Ser Argentino. Todo sobre Argentina

2 Joyitas del 2017, con robos en formato comedia de aventuras.

Un exitoso que vuelve, Soderbergh, y otro por descubrir, Wright, nos dejaron dos muy buenas pelis durante el 2017.

Un exitoso director que volvió a la carga, después de un parate de cinco años en la dirección cinematográfica: Steven Soderbergh. Otro director que llega con una entrega para descubrirlo, Edgar Wright. Ambos nos dejaron dos muy buenas pelis durante el año que pasó.

Baby Driver, dirigida por Edgar Wright

Un tapado para el espectador argento, ya que la mayoría de sus películas anteriores no llegaron a las carteleras locales. Quizá lo más destacado (o al menos conocido por estos lados) de su trayectoria como director sea Scott Pilgrim vs the world. Una adaptación del cómic homónimo que traslada con éxito el formato cómic a la pantalla grande. Con esto no hablo solo de que está bien adaptada la historia sino recursos tales como las onomatopeyas o las transiciones. Fue bien recibida por la crítica pero no la acompañó el público en las salas por lo que pasó rápidamente a video. 

Baby Driver, es la quinta película de este original director y escritor inglés es tan simple como fresca, bien musical (él comentó que la idea original nació alrededor de una canción que quería usar) y genial para pasar un buen momento y olvidarse de todo.

La historia sigue a Baby (Ansel Engort) un joven prodigioso al volante que se cruza con el jefe de una poderosa banda al robarles un auto con su último botín. Para pagar su deuda se convierte en su chofer y debe ayudarlos a escapar de los robos. El joven acarrea con una especie de sordera derivada de un accidente de auto que sufrió en la infancia, dolencia que lo obliga a estar todo el tiempo con auriculares escuchando música. Esto será solo una excusa de la que el guión saca provecho para que, mientras maneja a nivel superlativo, elija los temas en función de la situación. El resultado es una excelente banda de sonido.

Hay acción, muy buenas persecuciones, romance y las participaciones de Lily James, Jamie Foxx, Jon Ham y el acosador, tanto en la peli como en la vida real, Kevin Spacey. La van a pasar bomba; yo ya estoy esperando la próxima peli de Wright.

 

La Estafa de los Logan, dirigida por Steven Soderbergh

Casi cinco años después de comunicar que dejaba de hacer cine (estuvo haciendo TV), el prolífico Soderbergh (Sexo, mentiras y video, Solaris, Ocean`s Eleven, Traffic), vuelve con esta comedia de personajes originarios del Estados Unidos profundo (ese que votó a Trump).

El título original es Logan Lucky (por si la buscan y no la encuentran en las redes), se trata de una familia sureña, de perdedores, que se juntan con otros perdedores para planear un golpe donde, obviamente, todo se puede complicar.

El taquillero Channing Tatum y la incipiente estrella Adam Driver (una de las nuevas estrellas del Universo Star Wars) interpretan a los hermanos Logan que planean robar un autódromo durante una carrera de Nascar. El problema es que cargan con una supuesta maldición familiar que no los deja salir bien parados en ninguna situación. Se asocian con un especialista en explosiones y cajas fuertes interpretado por Daniel Craig (el último James Bond). El resultado es un trío que entretiene hasta ponerte nervioso gracias a la parsimonia de algunos de estos pajueranos que “si los mandas a espiar, mueven la rama”. 

Los fans de Soderbergh encontrarán algún que otro guiño heredado de Ocean´s Eleven. El dato curioso es que si se le llega a preguntar al director lo negará categóricamente, ya que cuando se “retiró” declaró que lo hacía porque empezaba a sentir que ya había filmado determinadas tomas o había hecho escenas similares. Dijo estar aburrido y haber perdido la pasión y por eso prefería retirarse antes de repetirse en sus films. 

Más allá de las pequeñas similitudes que puedan encontrar, es una película entretenida que roza la comedia. Disfrutenlá.

 

Rating: 0/5.