Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El payaso más famoso de la Argentina

Te contamos la historia del payaso más famoso de la Argentina. ¿Vos sabés quién es? Te voy a dar una pista: es cordobés…

Porque, con el alma creativa, el ritmo en la sangre y el humor como bandera, nacen los mejores personajes. En este caso, estamos hablando de Piñón Fijo: el payaso más famoso de la Argentina. Nació un día como hoy, 20 de agosto, pero de 1965. Este personaje, que los grandes amamos tanto como los chicos, llegó a este mundo en Deán Funes, al noroeste de la provincia. Nació como Fabián Alberto Gómez, pero fue creciendo como Piñón Fijo. Ya que ese sería el seudónimo a través del cual sería reconocido en todo el territorio nacional. 

Este cordobés explotó sus cualidades persuasivas y artísticas para triunfar en el mundo del espectáculo. Piñón comenzó sus shows en plazas, plazoletas, calles y shoppings. Lo que nunca esperó es que este personaje se convirtiera en furor, ni que fuera elegido por miles de niños como el mejor. Con sus habilidades para cantar, titiretear, componer y bailar, Piñón se mueve en el mundo de la infancia, como uno más. Los papás y los niños lo aman por igual.

Porque enseña desde el amor, la comprensión y la diversión. Sus canciones son super pegadizas y sus shows, inolvidables. De payaso, pasó a ser muchas cosas más: actor, cantautor y conductor de televisión. Este cordobés es reconocido a nivel nacional por su habilidad en el entretenimiento del público infantil. Si hasta casi que es niñero. Porque, si prendés la tele y está Piñón, los chicos se enganchan de una a mirar la televisión. 

Un sobrenombre optimista

Su nombre artístico proviene del engranaje que forma parte de la bicicleta. Él mismo cuenta que le gustó el significado optimista y positivo de ese elemento. Ya que es el componente de la bicicleta que permite que pedalee siempre hacia adelante. Así que decidió llamarse Piñón, porque esta parte de la bici le permitía hacer una metáfora de su vida: siempre para adelante, y con una sonrisa.  

A lo largo del tiempo Piñón fue creciendo y fue haciéndose de seguidores de todo el mundo. Su traje fue amoldándose a las nuevas propuestas. Cuando hacía sus números en las calles, era un poco más improvisado. Cuando comenzó a hacer grandes shows en los teatros e incluso en la televisión, adaptó su uniforme a las circunstancias. Pero siempre conservando una esencia única, y los colores que lo representan: azul, rojo y amarillo. También con la compañía de algunos títeres y personajes. Y nunca sin su instrumento de cabecera: el "saxo cloacal", fabricado por él mismo con tuberías de agua. Se trata de un pintoresco y llamativo elemento que complementa a la perfección su atuendo y sus números.

La vuelta al mundo

Hoy podemos decir que es el payaso más famoso de Argentina. Comenzó en las calles de Córdoba, creció hasta llegar a las temporadas de Villa Carlos Paz y siguió escalando hasta alcanzar la televisión. Su esencia pasó a ser definida como “un cantante disfrazado de payaso”. Ya que su voz, su ritmo y su habilidad con los instrumentos permiten que se lo defina así: primero como cantante y, luego, como personaje. Una vez alcanzado un alto rango en el mundo del espectáculo, tuvo otras oportunidades. Por ejemplo, la participación como conductor de la campaña Un Sol Para Los Chicos. Y también la producción y conducción de un programa propio. De a poquito de a poco, llegó a cruzar el charco… para llenar teatros. En el Nuevo Teatro de Alcalá de Madrid (España) actuó a sala llena. También se presentó en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Y realizó una gira por todo Ecuador. Pasando a ser no solo referente nacional, sino también internacional. 

 Además, actualmente tiene sus herederos en el rubro del entretenimiento infantil. Solcito Fijo y Jere Fijo son sus hijos dentro y fuera del escenario. Se dedicaron a seguir el legado de su padre, aprovechando el carisma e invitando a sus seguidores a vivir nuevas experiencias. Esta familia se dedica de lleno a entretener a los niños y adultos argentinos. Entre musicales, canciones y juegos, sus shows son imperdibles. 

Piñón Fijo tuvo descendencia, y qué descendencia. Paso a paso los jóvenes “Fijo” se van haciendo un lugar inquebrantable en las infancias modernas. Se nota que el carisma y el cariño por los niños es ancestral. Es que la conexión que logran con los más peques es increíble. Además, los contenidos que enseñan son súper útiles para acompañar el crecimiento de nuestros chicos. Piñón, Solcito y Jere Fijo junto a todos los muñecos que los acompañan son la mejor opción para disfrutar, bailar, reírse y divertirse en familia.

Hoy, Piñón cumple años, y es toda una emoción tenerlo como payaso argentino. Que las nuevas generaciones se entretengan con humor sano y estímulos que los ayuden a crecer. Y que Piñón cumpla muchos años más arriba del escenario.

 

Rating: 0/5.