Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una pelea bochornosa

Una noche que debía ser histórica terminó en bochorno por la indisciplina de Mathysse y Reuque

Una noche que se pretendía histórica, memorable, de la que el mundo del boxeo hablaría, finalmente lo fue, pero por el papelón que resultó ser: el combate entre Walter "el Terrible" Matthysse y Roberto "Munra" Reuque, dos exponentes del boxeo chubutense que se trasladaron hasta Rosario para protagonizar un verdadero bochorno.

Si bien Matthysse es nacido en Santa Fe, es una referencia ineludible del pugilismo chubutense, más precisamente de Trelew, al igual que sus hermanos Lucas y Soledad, y actualmente también su hijo Walter Ezequiel. Roberto Reuque, nacido en Dolavon, un pintoresco pueblo que queda a poco más de 30 kilómetros de Trelew, fue un boxeador aguerrido, guapo, "fajador".

Ambos se habían enfrentado una sola vez, en el amateurismo, y el réferi le levantó la mano a Reuque como ganador. De aquella vez quedó la pica.

En octubre de 2005, con ambos en la cresta de la ola, se volvieron a ver las caras –ahora como profesionales– en una pelea súper promocionada, con televisación internacional, con los medios chubutenses viajando hasta Rosario para transmitir en vivo y en directo: se vivió como la previa de un clásico.

El juego verbal, clásico del boxeo, fue subiendo de tono. Incluso, en la previa del combate, se negaron a posar juntos en la clásica foto que los púgiles se sacan luego del pesaje. El clima estaba caldeado y aquella pelea amateur parecía generar resquemores entre el "Munra" y el "Terrible", que prometió ganar por knock out en el segundo asalto.

Llegó la noche más esperada, en el estadio cerrado de Newell 's Old Boys. Mathysse-Reuque, Reuque-Matthysse, con el título latino de la OMB de la categoría welter en juego, que estaba en manos del "Terrible".

Sonó la campana y Matthysse fue al frente, sin mediar ningún saludo cordial comenzó a golpear, pero Reuque, que no era ningún improvisado, se plantó y se le animó al noqueador. Al terminar el primer asalto, el "Terrible" metió un derechazo descendente en el rostro del dolavense que lo mandó a la lona. Aunque hizo un pequeño festejo en tono de burla, el árbitro del combate, Luis Guzmán, no computó la caída, en la primera polémica de la noche.

Comenzó el segundo round y Mathysse salió a cumplir su promesa de KO2, pero Reuque, firme, no se dejó doblegar por la fortaleza del "Terrible" y continuó aguantando los embates y animándose también a golpear, aunque el que el campeón se mostraba superior a pesar del estoicismo del retador. 

Sonó la campana y comenzó el bochorno

Los boxeadores habían quedado cruzados en relación a sus rincones y se miraron feo. Matthysse dijo algo y le pegó una trompada al "Munra", que reaccionó con una patada y un golpe en la nuca ante la atónita mirada de los espectadores que habían colmado el gimnasio rosarino.

Luis Guzmán descalificó a los dos y la pelea fue declarada sin decisión, lo que derivó en una silbatina generalizada ante el bochorno del que eran testigos. Luego llegaron las acusaciones cruzadas, el entrenador de Reuque aseguró que "todo fue un circo para beneficiar a Mathysse", y agregó que tras la piña fuera de tiempo del primer round, el campeón debería haber sido descalificado.

Fue una noche histórica, memorable, pero lamentablemente no lo fue por el alto nivel de los boxeadores, sino por el bochorno que protagonizaron.

La carrera de ambos continuó, aunque ya no fue lo mismo. Entre 2005 y 2009 Mathysse disputó 8 combates más. Todos terminaron por la vía rápida (como sucedió en toda su carrera). Ganó 3 y perdió 5 para culminar su paso por el box profesional con un récord de 26 victorias, 5 derrotas y una pelea sin decisión.

Reuque, por su parte, peleó hasta el 2013 y su récord fue de 32 victorias –20 por KO– y 3 derrotas.

¿Qué hubiera sido de sus carreras de haber llegado al final? Nunca se sabrá. Las cosas son como pasaron, si hay lamento en alguna de las partes, ya es tarde para arrepentirse.

 

Rating: 3.50/5.