Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un genio del básquet y de la vida

Manu Ginóbili es un ejemplo de superación. Y, siempre que puede, comparte su experiencia. Recientemente, en una conferencia virtual.

Los verdaderos grandes del deporte se destacan tanto dentro como fuera de la cancha. Manu Ginóbili no solo es una leyenda del básquetbol argentino: también es un ejemplo de superación y de empeño. Y tenemos la suerte de que comparta sus experiencias. Recientemente, realizó una conferencia, en el marco de Experiencia Endeavor Virtual, donde reflexionó sobre el deporte y todo lo que está a su alrededor.

A la hora de llegar a una meta, siempre hay dificultades, lo importante es saber cómo superarlas. Figuras de la talla de Manu Ginóbili también se han encontrado con obstáculos en su camino. Nunca es fácil llegar a la cima. Para él, la clave fue adquirir la capacidad de adaptarse a los cambios que le fue demandando su carrera.

En la conferencia virtual que brindó el exbasquetbolista –que recientemente fue incluido entre los mejores 60 de la historia de la NBA, en un ranking elaborado por periodistas especializados–, Manu reflexionó sobre su experiencia deportiva y sobre los cambios que se dieron en la NBA.

Palabras de Manu

“Cuando era chico sentía que tenía una traba mental con el tema logros y todo eso. Tuve decenas de golpes, quizás centenares. ¿Cómo lidiaba con eso? Como todo chico. Cuando quedé afuera de una selección provincial, mi único recurso fue cerrar la puerta fuerte, ponerme abajo del escritorio y llorar. Después uno va madurando, aprendiendo de las frustraciones y teniendo más herramientas. Hasta que llegás a los 35 y, en vez de ponerte a llorar, por ahí le pegás unas piñas a la almohada, pero después pensás por qué pasó y qué hacer para que, si te pasa de nuevo, no te sientas de esa manera”.

Manu también contó sobre las herramientas que lo ayudaron en situaciones complicadas: “¿Cómo superás frustraciones si no te hablás a vos mismo como le hablarías a un amigo? Es un concepto muy fácil y sencillo que lo llevé a la práctica y me ayudó muchísimo”.

Escuchar a Manu Ginóbili siempre es un placer. Además de su apasionante experiencia deportiva, sus consejos pueden extrapolarse a cualquier otro ámbito de la vida. Desde la humildad, siempre abierto a aprender, Manu pudo adaptarse a cambios y superar frustraciones. Y eso es algo por lo que todos atravesamos en algún momento de nuestras vidas. Muchas gracias, genio.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Herederos dorados
En Río Tercero, nació el primero
Rating: 0/5.