clima-header

Buenos Aires - - Sábado 18 De Mayo

Home Gente Deportes Selección Nacional Femenina de fútbol: Un fracaso con lecturas a futuro

Selección Nacional Femenina de fútbol: Un fracaso con lecturas a futuro

El equipo finalizó el Mundial Australia-Nueva Zelanda 2023 con dos derrotas y un empate, torneo donde el bajo nivel físico y deportivo fueron determinantes. Balance por Gabriel Imparato.

Deportes
Selección Nacional Femenina de fútbol

Nadie lo dice oficialmente, pero ningún jugador o jugadora que integre un seleccionado nacional en estos meses tiene ganas de participar de un campeonato mundial, después de la soñada consagración del equipo mayor de fútbol en Qatar 2022. Las presiones que los equipos o singlistas de las diferentes especialidades deportivas atraviesan actualmente, al vivir las incómodas comparaciones con el equipo de Lionel Messi y sus socios, se vuelve a esta altura de los hechos sencillamente insoportable. Y si no que lo digan las chicas que en julio disputaron el Mundial Australia - Nueva Zelanda 2023 de fútbol, una complicada participación que tal como anticipaban varios especialistas del área, no logró cumplir con ninguno de aquellos objetivos prefijados antes de viajar a la zona de Oceanía a disputar un difícil campeonato, competitivo torneo que halló a las jugadoras blanquicelestes en una zona por demás complicada.

El actual equipo femenino dirigido por Germán Portanova, un experimentado deportista que participó como jugador en clubes de Argentina, Chile, España, Paraguay e Italia llegó a territorio neocelandés con dos objetivos centrales. El primero de ellos, aunque suene en su razonamiento muy curioso, daba pistas sobre el nivel alcanzado hasta el momento por la escuadra de mujeres abocadas a esta especialidad, pues ese logro que se buscaba para la presencia en dicha nación era conseguir la primera victoria en un mundial, algo que habla a las claras del bajo nivel que este plantel viene exhibiendo en los pocos mundiales a los que logró clasificar, casi siempre entrando por la ventana de los cupos existentes. Además de conseguir el primer triunfo en una competencia de esta magnitud, el otro objetivo que la selección femenina llevó en sus maletas era conseguir la clasificación en su zona. Tras unas semanas cargadas de mucha frustración, tensión y presiones, el plantel regresó a la zona de arribos en Ezeiza sin nada de lo anhelado en la ilusoria etapa previa.

Germán Portanova

Debutando en el “grupo de la muerte”

Los menos optimistas podrán señalar que Argentina tuvo la desgracia de caer en un grupo muy complicado no solo para conseguir su primera victoria, sino también alcanzar uno de los dos cupos que ofrecía cada sector de la primera fase de competición. Italia, Sudáfrica y Suecia eran en los cálculos previos selecciones que nadie tenía ganas de cruzarse en esa primera ronda. Todo estaba pronosticado como un cuesta arriba realmente muy tortuoso y desde el inicio, la selección femenina supo que viviría un duro calvario antes de cantar victoria.

Los tres encuentros que disputó Argentina vivenciaron características muy desiguales: el debut ante Italia, donde las cosas podían ser más luchadas, finalizó con la derrota de las chicas de nuestro país por la mínima diferencia, partido donde el nivel del seleccionado celeste y blanco alternó momentos para ilusionarse y otros para un pre-infarto. En uno de estos últimos, un veloz contragolpe de las italianas finalizó con el único tanto del choque. Después de una caída que golpeó fuerte en el ánimo de las jugadoras, Argentina salió a jugarse a un todo o nada contra las sudafricanas, planteo que expuso un doble riesgo. Por un lado exponer a una estructura todavía sin solidez en lo defensivo a comerse una goleada, pero al mismo tiempo a utilizar energías extras, descuidando la reserva física para el último choque en ese complicado grupo que les tocó a las jugadoras blanquicelestes en esta oportunidad.

Argentina-Sudafrica

"Ser más profesionales"

Esa peligrosa apuesta física para conseguir un buen resultado que lo ubicase cerca de la clasificación, finalmente obró como una fuerte espada de Damócles, dado que Argentina se encontró en un momento del partido con el resultado 2 a 0 abajo, sin demasiadas piernas a la hora de buscar la igualdad y tomando conciencia que la remontada podría pasarles una ingrata factura física a las jugadoras mirando al tercer y último choque de la difícil zona de grupos. Pudo mucho más el amor propio de las deportistas argentinas para conseguir el empate, casi cuando el pitazo final se aproximaba, una igualdad que se vivió casi como un enorme triunfo en medio del cuadro inicial que planteó el duelo a mitad de recorrido. Ese esfuerzo para mantener las esperanzas de clasificar, terminaría doblegando la resistencia corporal del equipo femenino, plantel que en el segundo tiempo frente a Suecia no logró reponerse del desgaste, perdiendo por 2 a 0 en un encuentro donde las jugadoras europeas tuvieron la chance de lograr, de haber apretado el acelerador, una diferencia mayor en cada contragolpe durante el segundo tiempo sobre las cascoteadas espaldas blanquicelestes.

¿Estaba en los planes de alguien la eliminación del equipo argentino en primera fase? En la previa, la prensa especializada estimaba posible un paso a segunda ronda, rasguñando a más no poder el segundo cupo de esa situación clasificatoria, pero el empate 2 a 2 ante las sudafricanas pareció signar el destino del conjunto de nuestro país. El añejo DT Germán Portanova se refirió puntualmente al asunto, un tópico donde no se guardó nada ante esos medios que seguían de cerca la actividad de las jugadoras en el moderno hotel donde estas deportistas estaban concentradas. Delante de media docena de grabadores digitales y tres cámaras de celulares, el entrenador sostuvo que “tuvimos bastantes errores, percibo sobre lo ocurrido que nuestro peor momento se dio probablemente en el primer tiempo ante las sudafricanas. Ellas terminaron clasificando. Hay naturalmente un montón de aspectos en los que debemos mejorar. Está claro que para competir de igual a igual contra todas estas selecciones hay que entrenar mejor, cuidarnos y ser más profesionales, esforzarse más”.

¿Quién dijo que esta todo perdido?

Obviamente una de las bajas más sensibles que tendrá la nueva selección argentina será la partida de Estefanía Banini, quien por cuestiones de edad admitió que este fue su último mundial. Consultado sobre esta jugadora que abandona al equipo, Portanova planteó ante los medios especializados en el Estadio Hamilton su punto de vista con respecto al futuro armado del equipo ante ciertas deserciones “Banini le deja un montón a la selección, ella aún no se retiró, es una deportista increíble, mucho más de lo que se piensa, admiro todo lo que ha hecho. Pero en este mundial también incorporamos bastante gente joven para ir mechando, está claro que existe mucha diferencia entre un campeonato local y un choque de tono mundialista, pero estamos obligados a buscar alternativas y seguirlas a lo largo del tiempo. La selección clasificó dos veces al Mundial, también fue protagonista en la Copa América, entiendo que no es algo fácil para el fútbol femenino argentino. Advertí en este mundial que las jugadoras convocadas que no seguirán dejan muchísimo, espero que las más jóvenes que vienen detrás puedan aprovechar estos conocimientos”.

Estefanía Banini

Presionadas por cierta industria mediática que subliminalmente le insufló la dura presión no sólo de conseguir buenos resultados en el torneo de Oceanía, sino también de volver a Buenos Aires con la Copa, la selección comandada por Germán Portanova cargó con una tensión que no le correspondía, fruto del triunfalismo que provocó que cualquier conjunto o representante de nuestro país iguale la hazaña de Qatar.  Con cierta incomodidad ante un sector de la sociedad que exhibe esos resabios del patriarcado en retroceso criticando a las jugadoras, naturalmente el panorama existente al finalizar este nuevo mundial, no crea el clima y las condiciones apropiadas para que una nueva edición de esta competencia, nos encuentre con mejor nivel que el observado hace muy pocas semanas en la zona oceánica, con resultados decididamente poco alentadores.

 

Imágenes: Télam

Fecha de Publicación: 13/08/2023

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Macarena Sánchez Jeanney Comienza el profesionalismo en el fútbol femenino argentino
Basta de fútbol!!!

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Nostálgicos
Carreras de autos Midget Carreras de autos Midget en Ferro

Recuerdos y emociones de ese Buenos Aires de ayer.

Historia
Alfonsin Menem 1989 Carlos Menem. La Argentina deja el 45

El profundo cambio político, económica y social de sus dos presidencias partieron la historia nacion...

Empresas y Negocios
Una empresa que lidera Una empresa líder en electromecánica

Fundada en 1961, la firma tiene sus instalaciones en la ruta 7 de San Martín, Mendoza. En electromec...

Emprendedores
David Dentice. El Señor de las Llamas David Dentice. El Señor de las Llamas

La historia de David Dentice es sacrificio y esfuerzo extremo. Conocé de la mano de Rodolfo Llanos d...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades