clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 07 De Diciembre

Home Gente Espectáculos Biondi x Biondi. Una biografía comentada

Biondi x Biondi. Una biografía comentada

Pepe Biondi, el Chaplin argentino, con su humor blanco y profesional conquistó a generaciones de latinoamericanos. Un risa con mueca triste que había aprendido en picaderos, cabaret y entre cucarachas.

Espectáculos
PEPE BIONDI

“Los años no pasan para mí: se me quedan todos encima” habría sido la última humorada que Pepe Biondi lanzó para la fiel barra, durante una entrevista televisada en junio de 1975. El viejo payaso empezaba a limpiarse el maquillaje, última parada del carromato. La barra biondiana que se extendía desde Buenos Aires a La Habana, referente del humor familiar, con una precisión en el arte de hacer reír que lo emparenta a Charles Chaplin y Roberto Gómez Bolaños. Y no solamente en eso se parecen. Eran humanistas convencidos, que a pesar de que la vida y la realidad dieran cachetazos, o tortazos, quisieron redimir al desclasado, ridiculizar al poderoso, realzar los valores de que no todo está perdido. Encima Pepe tenía la dureza del circo, los noches de cabaret, las mieles del Tropicana y, al fin, el cariño de los argentinos que lo transformaron en el cómico más visto en la tevé dorada de los sesenta. Y en la historia con los más de 60 puntos clavados los viernes a las 21.30, reiventando el clown, reiventando el circo, reiventando el humor televisivo, reiventándose como el humorista héroe de todas las clases sociales. La inocencia que perdió a los siete años, la recuperó con más de los cincuenta Pepes en blanco y negro, Pepe Curdeles, Pepe Luis, Pepe Galleta y su inigualable Narciso Bello “Siento la satisfacción de haber cumplido una misión en la vida”, dijo Biondi. Alegrar a millones, Pepe, vos un buen muchacho, canalla y americano.

Pepe Biondi En cuba chico

“Mi padre fue un tano macanudo que vino a hacerse la América. Eligió la Argentina porque le dijeron que las calles estaban empedradas de oro. Pero cuando llegó se dio cuenta de tres cosas: 1) que las calles no estaban empedradas de oro; 2) que no estaban empedradas; y 3) que, si quería comer, las tenía que empedrar él. En aquella época había un ragú -hambre en lunfardo- bárbaro, y recién después de siete años mi viejo consiguió reunir la plata para traer a mamá Angela”. José “Pepe” Biondi fue el tercero de los ocho hijos que tendrían los inmigrantes napolitanos José Biondi y Angela Cavalieri y nació el 4 de setiembre de 1909 en Baigorri 75, una cortada de Barracas, luego mudaron a Parque Patricios y, finalmente, a Remedios de Escalada, Lanús. Allí mientras jugeteaba y hacía morisquetas en el Potrero de los Moscas y parcelas que ocupan el Cementario de Lanús -donde está enterrado-, cerca de la zona desangelada de los talleres ferrovarios donde trabajaba el padre,  fue visto por uno de los integrantes del por entonces famoso Circo Anselmi, el payaso y acróbata Juan “Chocolate” Bonamorte. Habló con los padres de una casa Biondi donde sobraban bocas y faltaba comida en los platos, si los había, y los convenció de que el niño de siete años vaya de aprendiz de acróbata, en la difícil existencia trashumante. Cinco años duró el calvario de Pepe, que era entrenado a los puntapies y latigazos, lo que produjo daños irreparables,  y que solamente acabó cuando Rosita, la mujer de Bonamorte, a punta de pistola consiguió devolver al niño a la familia, ahora instalada miserablemente en Banfield “Tuve una infancia de Lassie: de perra…No me trataban bien. Demos vuelta la hoja, como decía Adán y Eva”, resolvía rápidamente Pepe cuando los periodistas hurgaban en ese infierno, que tuvo de consuelo una medallita de latón que mamá Ángela colgó en el pecho del pequeño.

 

Mientras trabajaba de canillita se reencontró con el payaso Napoléon, famoso en los veinte, y lo convenció de volver al circo, en el papel de clown. Las actuaciones eran en el Politeama de Avenida La Plata y Asamblea y entre los compañeros tuvo a un jovencísimo Luis Sandrini. Un tándem que se terminó cuando a la mula del acto le propinó una trompada, cansado Pepe de los coces. Al poco tiempo concreta el Servicio Militar y, recién en 1930, aprende a leer y escribir, haciéndose un ávido y fino lector -y participó en uno de los pocos tiroteos del golpe militar de septiembre-.

PEPE BIONDI-LUIS SANDRINI-DIANA MAGGI

Tres hechos cambiarían su desgraciada vida. Hace dúo con otro acróbata, Peter, y brilla con chistes verdes en los cabaret Chantecler, en el Florida y en el Maipú Pigall. Además conoce al amor de su vida en 1934, Teresa Moraca, madre de su única hija Margarita; en las malas Teresa el sostén de la casa, ella cantante de tangos. Y de visita al Circo Águila conoce a Dick, el ruso Bernardo Zalman Ber Dvorkin, escapado de las purgas comunistas y con una historia familiar tan terrible como la suya. Veintitrés años no se explican solamente con el suceso que tuvieron en Latinoamérica.

“Eso es más convincente”

“Ya de más grandecito, hice un número de cabaret junto a Dick, a quién conocí en el circo y se convertiría en mi compañero de toda la vida. Sentía que empezaba a irme bien. Por lo menos, el cabaret era limpito y calentito, comparado con el circo, siempre sucio y frío. En ese show, ya ya empezaba a introducir algunos chistes propios, que funcionaban bien. Cuando apareció la tele, hacía rato que yo andaba de gira por Venezuela, México, Cuba, donde me hice muy famoso”, señalaba el cómico; tanto Pepe, que lo secuestraron en 1958 los comandos de Fidel Castro. Pero volvamos a principios de los cuarenta cuando el Dúo Dick y Biondi la rompían en el Teatro Cosmopolita y el Teatro Roma, superando las performances del intocable Florencio Parravicini, vestidos de marineros. Más tarde, obtendrían uno de los éxitos más resonantes de su carrera parodiando los espectáculos de catch que hacían furor, hasta que Biondi  en Chile sufrió un grave accidente en la columna vertebral y ya no volvería a hacer acrobacias jamás. Por aquel entonces debuta en cine, en un pequeño papel en “Cándida” (1939) estelarizada por Niní Marshall.

Pepe Biondi y Dick

Un empresario mexicano maravillado les ofreció actuar en la capital azteca, compartiendo cartel con María Félix, Cantinflas, Jorge Negrete y Josephine Baker, a quien hicieron romper el contrato debido al éxito atronador que conseguían antes de la salida de la Diosa de Ébano. A principios de los cincuenta eran las estrellas indiscutibles del Caribe, actuando en las mejores salas de La Habana. En 1952 un empresario del mueble norteamericano auspicia el debut en la televisión mexicana y Pepe empezó a tomarle el gustito, no tanto Dick, que le costaba el rol de partenaire con un guión, en los tiempos televisivos. Cuando el dúo se separó en 1954, después de batir récord de audiencia, padre de la tevé argentina, el cubano Goar Mestre llamó a Biondi desde Cuba y tiró la caña: “Si había algún cómico en el dúo era usted. Su compañero era un excelente pie, pero yo le voy a pagar un elenco para que, en lugar de hacer `El Show de Dick y Biondi’ haga `El show de Pepe Biondi’. Si eso no va, va, usted se vuelve a Buenos Aires. Pero antes probemos por seis meses”. Biondi así multiplicó el papel de antagonista en diversos personajes, un camino que seguiría en Buenos Aires. 

Pepe Biondi y Cantinfas

Estaba preparado para el debut el 4 de septiembre de 1958 en la televisión cubana. También un comando comunista, “Somos del 26 de Julio y no queremos que la gente ría hoy”, además ellos lo anunciaban como un acto más en el Día de Resistencia Absoluta contra la dictadura de Batista. Pepe vió el arma apenas bajó a la calle, al principio no creyó a esos jóvenes, decenas se le acercaban como ídolo, y con su habitual humor, dijo,  “Bueno, eso es más convincente”. A las pocas horas fue dejado en una iglesia y cuando el jefe de la policía ofreció una escolta, Biondi respondió, “Si me pone usted una escolta tendré que irme del país”. Se iría el 30 de junio de 1960, ya gobierno de Fidel Castro, con los artistas cubanos rindiendo un homenaje de despedida en el Teatro Nacional, a quien durante siete años había sido el cómico favorito en radio y televisión.

“Usted no comprende, yo crecí entre las cucucarachas”

En pleno suceso en Canal 13, el 11 de marzo de 1962, en un reportaje ofrecido al diario La Razón, Biondi afirmaría al comienzo de la segunda temporada de “Viendo a Biondi”: “Nadie que no la haya vivido se imagina lo que es la soledad de un niño. Por eso me alegra la inocencia infantil, porque sé lo que cuesta mantenerla. Ellos son los únicos que me devuelven la alegría de vivir, que he ido perdiendo poco a poco en el camino”, cerraba el payaso triste que alegró millones de hogares. Goar Mestre, ahora al frente de la emisora de Constitución, fue detrás de un éxito ya probado, aunque el cómico era renuente porque hacía casi dos décadas que trabajaba fuera del país. Aquel resquemor pasaría en una semana, del debut en 29 puntos, a los invariables más de 60 que se mantuvieron hasta que cambiaron los directivos del canal, y Biondi del 13 se fue por la puerta de atrás. Increíblemente en la década que competía con José Marrone, Fidel Pintos, Luis Sandrini, Pepe Arias y un ascendente Alberto Olmedo. Y batió a todos en las preferencias del público, Biondi el mejor entre los mejores.

“A los que dicen que hago humor para el público grueso les respondo que se equivocan. También los hago para los delgados”, en palabras de Pepe. O en análisis de Pablo Sirvén, “La huella que el gran Pepe Biondi ha dejado en los corazones de quienes crecimos bajo su angelical reinado es, enhorabuena, indeleble a pesar del tiempo transcurrido. Los chicos de hoy, expuestos al bombardeo sexista y procaz que la televisión abierta vomita diariamente sin parar sobre ellos en cualquier horario, carecen, lamentablemente, de ese vigoroso y espectacular bálsamo de humanismo, ternura, corrección, ingenio y gracia inmaculada”, graficaba del ciclo donde lo acompañaban a la perfección Pepe Díaz Lastra, Délfor Medina, Luisina Brando, entre otros, y que se acoplaban en los gags quirúrgicos, sin improvisaciones, y remates en el segundo justo, con la metódica mirada a cámara de Pepe, yeite del clown.Y patapútefe, por otra parte, el título de una fallida película de 1967.  

PEPE BIONDI-LUISINA BRANDO

“Los cómicos salen casi todos de vacaciones: yo salgo de operaciones. En vez de gastarme la plata en mujeres, prefiero gastármela en doctores”, bromeaba Biondi, al cual la vida de clown y acróbata al límite pasaba factura. Infartos, inyecciones en los nervios de la columna vertebral y una operación en Houston, Texas, que fue cuestión nacional. Prácticamente no salía de la casa, salvo al canal donde ensayaban horas para hacer media hora semanal, o algunas comidas en La Antigua Emiliana, en Corrientes y Uruguay, donde lo dejaban meterse en la cocina y exigía que usen acero inoxidable. Cuando se le preguntaba por qué se lavaba las manos diez veces al día, respondía, “usted no comprende, yo crecí entre las cucucarachas”.

Prácticamente dejado sin contrato por el canal que casi construyó, la despedida fue en “Biondimanía”, un especial de Teleonce en 1973. El 4 de octubre de 1975 Pepe Biondi falleció en un edificio de Rodríguez Peña al 1000 en Buenos Aires. Pepe pidió a su hija que le leyera el Salmo 23 y que no lo enterrara en el panteón de Chacarita, perteneciente a la Asociación de Actores, sino en la tumba más humilde posible: “Si es verdad que hay otra vida y me veo en un mausoleo, me vuelvo a morir”. Un grande hasta el Cielo, un Tesoro Nacional en camiseta.

 

AgradecimientoGrandes de la Escena Nacional

Fuentes: Greco, L. M. Pepe Biondi, el campeón del humor. Buenos Aires: Ediciones del autor. 2019; Tomasini, E. Balbino, M. Patapúfete, vida y obra de Pepe Biondi. Buenos Aires: Ediciones del autor. 1996; ¡Patapúfete! en El Libro de Oro de nuestra Televisión. Buenos Aires: ATA. 1999; Caimanbarbudo.cu

Imágenes: Ministerio de CulturaGrandes de la Escena Nacional

Fecha de Publicación: 02/02/2022

Compartir
Califica este artículo
4.50/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Egle Martin Egle Martin. O yeye yumbá calungangüé mío
Antonio Gasalla El humorista Antonio Gasalla apareció dos veces en televisión: “Quiero seguir viviendo”

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Famosos en Qatar 2022 Los famosos no se cansan de alentar a la selección argentina en cada mundial

Aunque la cotización del “Dólar Qatar” amenazaba con desalentar la llegada de turistas al campeonato...

Medio Ambiente
tapir Sami La tapir Sami vuelve a la libertad

El mamífero de tres años fue liberado en la Reserva de Horco Molle y explorará su hábitat natural en...

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades