clima-header

Buenos Aires - - Domingo 24 De Octubre

Home Gente Espectáculos Juan José Campanella. Un director argentino suelto en Hollywood

Juan José Campanella. Un director argentino suelto en Hollywood

El director argentino se formó en Estados Unidos y triunfó desde Argentina. Un cine que valoriza la familia y la solidaridad, más allá de cualquier lluvia

Espectáculos
Campanella

Cuando muchos buscan una soñada carrera en el exterior, o se encandilan con los premios, Juan José Campanella consolidó una exitosa carrera en Argentina.  Y a través de su productora, 100 Bares, fue el responsable de varios títulos taquilleros en cine, televisión y teatro,  con un gran respeto de la calidad artística, y enorme artistas del calibre de Ricardo Darín o Luis Brandoni. Las relaciones humanas, la búsqueda de la verdad y la identidad, algunas de sus preocupaciones, en una producción que apuesta por las buenas historias antes que los efectos de computadora. Cinéfilo empedernido, sus películas están plagadas de citas y homenajes, Campanella en el legado de José Martínez Suárez y Leonardo Favio, provoca que en las salas del mundo se hable del cine argentino.

Juan José Campanella nació en Buenos Aires el 19 de julio de 1959. Por parte materna, su abuela era originaria de la villa gallega de Ribadavia,  y su abuelo de la pequeña villa asturiana de Taramundi, “Mi abuelo fue un asturiano que llegó a Argentina hace cien años, para mí esto significa mucho”, diría muchos años después el director, reconocido por la Embajada de España, uno de los inumerables lauros que cosecha, entre ellos, claro, el Premio Oscar en 2010 “Nunca fui un niño convencional ni un argentino ortodoxo”, rememoraba a Iván Beltrán Castillo, y agrega, “De pequeño prefería el camino del teatro que el de la cancha de fútbol o el estadio, y era mayor mi devoción por los héroes de la ficción cinematográfica que la que pudiese provocarme un arquero del Boca o un goleador del River”, en los tiempos que paseaba en bicicleta por las arboledas de Vicente López, en la zona norte de la provincia bonaerense.

“Mi niñez es un largo y prolongado ensueño hecho de películas e historietas”,  admitía Campanella, quien asistía al cine cuatro veces por semana de pequeño, y se imaginaba historias con Tintín y Capicúa, héroes de historietas belga y argentina. También despuntaba su aguda observación, una de las características en sus personajes que nunca obvian el verosímil, “Esa fauna contradictoria y sugestiva, vista en la niñez y analizada en la juventud, es el embrión, la génesis, de mis películas, que tratan de reflejar la locura económica y colectiva de una generación atribulada”, revelaba Campanella para www.revistapanorama.com

Unas de las primeras revelaciones de su futuro fue la película “Cantando bajo la lluvia” (1952), que lo deslumbró en 1973, y que motivó que adquiera un libro de iniciación, “Así se hace cine”, en la librería junto al mítico Auditorio Kraft, de la calle Florida. Aquella epifanía juvenil inclinaría su destino, marcado en la ingeniería, hacía el mundo del séptimo arte. Estudió cinematografía en el Grupo de Profesionales del Cine y en la Universidad de Avellaneda. Cursó el Master de Bellas Artes en la Universidad de Nueva York, en los ochenta. Entre sus maestros se destacan Aída Bortnik y José Martínez Suárez, “que no solo me enseñaron cine, sino también a vivir”, confesaba Campanella. Con su película de tesis “El Contorsionista” ganó el Gran Premio del prestigioso Festival de cortos de Clermont-Ferrand.

En sus tiempos de estudiante, en Nueva York,  describe como “un descubrimiento”, y el momento en el que encontró su “voz”, con “la comedia a la italiana que es el género con el que más identifico mi cine, con Dino Rissi, Monicelli, Ettore Scola, en este caso[…] “Nos habíamos amado tanto” (1974) es una película que yo debo haberla visto ochenta veces y cada vez que la veo no lo puedo creer, es una gran idea detrás de la otra, cada escena es una idea de escena, no hay un segundo desperdiciado”, aseveraba de sus influencias notorias a www.nuevamujer.com.

En los noventa arrancaría una larga relación con los industria televisiva norteamericana, “Law & order”,30 Rock” y “Dr. House” los mejores trabajos, y comienza filmar largometrajes, “The Boy Who Cried Bitch” (1991) y “Ni el tiro del final” (1998), para la cual había empezado a trabajar con Madonna, la cantante finalmente no participó, y son las últimas en la pantalla grande filmadas en América del Norte. Juan José pone proa al Sur para “esculpir mi verdadera obra”

“Esculpir mi verdadera obra”

“Yo he comenzado mi carrera en Estados Unidos, adonde fui a estudiar. Posteriormente, cansado de ser extranjero, volví a la Argentina. El país que he elegido para vivir es la Argentina, porque soy local y me mimetizo en sus virtudes y defectos” señalaba a www.elpais.com ante la incredulidad de la prensa española, en medio de la lluvia de premios posterior al oscarizado “El secreto de sus ojos”, un film basado en la novela homónima de Eduardo Sacheri de 2005.  Algunas de sus más destacadas películas del periodo argentino resultan “El mismo amor, la misma lluvia” (1999) un retrato de un escritor venido a menos hasta que el amor lo obliga a encontrarse; “El hijo de la novia” (2001), donde plasma la necesidad de nombrar los amores, mediante la movilizadora historia de una mujer asolada por el Alzheimer; “Luna de Avellaneda” (2004), nostálgico homenaje a los clubes de barrio y los lazos perdidos de vecindad, y “El secreto de sus ojos” (2010), recuento a lo novela negra de las trampas, burlas y enigmas que nos tienden el pasado, en la antesala de los años de plomo de la última dictadura.

“Baste decir que me guié, a lo largo de la película, con una estructura musical. Desde el punto de vista dramático, sigue una estructura de forma sonata, y desde el punto de vista energético, me pareció que una sinfonía era acorde a todos los temas que tocaba. Una sinfonía tiene adagios, y tiene marchas. Tiene andantes y tiene crescendos”, es una clave musical, tan cercana la formación sentimental del director, para entender al último film citado, la ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera 2010, y la segunda estatuilla para Latinoamérica después  de la también argentina “La Historia Oficial” (1985). En televisión con proyección internacional realiza, en su rol de guionista y director, “Vientos de Agua” (2006),  “hacía años que no la veía y la volví a ver ahora que la pusieron en Netflix y son esas cosas que uno ve y dice ¿cómo hicimos esto? Es una de las cosas de las que estoy más orgulloso”, acotaba Campanella, y “El Hombre de tu vida”  (2011-2012), con uno de sus actores fetiche, Guillermo Francella. Además últimamente se destaca con programas para la señal del Ministerio de Educación, Encuentro, y su debut en el cine de animación, “Metegol” (2013)

“La vi tres veces en 1985, es mi obra favorita, la leí y vi la película y fue muy influyente en mi carrera. De hecho, llevaba 30 años detrás de los derechos. El autor no quería que se tocase ni una coma del texto, pero gracias al Oscar conseguí que viese mi trabajo y se fiase de mí. Tiene un humor judío americano que tiene mucho que ver con el italiano… Tiene todos los temas que me interesan, ya que logra resumir la vida: La vejez, el balance de nuestra existencia y el conformismo versus el compromiso, hasta qué punto nos implicamos en las cosas que pasan”, afirmaba Campanella de “Parque Lezama”, a Carlos Rivera Díaz, sobre una pieza teatral que montó con suceso en España y Argentina, en lo que era su segunda intervención en la tablas luego de un lejano debut a los 23 años, “SMS (Somos muy sensibles)", y con el mismo actor de la pieza de 2019, Eduardo Blanco. Ese mismo año estrena “El cuento de las comadrejas”, una remake de una cinta de su admirado Martínez Suárez, y con algunos de los mejores actores y actrices argentinos, entre ellos Graciela Borges. En la actualidad Campanella se encuentra dirigiendo en Estados Unidos “Lightyears” (Amazon), con J.K. Simmons y Sissy Spacek, “Ví “Carrie” (1976) a los 17 años, en un cine de Vicente López, cuando nacía mi pasión por este arte “Carrie” fue una de las que provocaron ese amor al cine. Mañana, en Chicago, empiezo a dirigir a Sissy Spacek. No puedo dormir. Qué viaje largo y hermoso me trajo a este lugar. Gracias, vida”, dijo Campanella en su cuenta de Twitter.

“Yo sostengo que la relación entre nuestros pueblos no la puede labrar el cine, cuando ya somos adultos, sino que se debe labrar desde la escuela. En la Argentina casi no se habla de Latinoamérica, excepto cuando salen personajes específicos. Pero no sabemos nada del día a día, ni de la cultura, ni de nada de nada”, respondía Juan José Campanella hace una década en una entrevista pública de la BBC londinense, y con respecto a por qué los latinoamericanos no vemos nuestro cine, “en la escuela nos explican más sobre los Fenicios que sobre los Ecuatorianos. Y me consta que en el resto de Latinoamérica pasa lo mismo. En las escuelas de Argentina se enseña inglés, francés e italiano. En algunas hasta se enseña alemán o hebreo. En ninguna se enseña portugués, y tenemos al lado un país gigantesco que habla ese idioma. Si el MERCOSUR no empieza con políticas regionales de educación masiva, poco puede hacer nuestro cine”

Dice Juan José Campanella

“El cine desaparecerá solo el día en que desaparezca el hombre. Es palpitante, generoso y humano ir a una sala llena a bruñir emociones con los otros. Eso prolonga y fortalece la hermandad y el lazo invisible que va de un hombre al otro. Si en este momento existe una crisis creativa, es transitoria y ya aparecerán las piezas que insuflarán nueva vida a este baile de sombras” a Iván Beltrán Castillo en www.revistapanorama.com

Dicen de Juan José Campanella

“Una gran película, una ópera silenciosa -sobre “El secreto de sus ojos”- El filme original es increíble, sorprendente. Es una gran película y todas las actuaciones están tan bien hechas. Lo que amé ni bien la vi es que es cómo una ópera silenciosa, pasan tantas cosas en ella. Por eso me interesé de inmediato cuando me dijeron de hacer la remake" Julia Roberts, actriz de la fallida versión norteamericana, “Secreto de una obsesión” (2015) en www.infobae.com

Imágen: 100 bares

Fecha de Publicación: 19/07/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

malvinas Como en una película.
Roma-Albinati La industria también puede hacer muy buenas películas personales

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Norah Lange Alguien para no olvidar, Norah Lange

Musa de la primera vanguardia histórica argentina, la escritora es mucho más que la mujer que enloqu...

Historia
Batalla de Cepeda Batalla de Cepeda. Deseo que los hijos de Buenos Aires sean argentinos

Un vencedor de Cepeda Justo José de Urquiza exclamaba pacifista en la iglesia de San José de Flores...

Historia
Instituto Bernasconi Instituto Bernasconi. Una Sorbona para la Enseñanza Primaria

Se cumple un siglo del inicio de la construcción del Palacio Escuela de Parque Patricios. Martha Sal...

Empresas y Negocios
Taragui Taragüi: cómo llegó a convertirse en la yerba más elegida por los argentinos

Durante varias generaciones, la familia Navajas intentó cultivar yerba mate. A pesar de que el prime...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades