Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Bailar, bailar, bailar... canta Drexler de fondo

Amo la danza por herencia; disfruto ver danza y trato de asistir a todo tipo de espectáculo de danza. En la variedad esta el gusto, dicen.

Amo la danza por herencia; disfruto ver danza y trato de asistir a todo tipo de espectáculo de danza. En la variedad esta el gusto, dicen.

Por suerte, hay gran diversidad de obras en Buenos Aires, ya sea en grandes y clásicos teatros como en galpones en casonas viejas.

Por todo ésto arranco comentándoles que fui a ver “El reñidero” en el finalmente remodelado Teatro San Martin. Ballet montado por Alejandro Cervera, basado en el cuento de Sergio De Cecco (escritor argentino) y maravillosamente interpretado por el, también renovado, ballet estable del teatro, dirigido por Andrea Chinetti.

Debo decir que tengo debilidad por el ballet contemporáneo del San Martin. Es un grupo super formado, con base claramente clásica, parejo, expresivo y comprometido, en el cual si bien hay primeras figuras, predomina un balanceado talento en todos y cada uno de los bailarines.

Es una obra con una gran carga dramática, sobre un trágico triángulo amoroso y una relación padre e hija (complejo de Electra) soslayada y bella.

Destaco las interpretaciones de los protagonistas: particularmente la bailarina que hace de la hija me conmovió (quizás tocó alguna fibra íntima mía); sin dejar atrás al cuerpo de baile que recrean a compadritos (hombres y mujeres) enfrentándose como si estuvieran en riñas de gallos.

Con un vestuario simple y cómodo para los bailarines; una escenografía minimalista, destacándose un piso color rojo que se suma al clima trágico. Y la música en vivo, mayormente interpretando tangos, que le pone la frutilla a la torta.

Recién comienza la nueva temporada en el San Martin, así que espero traerles nuevas reseñas sobre ballet en el teatro.

 

Rating: 0/5.