Buenos Aires - - Martes 24 De Noviembre

Home Gente Deportes Que lo profesional no tape la pasión

Que lo profesional no tape la pasión

Veo a los relatores partidarios como pequeños Quijotes

Deportes
Si hay algo que me encanta son los relatores partidarios. Yo soy hincha de un equipo chico, que hoy está en la Primera B Metropolitana (tercera categoría del fútbol argentino) y que, salvo en alguna que otra época, me exige hacer malabares para seguirlo por la radio (ni hablar de la televisión: es directamente imposible). Entonces, quizás, por cuestiones personales, veo a los relatores partidarios como pequeños Quijotes que van poniendo plata de sus bolsillos para acompañar a sus equipos por estadios inhóspitos para que el puñadito de interesados podamos saber cómo va el partido.Pero no es sólo por eso que me gustan. Una de las primeras cosas que estudié cuando terminé el secundario (todavía no me explico por qué) fue, precisamente, periodismo deportivo. Me egresé en diciembre del 2001 (el 20 de diciembre, día que estuve en la Plaza de Mayo, desayuné sanguchitos de miga que habían sobrado del “ágape” de egreso), lo que ya les dará una idea de cómo venía el mercado laboral en ese entonces. Durante ese año trabajé en el diario Olé, cubriendo, precisamente, partidos de ascenso. Y al día de hoy, podría decir que me dio tanto asco la forma en la que se trabajaba, que no sólo me alejé para siempre de la actividad, sino que mermó considerablemente mi interés en el fútbol local. Entonces, a los relatores partidarios les respeto precisamente eso: como son profesionales pero “más o menos” (no porque no lo sean, sino porque tienen pocas presiones, no le dan explicaciones a nadie), pueden seguir siendo apasionados, irreverentes, eufóricos. Y creo que nada en la vida se consigue sin pasión: uno realmente experimenta la intensidad de la experiencia cuando, no permite que el logos silencie al pathos (si me escucha Sartre me mata).Así que, desde acá, mi saludo más cordial para los relatores partidarios. No cambien, no la careteen. El gol del rival no se grita. La expulsión propia se discute a muerte. Y, claro, la derrota se sufre. Pero la victoria se disfruta. Sin medias tintas. Así hay que vivir.

Fecha de Publicación: 04/09/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Empresas y Negocios
 vitivinicultura La vitivinicultura y sus verdugos

La vitivinicultura mendocina debe luchar, en cada temporada, contra algunos factores imponderables c...

Argentinos por el mundo
cuchillos Crack de los cuchillos 

Diego es crack haciendo cuchillos. Hizo uno con partes del símbolo de Santa Fe y hoy está en Estados...

Argentinos por el mundo
Familia Nómade Familia Nómade, segunda parte

Si querés saber cómo llevar una vida de manera nómade, no te pierdas esta nota.

Tradiciones
 Coronel Arnold Santa Fe Sol y amistad en Coronel Arnold

¿A que no conocías el pequeño pueblo santafesino de Coronel Arnold? La Fiesta Nacional del Sol y la...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades