clima-header

Buenos Aires - - Jueves 16 De Septiembre

Home Gente Espectáculos El público está formando un club para divorciarse del programa de Laurita Fernández

El público está formando un club para divorciarse del programa de Laurita Fernández

El reality show conducido por la bailarina, actriz y animadora logró su marca más baja en lo que va de sus emisiones, encendiendo todas las luces de alerta en una emisora donde el rating viene expulsando a los ciclos de la pantalla del solcito.

Espectáculos
El Club Laurita

El obsesivo empecinamiento terapéutico que caracteriza últimamente ciertas conductas a la hora de generar contenidos en la devaluada pantalla de El Trece, parece estar colmando la paciencia del fiel público que muchas décadas jamás se atrevió a mover el sintonizador de esa emisora. La gente está bastante cansada de ciertas cosas y lo está haciendo saber a quienes corresponda sin titubeos, pero parece que del otro lado lejos de escuchar el duro y demoledor mensaje que surge de las mediciones de rating, asoma una voraz persistencia a no moverse de ese planteo y machacar con lo determinado hasta las peores consecuencias que alguien pueda imaginar en la televisión actual. Si por esas cosas del destino mañana Marcelo Tinelli; Mariana Fabbiani, Guido Kazka y Ángel de Brito deciden radicarse en Checoslovaquia o en alguna nación imaginaria que figure en el recordado juego TEG, ¿qué hará la emisora ubicada en el barrio de Constitución? ¿Cesar sus transmisiones y no emitir ningún programa hasta que estos animadores peguen la vuelta y acepten seguir chocando una y otra vez la plataforma de transmisión hasta que el rating marque cero? Resulta muy sorprendente que alguien como Adrián Suar, una persona que conoce mucho la televisión y figura como responsable de numerosos éxitos en la pantalla con un solcito como logo, no haya asumido que el romance de la audiencia con ciertos formatos desgastados parece haber agotado los últimos cartuchos de resistencia.

 

En lo que va del año varios ciclos le han generado un brutal dolor de cabeza, pero lejos de responder con estructuras que renueven estilísticamente la línea del canal, la emisora tras varias décadas, parece loteada entre algunas productoras que luchan entre sí para ocupar a las trompadas cada franja de emisión, lo que ha desatado una devastadora confrontación donde quien pierde es la audiencia, sin dudas. En los últimos días, Mariana Fabbiani dejó el espacio que ocupaba al mediodía con un fallido formato que no llegaba a los 4 puntos de rating y desde la emisora no tuvieron mejor idea que reponer la anterior estructura que el canal tenía antes del nuevo ciclo de la desgastada animadora. Volvieron el carrousel de panelistas con “Nosotros a la mañana” con la abúlica dupla Alvarez-Borghi y después el ciclo farandulero de Ángel de Brito con “LAM” y sus ponzoñas comentaristas. La decisión parece tomada y lejos de indagar que alternativas pueden ofrecerle una mejor audiencia a la señal ubicada en la calle Lima, lo mejor fue repetir una fórmula desgastada y mantener la terapia de espantar televidentes cualquiera sea el costo. Los dolores de cabeza con una programación así, muy lejos de disminuir, continúan incendiando el rancho de los añejos directores de programación, quienes a juzgar por las reacciones parecen enamorados del “fenómeno Juana de Arco”, antes de meter mano en la grilla y buscar cambios adecuados al sentir artístico, aplicando, como decía un presidente argentino recientemente fallecido, “cirugía mayor sin anestesia”.

 

La nueva y más preocupante jaqueca de la conocida emisora del solcito se llama “El club de las divorciadas”, algo así como un reality-show que en la previa amagaba con apoyar las odas al feminismo extremo y otros postulados de la actualidad, procurando ofrecer a las mujeres en esa situación un bálsamo de apoyo mientras se debaten en la situación de finalizar sus vínculos matrimoniales. La idea, en tiempos de revalidación de derechos y otros elementos que mejoren la existencia cotidiana de las mujeres en las muy agresivas épocas que corren, parecían una opción atractiva, pero con el paso de las semanas todas las expectativas sobre un posible programa edificado desde cierta seriedad en todos sus procesos de producción, han naufragado ante otro envío repleto de vicios y aspectos que no ayudan a construir credibilidad alguna para el televidente. La puesta en pantalla de un ciclo así, arranca con un error de base y es creer que alguien con experiencia en distintas ramas del arte pueda manejar con eficacia un contexto psico-dramático, exponiendo las deficiencias en ese rol de Laurita Fernández, una buena bailarina y aceptable actriz que creyó que la conducción es lo suyo, dilapidando ese escueto prestigio en bochornosos formatos como “Combate”, “Cantando 2020” y ahora este insulso “Club de divorciadas”, obviamente usando el título de una conocida película de Hollywood que protagonizaban entre otras Goldie Hawn y Diane Keaton.

El club de las divorciadas

En las primeras emisiones, se conocieron las historias de doce participantes con una gama muy variadas de problemas. Desde la que “se casó con un boludo”-presentada, así como si fuese la presentación de la película que casualmente filmó Suar-, la que no es deseada y no quiere perderlo, hasta la que sufrió algún tipo de violencia, los muy variados traumas de estas mujeres con edades que oscilan entre los 23 y 50 años fueron el primer plato de un menú de casos. Lo que siguió en ese mismo episodio de arranque como caso principal, fue nada más y nada menos que la presencia de la bellísima modelo Magali Mora, una despampanante morocha que en el 2014 fue tapa de Playboy posando para esa reconocida publicación sin nada de ropa y dejando ver hasta lo inimaginable de su por entonces muy impactante fisonomía física. Lo puntual es que la chica que después de aquella revista se dedicó al mundo farandulero, reapareciendo en algunos programas de entretenimientos en la misma emisora, ahora está embarazada de cuatro meses y fue convocada por el equipo de productores del ciclo para que expusiera sus penurias al comprobar que su pareja y los padres de esta definitivamente no quieren saber nada de la futura criatura, pidiéndole que aborte a cambio de un departamento y otros beneficios patrimoniales a futuro.

 

Los primeros días la estructura del programa se ciñó a sostener esos casos y apoyarlos con un panel integrado por la reconocida terapeuta sexual Alessandra Rampolla, el psicólogo Gabriel Cartañà y la abogada Viviana Koffman, buscando brindar a estas situaciones una gama de enfoques profesionales para complementar los relatos de las protagonistas. Esta primera emisión con el planteo de los primeros casos y la participación de las panelistas bajo análisis de los profesionales estuvo cerca de los 6 puntos de rating. Si a muchos esta endeble cifra de rating les pareció escasa para las expectativas que surgieron en la previa del ciclo conducido por Laurita Fernández, mejor ni hablar que ocurrió con los siguientes días del programa donde la descripción de las demás vivencias demandó una semana con los casos uno por uno, mientras los guarismos del programa para la reconocida medidora brasileña Kantar-Ibope iban en bajada. Los primeros episodios de este formato depararon una gama de hechos significativos, la mayoría muy negativos. Por un lado, varias personas afirmaron que las participantes del ciclo televisivo eran conocidas por ellas, desmintiendo los problemas o traumas que estas involucradas describieron en el programa, lo cual armó un ruido operativo muy demoledor. Paralelo a este problema, lo primero que se comprobó en pantalla fue la tensa relación entre la joven conductora y la especialista en sexualidad, Alessandra Rampolla, advirtiéndose que el nexo entre ambas asomaba cargado de mucha negatividad y pases de factura entre ambas al aire.

 

Con el paso de los programas, la respuesta del público en un importante porcentaje fue ni más ni menos que dejar de verlo, lo cual llevó esos 6.2 del debut a la peligrosísima cifra de 4.7 que midieron bastantes emisiones de este reality. Las críticas en su mayoría, fueron bastante duras tanto con el formato como con quien lo conduce, sin olvidar tampoco que, en las redes sociales, los comentarios fueron lapidarios contra el ciclo, amén de bastantes famosos que aprovecharon la situación para criticar este estreno y también compararlo de cierta forma con el viejo reality que conducía en su momento Lía Salgado. El mal clima que reinaba entre los involucrados, la pésima respuesta del público y encima una gran ola de ataques sobre el formato y sus protagonistas, fueron taladrando veloz y paulatinamente un programa al que se le veían las costuras y la ausencia de ensayos en los animadores de esta nueva producción. En la gerencia de contenidos obviamente el descenso de las cifras preocupó mucho más de los que pueda estimarse, lo que provocó charlas entre la cúpula de programación y los responsables del ciclo para ajustar algunos tornillos del ciclo para mejorar la dinámica del mismo. Las cosas estaban entrando en un terreno de inocultable incomodidad para quienes lo hacían y también para quienes le daban pantalla al formato, un desincronismo que estaba por detonar problemas mayores a sus cuestionados artífices.

El club de las divorciadas

Cuando los casos de estas mujeres supuestamente desconocidas sembró un desinterés de alto nivel en la audiencia vespertina, el primer manotazo de ahogado de esta conocida productora denominada Kuarzo Entertainment, fue apelar a la presencia de famosos para intentar una recuperación del rating, inquietos por un formato que día tras días seguía perdiendo televidentes de manera preocupante. El actor, modelo y fisicoculturista Cristian Sancho una tarde apareció en el programa para contar sus desavenencias emocionales y el público sorprendido por la participación de esta figura con abdominales bien marcado, le volvió a dar al ciclo un poquito de respiro llevando la marca de rating a los 5 puntos. Ante esta reacción, los productores fueron llevando más personas conocidas al programa con la clara finalidad de sostener el crecimiento del guarismo. Los participantes del viejo reality “Gran Hermano” Ximena Capristo y Gustavo Conti, dos participantes que luego del ciclo de encierro se unieron como pareja, fueron los siguientes invitados y el nuevo programa mantuvo su rating en las cinco unidades de manera irregular. Fernanda Vives y Sebastián Cobelli también llegaron al living del ciclo para contar sus problemáticas de pareja, dupla que no logró los guarismos que algunos esperaban. El último en aparecer en el envío fue el actor, modelo y conductor Matías Ale, quien obviamente fue consultado por su relación con la actriz y vedette Graciela Alfano, sin olvidar su matrimonio con María del Mar, una unión que fracaso por problemas de salud e incompatibilidad de caracteres.

 

En medio de estos ingresos, el programa comenzó a sufrir otros inconvenientes. Primero la no tan inesperada partida de Alexandra Rampolla, un ruidoso éxodo que se adjudicó a compromisos previos que la especialista en sexo tenía con la televisión europea, aunque en realidad lo que explotó públicamente fue la pésima relación en pantalla que sostenían Laurita Fernández y su especialista en sexo. Ninguna aclaración sirvió para despejar esa tensión entre los profesionales del programa, flamante ciclo que luego tuvo un recambio con los especialistas del tema legal con la salida de Koffman y la llegada del mediático Fernando Burlando, señales de un ciclo que no encontraba su norte y que volvía a perder televidentes ante el desánimo del público por un formato vapuleado que iba y venía con tanta irregularidad como carencia de ideas. Los problemas fueron como una perforadora cavando en los cimientos de este estreno televisivo, un ciclo herido en su estructura que en las últimas jornadas vio descender sus números de manera estrepitosa, algo que pudo constatarse el miércoles 7 de julio cuando “El club de las divorciadas” marcó en esa fecha apenas 3.6 puntos de 16 a 17 horas, guarismo que provocó preocupación en todos los que producen el ciclo, sin olvidar en la gerencia de contenidos en la emisora del solcito. Con la necesidad de mejorar la respuesta del público y conseguir un número de rating que lo mantenga en pantalla, antes que las decisiones gerenciales piensen en su expulsión de la pantalla del canal ubicado en el barrio de Constitución, los responsables del programa se encuentran en la encrucijada de hallar el formato en tiempo real, mecánica que no es la mejor para darle contexto a un ciclo que nació fallado desde el vamos y sin la química que debería provocar su conductora, después de tanto tiempo en pantalla sin éxito. Como si no hubiese sido suficiente todo lo descripto anteriormente, el último viernes 9 de julio el programa midió apenas 3.5 puntos de rating, una marca decididamente paupérrima y fue en esa jornada uno de los menos vistos de toda la televisión en la fecha patria.

El club de las divorciadas

Imágenes: El Trece TV / IG Laurita Fernandez / Kuarzo Entertainment.

Fecha de Publicación: 14/07/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Mariana Fabbiani Mariana Fabbiani intenta renovarse, pero el desafío naufraga en lugares comunes
masterchef Llega “Masterchef Celebrity 2”: El dueño de la pantalla chica tiene las hornallas listas para cocinar a la competencia

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
La invención de la ciencia ficción argentina La invención de la ciencia ficción argentina

La obra de Adolfo Bioy Casares merece una lectura separada de la sombra de Jorge Luis Borges.

Historia
Saavedra Cornelio Saavedra. La igualdad que se decanta en el democrático

Primer jefe de Estado criollo, y primer soldado de la Patria elegido por el Regimiento de Patricios,...

Empresas y Negocios
Bigbox Bigbox: regalar experiencias es un buen negocio

La empresa irrumpió hace algunos años con una idea innovadora: regalar experiencias. Y le fue muy bi...

Deportes
Firpo-Dempsey Firpo-Dempsey. La Pelea del Siglo

En una de las fechas más gloriosas del deporte argentino se celebra el Día del Boxeador. El Toro Sal...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades