Skip to main content

Drinking my hair

La traducción literal no siempre sirve...
Cómo hablamos
11 noviembre, 2019

El novio de mi hermana no es de acá y no habla castellano. Él habla inglés, y en inglés se comunican. Ella, sin embargo, no quiere renunciar a hacerle sentir un poco de cómo somos los argentinos de primera mano, a pesar de las dificultades que conlleva la barrera del idioma. Es así que, relajada y como quien no quiere la cosa, cada tanto le hace traducciones literales de frases y expresiones que, fuera de nuestro contexto, no tienen ningún sentido.

El otro día, por ejemplo, quería explicarle que alguien le estaba tomando el pelo y –por qué no– probó con la literalidad: “He is drinking my hair”, le dijo. Por supuesto que él no entendió el concepto de ninguna forma, como tampoco entendió aquella vez que, para expresarle que debía sentirse más que satisfecho por algo, le dijo algo así como “you can’t complain” (“no te podés quejar”; a lo que él respondió: “No me estoy quejando”). O cuando estaba muy contenta con las canciones que estaban pasando en la lista de Spotify, y le dijo emocionada: “One after the other!” (“Claro, una atrás de la otra, como suelen sonar las canciones que están en una lista”, habrá pensado él).

Yo le digo que la traducción literal no siempre sirve, pero ella insiste. Quiere que él experimente lo que significa ser argentino, aunque eso implique incongruencias y desconcierto, porque a veces le cuesta poner en palabras todo esto que es tan difícil de explicar.

Rating: 4.0/5. From 5 votes.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X