Skip to main content

El fotógrafo marplatense que viaja por el mundo con el handball

Santiago Russo es un viajero de alma que ama registrar momentos con su cámara. Como fotógrafo de handball ya recorrió más de 30 países.
Argentinos por el mundo
Russo es un viajero de alma que ama registrar momentos con su cámara.
17 septiembre, 2019

“El 98% del mundo es bueno, por eso el 2% lo maneja”, dice Santiago Russo. Así sintetiza su experiencia recorriendo el mundo. Se gestiona a sí mismo en materia de logística, traslado, alojamiento y comida para realizar cada uno de sus viajes a cualquier lugar donde haya un torneo de handball de la selección argentina.

Verborrágico y decidido, montó su propio emprendimiento con profesionalismo y pasión por viajar y explorar nuevas culturas. El espíritu viajero que lo caracteriza lo convierte en un narrador de experiencias únicas alrededor del mundo. Desde 2012 en los Juegos Olímpicos de Londres, pero desde hace años que se dedica a difundir el handball.

“Comencé con la fotografía y la difusión del handball, deporte que yo practicaba en Mar del Plata. Desde 2012 resolví llevar mi experiencia por el mundo. Presenté proyectos en el Comité Olímpico, en la Federación, pero no tuve respuestas. En su momento hablaba con mis compañeros convenciéndolos del valor de tener recuerdos fotográficos de aquellos lugares a los que íbamos a jugar”, recuerda.

Durante los Juegos Panamericanos de Lima, Russo continúa engrosando la cantidad de países que conoció a través de su tarea: “Perú es el país 32 que he recorrido con el handball. Estuve en Egipto, en Groenlandia en un torneo adulto masculino, en China en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2014. Estos son los lugares más exóticos que visité”, enumera en un punteo rápido sabiendo que la lista es mucho más larga.

“Yo me defino como un viajero. Soy fotógrafo y periodista autodidacta. Pero lo que me mueve es conocer el mundo y hacer trascender el deporte que amo”, confiesa. “La fotografía es un instrumento muy válido para hacer conocer el deporte. Lograr las mejores fotos ayuda mucho al éxito de esta experiencia”, remarca.

“He dormido en hoteles de primera o debajo de una tribuna. Ahora estoy en la casa de uno de los jugadores de la selección peruana. Allí me armaron una carpa con un colchón inflable que es donde duermo con un San Bernardo gigante que me viene a despertar cada mañana”, cuenta divertido.

Un mundo distinto, de aventuras y recorridos. Nos pinta a un personaje singular que lleva por el planeta su pasión y su sueño sin olvidar sus raíces marplatenses. “Siempre trato de volver a ver a los míos. Eso me hace feliz”, reconoce.

Fuente: Un Lugar en el Mundo

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X