Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Rubén Galván: el formoseño que cumplió sueños

En el día de su cumpleaños, recordamos el gran desempeño de este formoseño que dejó su corazón en la cancha y marcó a fuego las líneas de un buen juego.

Rubén Galván es símbolo del éxito deportivo e ícono del futbol argentino. Su carrera estuvo plagada de títulos entre ellos, su aporte al campeonato del mundo de 1978 para la selección argentina. De a poco, metiendo taquito y gambeta en el mediocampo, fue creando un extenso currículum de coronas con la camiseta de Independiente de Avellaneda.

 

Inicio de la leyenda

El Negro nació en Comandante Fontana, una localidad de Formosa, un día como hoy, el 17 de abril de 1952. Desde pequeño soñó con triunfar en la cancha, y de a poco, lo logró. Jugaba de mediocampista y su primer (y casi único) club, fue Independiente de Avellaneda, donde debutó un 5 de septiembre de 1971 por la 32da fecha del Torneo Metropolitano de ese año. 

Ese día, ingresó a los 10 minutos del segundo tiempo en lugar de Antonio Moreyra en el encuentro que Independiente empató como visitante por 1-1 ante River Plate. Ese día, fue el inicio de una gran leyenda...

 

El Negro era rojo

Este reconocido deportista realizó casi toda su carrera en el Rojo. Allí se forjó como un mediocampista de primer nivel y alcanzó los máximos logros de su carrera, entre los que se destacan la obtención de cuatro Copa Libertadores entre 1972 y 1975.

 

Jugar con la herida abierta

En la 5ta fecha del Torneo Metropolitano de 1975, Independiente enfrentaba a Ferro en Caballito. En una fuerte jugada, Galván trabó una pelota con Roberto César Franco, marcador lateral del "verdolaga", cayó al suelo con visibles muestras de dolor. Por este motivo, fue retirado del campo de juego por los auxiliares y el Dr. Fernández Schnorr, quien tras aplicarle el spray analgésico, aconsejó el cambio.

 El técnico Miguel Ignnomiriello le preguntó a Galván si podría continuar hasta el entretiempo, a lo que el jugador le respondió que sí. En el vestuario lo infiltraron con 4 ampollas de lidocaína y salió a disputar el segundo tiempo rengueando. A los 10 minutos fue reemplazado por Pedro Magallanes, lo trasladaron al Hospital Argerich donde las placas radiográficas señalaron una fractura de peroné. Galván había jugado casi 50 minutos con su pierna fracturada.

 

Rojo y nacional

Galván fue parte de la plantilla de César Luis Menotti en el Mundial de 1978, uno de los más importantes de la historia de nuestro país. Ya que se trató del Mundial que tuvo como sede a Argentina, y el que hizo que la selección nacional levantara la primera Copa del Mundo.

Es el quinto futbolista del Rojo con más partido internacionales. Más allá de las mencionadas Libertadores, también acumuló tres Intermaericanas (1973, 74 y 76) y una Intercontinental (1973), en la recordada final con Juventus. También obtuvo dos títulos locales. Es el segundo futbolista campeón del mundo con Argentina –entre los de 1978 y 1986– en morir tras lo ocurrido con José Luis Cucciuffo en 2004. Es uno de los futbolistas más condecorados en la historia del fútbol argentino, con 4 Copas Libertadores, dos Campeonatos Nacional y una Copa del Mundo en su haber. 

El 14 de marzo de 2018, falleció en el Hospital Fiorito, dejando una herida abierta al ámbito futbolístico y al Rojo.

 

Rating: 0/5.