Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Ricardo Darín. “Ejercitamos la democracia, hay que estar atentos y ser reflexivos”

El actor protagoniza “Argentina 1985”, film que recrea el juicio a la Junta Militar tras la vuelta a la democracia. Es la película preseleccionada para la gran carrera por el Oscar 2023.

En estas últimas horas y luego de las enormes expectativas generadas por la participación del film en los festivales de Venecia y San Sebastián, finalmente se conoció en Argentina el largometraje “Argentina 1985”. En una función para los medios nacionales y también los de América del Sur, esta realización pudo verse en una conocida sala palermitana, una curiosidad del destino sabiéndose que este film no se proyectará en los habituales centros de exhibición cinematográfica por un inesperado desacuerdo entre estos y la plataforma productora del material. Tras la emisión del nuevo trabajo del director Santiago Mitre, el realizador y los intérpretes brindaron notas. El actor Ricardo Darín habló en exclusiva con Serargentino.com acerca de su nueva película, que la Academia Argentina eligió en las últimas horas para representar al país en la carrera de los Oscar 2023.

 

 

En tu prolongada carrera artística has desarrollado diferentes personajes que han generado risas, lágrimas y también mucha reflexión. ¿Sentís que con la necesaria perspectiva que te brindará el tiempo podrás ver a esta interpretación sobre un personaje histórico como la mejor actuación de tu carrera?

Ricardo Darín: Podría ser muy extenso sobre este papel, pero en relación a esta consulta prefiero ser breve, porque sé que mi mejor trabajo está por llegar. Estoy contentísimo en estas primeras semanas por la reacción que ha provocado en la gente mi labor dando vida al fiscal Julio César Strassera. Es una película que demandó mucho tiempo para llevarla a cabo y no olvido que la filmamos durante la pandemia. La buena noticia, en medio de lo que sucedía con este problema sanitario, es que nunca tuvimos que parar de filmar. Cabe entonces también agradecer a todas las personas de la producción que nos cuidaron en ese tiempo de rodaje, para que no ocurriesen pausas por este problema que golpeó al país.

 

El constante ejercicio de la democracia

En la película personificás a un fiscal que investiga lo ocurrido durante la dictadura, un lapso donde recibe amenazas del poder. ¿Como contemplás que casi cuatro décadas más tarde haya fiscales amenazados desde el poder por sus investigaciones?

RD: Con respecto a lo que decís de los fiscales, el contexto en el que se desarrolló el juicio y la sensación térmica de ese momento, me parece que es incomparable con nuestros días, afortunadamente. Yo creo que la sociedad está muchísimo más entrenada, mucho más educada, mucho más preparada, enfocada y atenta. No nos olvidemos que en el principio de la democracia veníamos de una explosión y un júbilo inimaginable, por lo que fue haber terminado con lo que fue la dictadura, pero se encontró una serie de inconvenientes, algunos podrán recordar problemas económicos, sociales y políticos inesperados.

¿Podríamos aventurar que se subestimó lo ocurrido entre fines de los años ‘70s y comienzos de los ‘80s? 

RD: Totalmente, porque cuando recuperamos la democracia pensamos que eso era todo lo que había que hacer y no. Ahí empezaba la cosa. Yo creo que lo que está ocurriendo hoy también tiene que ver, con eso que empezó la cosa o recomenzó para decirlo de una manera un poco más justa y esto hoy forma parte del aprendizaje. Estamos ejercitando la democracia, tenemos que estar atentos, con calma, tenemos que ser reflexivos, aprender del camino y tratar de no cometer los mismos errores. Eso es lo que pienso hoy.

La historia de la violencia en Argentina

En el momento de presentar la acusación final, el fiscal Julio César Strassera alude a un título especial para la misma.

RD: Exacto, dice ahí acompañado de su familia “quiero hablar de la historia de la violencia en Argentina”. Recién me preguntabas cómo veo esto en el país actualmente y de alguna forma se suma a lo que hablábamos en tu anterior consulta. Hay aún gente empecinada en continuar con las mismas metodologías, creo que en la película queda claramente establecido que el camino a la violencia no va a ningún lado, no sirve a nadie, es triste que ocurran ese tipo de cosas hoy, pero no solo pasan en Argentina, porque están ocurriendo en otras partes, ¿qué más puedo agregar al respecto? Insisto, tenemos que estar atentos y enfocados, lúcidos, todo lo que podamos, tratar de mantener el espíritu bien arriba porque estamos ejercitando la democracia todavía. La democracia se alimenta del día a día y de cada uno de nosotros, con lo que hacemos, lo que decimos, cómo decidimos y cómo reaccionamos. Creo que eso es lo importante, ejercitarlo, aprender y mejorar.  

Siempre indicás que lo primero para convencerte de tomar parte de un proyecto es el guión de una película u obra de teatro. ¿Cómo encaja el guión en este largometraje y la forma en el que el director lo corporizó?

RD: Santiago Mitre y Mariano Llinás escribieron un gran guión, Eso me permitió todo el tiempo estar muy enfocado, realmente muy concentrado, tranquilo y contento. Me sentía muy confiado en la película que Santiago tenía en mente. El guión de ambos siento que se construye a sí mismo, porque se encarga de manera ejemplar de acompañar a través de un relato de ficción, la total representación de hechos impactantes ocurridos en esa realidad que debió enfrentar nuestro país en los albores del regreso de la democracia, por eso percibo en las proyecciones que conmueve tanto. Fue el elemento central para sumarme a este film, sin olvidar los excelentes colegas que me acompañan aquí. Lo que puedo decirte es que estés, o no, al tanto de los hechos narrados en la película, el guión es tan preciso y contundente que lleva a que todos puedan entender lo que se está contando, la pases acá o en cualquier otra parte del mundo. Este film llega hasta donde uno quiera y su enorme espíritu se extiende por todos los lugares.

Filmando en el lugar

Hay una escena muy especial cuando el fiscal Strassera presenta su alegato final. En la película ustedes filmaron todo en el lugar donde se hizo el juicio. ¿Cómo lo recordás ahora con cierta perspectiva?

RD: Era un asunto con Santiago que teníamos desde el primer momento en el radar, la presentación no queríamos que fuese vista solo como una declaración. Sentíamos que había que darle a ese momento una modulación puntualmente bien precisa. Creo que esa escena la manejamos con muchísima prudencia y responsabilidad. El rodaje nos demandó entre tres y cuatro días para completar la escena. Lo que más me llamó la atención fue que no hubo nunca en el rodaje ni una sola expresión de cansancio o fastidio entre los 300 o 400 extras que participaron de cada una de las tomas, porque estaban tan atentos y conmovidos como nosotros. Pero toda esa secuencia de rodaje recibió un prolongado trabajo posterior de edición y el resultado final nos dejó realmente muy satisfechos.

 

 

Imágenes:Urban Grupo 

Rating: 5.00/5.