dentro de la actualidad de la marea verde, que poco sabe de sus precursoras,  "Y Sofía Bozán sin que nadie se dé cuenta, distraídos todos por la risa, esa encubridora de las revoluciones"

Sofía Isabel Bergero nació en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1904, aunque algunos biógrafos ubican su nacimiento en Montevideo, en 1898. Como muchos de nuestros mitos la fecha, y el lugar de nacimiento, es controvertido. De una infancia de pobreza franciscana en el barrio de Once, ella decía mitad en serio, mitad en broma que nunca supo lo que era una muñeca, y apenas finaliza la primaria, se recibe de profesora de corte y confección, "los únicos cortes que me resultaron productivos fueron los que hice como intérprete de la milonga", acotaría una excelente bailarina en las pistas y tablas. Olinda Bozán, su prima y gran artista, la ayudó en los comienzos en la compañía Vittone-Pomar, una de las primeras en realizar giras internacionales con la revista porteña. Sofía tomaría el apellido de la madre como artístico, al igual que Olinda, en una clara declaración de principios. Iniciada en el coro del teatro Ópera en 1924, en la avenida Corrientes al 800, sala lujosa donde actuaron Caruso y Puccini, a metros de su Teatro Maipo, interpreta “Caferata” de Pascual Contursi, aquel de “un tapado de cariño/del calor del corazón” Que la Negra, tenía de sobra.

 

 

Ganó una enorme e inmediata popularidad por su picardía y desfachatez para cantar el tango, al que le dio un tono entre reo y risueño, inusual en las cantantes dramáticas del momento como Azucena Maizani o Libertad Lamarque. Rápidamente Vittone y Pomar comprenden el arrastre de Bozán en la audiencia y piden a Contursi “Qué calamidad”, con música de Bernardino Terés, y que se estrena con vítores en la revista “Señora revista” en 1925. Otro bombazo. En el lustro antes de partir a Europa perfecciona los imbatibles monólogos cómicos, que involucraban a la platea, rompiendo la cuarta pared, antes de los tangos, que canta de estrofas, un marca registrada que convencería a los  grandes de Elías Alippi y Enrique Muiño para contratarla en el Teatro Sarmiento -demolido por la avenida 9 de Julio en 1938. En 1926 sería su primer triunfo mediático con el tango de Tomás de Bassi y Antonio Botta, “Canillita” Encadena Bozán una serie de sucesos, “Saltó la bola” y “Un tropezón”, que hacen que grabe con el sello Electra de Alfredo Améndol en 1929, y con el acompañamiento de Francisco Pracánico. Un año después acordó con el sello Odeón y transformó la composición de Enrique Santos Discépolo, “Yira Yira”, en el gran tango del año, e instauró una manera de interpretarlo que aún se escucha en Nacha Guevara o Adriana Varela.

 

 

De sus primeros tiempos afirmaban, en una cita de Carlos Szwarcer, "Ya apuntaba en ella, en esa época, esa modalidad  tan suya y tan antiacadémica, tan espontánea y sin maestros, que no los tuvo en la iniciación de su carrera artística, de la misma manera y por la misma razón que no ha de tener discípulos, porque Sofía, era una forma particular de ver y sobre todo, de sentir el tango porteño”. La Negra Bozán representó un verdadero fenómeno popular con los posteriores tangos “Haragán” o “Qué querés con ese loro”, un estilo inimitable cálido, burlón, insinuante o canyengue, que la transformaban en la Reina del Arrabal en el corazón de la city, calle más clase, barriendo con talento cualquier prejuicio.

Alrededor de 1930 su figura era tan popular que no es extraño que participe en “Luces de Buenos Aires”, el primer film internacional del Zorzal. Básicamente era reunir en la pantalla a los mayores ídolos de la canción popular en el Río de la Plata. Película realizada a la afueras de París ya que coincidían Bozán y Gardel en la Ciudad Luz; ella brillando de vedette con “30 caras porteñas”, la compañía de revistas de Luis Bayón Herrera y Manuel Romero. En dicho filme dirigido por el chileno Adelqui Millar, acompañada por la orquesta de Julio De Caro, La Negra interpreta “La provinciana” y “Canto por no llorar” Gardel, que la quería mucho y reía a carcajadas de sus desopilantes salidas, sabía decirle, en el rescate de José María Otero en “El ABC del Tango” (Editorial Corregidor): "Tenés los dientes más lindos que haya visto nunca en una mina". Al regreso al pago esperaba el escenario inmortal: el Maipo.

Bozan-Gardel

La Negra Bozán. Alma de la Catedral de la Revista Criolla

“En el centro de la noche de una ciudad reinan indiscutidos otros ídolos, los que el pueblo ve noche a noche, bajo la luz mágica de las candilejas”, rescataba la mítica nocturnidad porteña de la primera parte del siglo XX el escritor y bohemio Ulyses Petit de Murat, la de los cabaret y las cantinas, milongas y más allá la inundación, y allí festejaba a Bozán, la diosa en su reino, el Teatro Maipo, “Sofía Bozán, metiéndose con arte a los calvos de la primera fila” El Maipo era el reducto glorioso del género revisteril, desde años antes del Centenario bajo la denominación Scala, luego Esmeralda, y, también, del tango, porque Gardel cantó en el proscenio en 1917 el tango “Lita” de Samuel Castriota y Pascual Contursi, luego más conocido como “Mi noche triste” en la voz de Manolita Poli.  Al regreso de la gira europea Bozán arranca una larga estadía de estrella exclusiva del Maipo de la mano de César Amadori, director de cine y empresario teatral.

“Sus compañeros del teatro la adoraban, vivía prácticamente en el camarín. Para todos, ellas y ellos, era madre, hermana, hija…veintiún años seguidos trabajó en el Maipo. No creo que en el mundo artístico de éste país o de cualquier otro se recuerde un caso de constancia, de lealtad, de cariño por un escenario…”No se extrañen de verme otra vez aquí. Es que estoy puesta en el inventario” o “Perdonen mi insistencia pero yo del Maipo me iré cuando lo hagan garaje -tremenda premonición de la suerte de varias salas porteñas-“…jamás firmó un contrato…”Che, desgraciado, ¿mi palabra no basta?”…Sofía desterró la tristeza y la melancolía del repertorio tanguero. Pero cuando había que ponerse seria, también lo sabía hacer; la noche que estrenó “Yira, Yira” de Discépolo tuvo que repetirlo tres veces…Sofía era el Tango”, cerraba la semblanza de la artista que también estrenaría “Cambalache” en 1935, o sea los dos tangos banda de sonido de la Década Infame. Desde las tablas del Maipo influye a Tita Merello y prefigura a Niní Marshall.

La Negra Bozán además participó en varias películas con los talentos de la época dorada de cine nacional. Se destacan “Loco Lindo” (1937), junto al primer actor Luis Sandrini, “Puerto Nuevo” (1936) con el gran capocómico Pepe Arias -ese mismo año trabajaron juntos en teatro en “¡Pepe Arias, presidente!”, crítica al fraude patriótico- y el cantante Charlo -otro descomunal ídolo, comparable a un Sandro, hoy totalmente olvidado-, con quien también hizo “Los Muchachos se Divierten” (1940) y “Carnaval de Antaño” (1940) En 1942 actuó en la comedia “Elvira Fernández, vendedora de tienda”, exitazo de la década que roza la temática social, junto a Paulina Singerman. También interviene en la taquillera “El Patio de la Morocha” (1951), inspirada en el tango de Mariano Mores, y se despide de la pantalla grande con el melodrama “La calle del pecado” de Ernesto Arancibia en 1954. Ese mismo año cierra la temporada en el Maipo, aquejada de la grave enfermedad que la lleva a la muerte el 9 de julio de 1958 “Buenos Aires la lloró con honda pena a la hora de su muerte  -recordaba Barcia en “Tango, Tangueros y Tangocosas” (Editorial Plus Ultra)- La ciudad había perdido algo que le pertenecía entrañablemente, porque Sofía Bozán transparentó una buena parte de su alma auténtica, que sabe reír”  Quizá el funeral que más le hubiese gustado, aprobado con un revoleo de aquellos seductores ojos negros, ocurrió en la espontánea despedida realizada en la puertas del Maipo, por los pocos transeúntes en un día patrio, cantando a pulmón “Yira, Yira”

 

 

Querida en el ambiente y en las calles por su “generosidad porteña — jamás traslucida por ella — hablan sus muchos gestos de solidaridad en trances económicos difíciles por los que atravesaron amigos y camaradas”, la Negra Bozán es un mito arrabalero que renace con una sonrisa y una verdad, en medio de este cambalache. Alma pícara, burlona, traviesa y bohemia, su duende reina en el Maipo. Como grita Pepe Arias en el balcón de su Teatro en “Rodríguez ,Supernumerario" (1945) de Enrique Cahen Salaberry, “¡Negra! ¡Sos como la calle Rivadavia, no te acabás nunca!”

Dice Sofía Bozán

Tango con humor: “Creé el tango cómico y en él me especialicé. Y con el me fui a Europa"

Arrabal: "Para mi es mi cuna y también la del tango, quizás por eso es tan grande la sugestión que sobre mi ejerce el tango, el amante más fiel que supe encontrar".

Hombres: "Delante de ustedes no contesto nada, si fuera una mujer la que me hiciera la pregunta le contestaría: me gustan una barbaridad".

“Yo sé que desentono. A veces la música va por un lado y yo por el otro. ¿Qué le vas a hacer?. Pero interpreto y creo. En París me dijeron que era una "diseuse" -palabra francesa que puede significar recitadora o adivina, maga…-y en verdad que más que cantar yo digo el tango con la hondura como lo siento. No tengo mejor voz que Mauricio Chevalier, pero tampoco menos corazón".

Frases tomadas de “¿Quién era Sofía Bozán?, un mito porteño” de Tuqui Rodríguez, en revista Tango Reporter. Los Ángeles. 2006

Dicen y cantan de Sofía Bozán

“Yo soy la Negra Bozán", milonga de Ivo Pelay

“Yo soy Sofía Bozán/yo canto porque lo siento/mi pelo lo peina el viento/y me gusta el bataclán/Si quieren verle la hilacha/A mi estirpe de tanguera/No me venga con guarachas/A mi me gusta el Gotán”

 “La Negra Bozán”, tango de Pablo Hechín

“Porteña y de un solo filo / ocurrente y sin igual / alma del tango Argentino / el Maipo te vio brillar / ocurrente y de alma noble / expresión de mi ciudad./ Llevabas en tu alma bondadosa y noble / gracia y picardía del tango canción, / tu estampa tanguera paseó por el mundo / y Francia la eterna tu arte aplaudió... / Muchacha Criolla, quedó tu recuerdo / y tu Buenos Aires no te ha de olvidar, / Negrita querida, con honda tristeza / te brinda este tango, responso final”

 

 

Imégenes: Cultura.gob

Fecha de Publicación: 05/11/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Carlos Gardel Carlos Gardel: una historia argentina
Tita Merello La Dama del Tango

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

Historia
Mercosur Declaración de Foz de Iguazú. Argentina y Brasil, Hermanos

Suscripta por ambos países el 30 de noviembre de 1985 constituyó el germen del MERCOSUR. Si bien est...

Argentinos por el mundo
Ice Cream Union The Ice Cream Union: la magia del helado de dulce de leche, en Londres

En los años 90, dos hermanos argentinos radicados en la capital inglesa decidieron fabricar dulce de...

Espectáculos
Alfredo Alcon Alcón por Alcón. Una biografía comentada

Uno de los mejores actores argentinos de todos los tiempos, en sus palabras, recorre sus tramoyas vi...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades