clima-header

Buenos Aires - - Viernes 01 De Julio

Home Gente Deportes Primer Superclásico 2022: Un Boca “amarillo” noqueó a un River con mandíbula floja

Primer Superclásico 2022: Un Boca “amarillo” noqueó a un River con mandíbula floja

En un tradicional partido de mucha marca y presión, los millonarios y Xeneizes tuvieron opciones para convertir, un duelo donde una avivada de Sebastián Villa y la inolvidable actuación de Agustín Rossi le permitieron a los visitantes un histórico triunfo.

Deportes
BOCA Superclásico

El primer superclásico del año venía cargadísimo y los eternos rivales pusieron de todo para llegar a este duelo inicial de la temporada 2022, calentando una confrontación que se imaginaba áspera pero abierta a muchos ataques generados sobre el arco contrario. Boca Juniors unos días antes solicitó jugar el partido con su nueva camiseta auxiliar de color amarillo, supuestamente por una decisión surgida del diálogo del Consejo de Fútbol con un chamán, lo que motivó desde bromas hasta críticas de variada bronca. River a través de su técnico decidió anunciar 48 horas antes la formación, como haciéndole saber que aún vestidos con trajes del siglo 18, los visitantes se volverían a casa con una derrota de magnitudes inolvidables. El cruce entre ambos equipos significaba distinto, pues para Marcelo Gallardo constituía la posibilidad de ampliar los números a favor en condición de local, mientras que para la gestión de Sebastián Battaglia el encuentro podía elevarlo a un momentáneo olimpo o ponerle cuenta regresiva al lapso dirigiendo a sus jugadores. Con una tarde fresca y suavemente ventosa, ambos salieron a la cancha con un libreto a cumplir, un domingo de superclásicos que venía indicando que a los equipos locales las cosas no les estaban saliendo como lo pensado. En el court de la zona de Núñez estaba por ocurrir exactamente lo mismo, en una histórica tarde.

Gallardo-Battaglia

El primer tiempo, tal como se esperaba fue un prolongado y predecible dominio de River, que buscó definirlo de arranque, pero los ataques millonarios terminaban una y otra vez en un murallón de piernas que blindaron el arco visitante, partido donde Boca le complicaba las incursiones a su rival marcándolo en la zona de tres cuartos, generándole un desgaste al plantel local que se notaría en la segunda parte. El equipo dueño de casa tuvo durante la etapa inicial dos jugadas para abrir el marcador, la primera a los 29´ cuando una apilada de Julián Álvarez dejó a cuatro rivales en el camino entrando al área grande, un remate firme que rebotó contra el pie derecho del arquero boquense, cuando la hinchada ya cantaba el primero en esa media hora de juego. Faltando dos minutos para terminar el primer tiempo un tiro libre para los locales pateado también por Álvarez se fue arriba, dos ocasiones que dejaron la sensación de un duelo inclinado para el club local apenas pudiese concretar en la valla contraria una oportuna elaboración de pases. Del otro lado, Boca marcaba firme a metros de los defensores de River para complicarles el armado, estratégico planteo donde el marcador peruano Advíncula se divirtió revoleando rivales hasta que el juez Herrera le mostró la amarilla. Con el jugador de color condicionado por la advertencia, las cosas por esos minutos no venían bien para la visita, porque el “Pipa” Benedetto no lograba perforar las piernas rivales y solo el colombiano Sebastián Villa ponía voluntad y energías para un ataque sin demasiada contundencia en su armado.

 

 

En el entretiempo, consciente que si no ponía modificaciones, Sebastián Battaglia mostró una cantidad de reflejos y reacciones impropias de su gestión. Por un lado Nicolás Figal reemplazó al defensor peruano, en tanto que Luis Vázquez ocupó el lugar de Benedetto en la delantera, dos cambios que con el correr de los minutos demostrarían una espectacular renovación en la actitud del equipo visitante. Antes del único tanto del partido, el duelo en ese inicio dejó dos postales muy claras que la segunda parte ya no sería un gran monólogo de los dueños de casa. A los 3:30 un ataque de Boca por la izquierda dejó expuesta cierta vulnerabilidad en la defensa millonaria y 45 segundos después el contragolpe del equipo local también pudo convertirse en la apertura del encuentro. El fatídico minuto 8 encontró a Luis Vázquez con un pase por la izquierda al fondo dentro del área grande, una pelota que Leandro González Pires en vez de sacarla rápido a cualquier lugar prefirió dejar que la tomara su arquero, pero la salida del 1 de River fue sin dudas más lenta que el famoso tanque del General Alais, momento de indecisión donde el colombiano Sebastián Villa se metió entre ambos. Primero robó el balón y con Armani buscando bloquearle el remate, la estiró unos metros hacia su derecha anulando la defensa del guardametas, segundos donde con un derechazo a media potencia mandó la pelota muy lenta al fondo de las redes. Fue impresionante el silencio que se apoderó del Monumental en esos complicados segundos.

Boca-River

Con la ventaja a su favor y sabiendo que se le vendría un torbellino de ataques encima, la disposición de los visitantes fue no quedarse muy amurado en el fondo rechazando cuanta pelota bordeara el área grande, decisión que le complicó bastante los ataques el local justo en un momento donde la irregularidad del equipo dueño de casa se percibía en cada balón trasladado a campo rival. Acostumbrado a que los ataques no le generaran dolor, Boca en ese arranque de la segunda parte tiró una gran trompada y descubrió sorpresivamente que River tenía la mandíbula floja, padeciendo más de lo acostumbrado cada una de las duras respuestas de los Xeneizes cuando recuperaban el balón. El gran protagonista del partido a esa altura del duelo había tenido un par de apariciones, pero llegaba el momento donde su presencia alcanzaría una notoriedad contundente, frustrando uno a uno todos los ataques que venían hacia su valla. Agustín Rossi, un especialista que amargó a River atajando una importante cantidad de penales en dramáticos duelos desde los doce pasos, este domingo se recibió de arquero completo sacando absolutamente todo lo que le tiraron. Se venía allí delante de 60 mil hinchas insultándolo cada segundo una jornada heroica, donde mostró a cada instante sus buenos reflejos para defender el cero en el arco visitante.

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Boca Juniors (@bocajrsoficial)

 

Marcelo Gallardo, presionado por el duro derechazo que se incrustó a poco de arrancar la segunda parte, metió como era de esperar a Juanfer Quinteros por Simón, obvio planteo a la hora de reforzar el ataque millonario sobre un Boca que marcaba firme a reglamento, a la espera de alguna contra que le permitiese liquidar el pleito. Los ataques de River fueron lloviendo sobre el área boquense, con pelota parada, disparos intermedios o alguna cabeza buscando hallar descolocado al guardametas visitante, pero Agustín Rossi en cada intento local demostró una gama de recursos que muchos no le conocían, achicando la valla en un duelo donde cada vez que fue exigido, expuso que no les sería tan sencillo a los locales el anhelado empate en ese partido muy complicado. Si el libreto de Battaglia era reducir los daños del choque ante su oponente cuando el partido estaba empatado, el mismo tampoco sufrió demasiadas innovaciones con el equipo dueño de casa desatando ataques constantes sobre la valla del arquero visitante, pero sin embargo las salidas de su equipo mediante las incursiones de Juan Ramírez buscando a sus delanteros, ofreció en algunos momentos la inédita posibilidad de liquidar el partido con un equipo que atrás sintió el impacto del gol y lo que ese gigantesco error compartido de Pires y Armani significaba a esa altura de los segundos 45 minutos.

 

 

Ambos tuvieron chances para convertir en un partido donde el gol de Villa rompió todo lo que figuraba en la previa del partido, con varias situaciones para los locales, ataques que a medida que pasaban los minutos chocaban con un Rossi imperturbable que sacaba todo lo que le tiraban. De contra Boca tuvo tres jugadas, otra vez sobre la izquierda que Armani le desvió a Villa, otra que el arquero logró atajar y un fuerte disparo desde afuera desde la derecha que se fue muy arriba. River intentó todo lo que conoce y las incursiones sobre el arco visitante lo tuvieron cerca del empate, pero no esperaban que el arquero Xeneize en ese duelo tan complicado tuviese en ese atardecer la mejor performance de toda su carrera defendiendo los tres palos. Faltando menos de 5 minutos llegó la jugada cumbre del duelo protagonizada por dos jugadores de nombre Agustín, pelotazo que Palavecino cabeceó en el área grande buscando derrotar al arquero por arriba al verlo algo adelantado, momento donde Rossi retrocediendo muy bien en un dramático vuelo hacia su valla logró tocarla en cercanía del arco para desviarla por arriba del travesaño. Allí en ese instante, el 1 de Boca bajó la persiana definitivamente, mientras los jugadores de River miraban desconsolados la jugada que al menos pudo darles el empate. Un centro de Juan Fernando Quinteros en el descuento terminó con una buena salida del arquero boquense y Darío Herrera marcó el final de un partido jugado a cara de perro en cada pelota.

 

 

El primer superclásico además de generarle un duro dolor de cabeza a los millonarios con una derrota tan sorpresiva, expuso situaciones que el fútbol todavía no lograr erradicar en estos tiempos. Los hinchas locales cometieron graves incidentes afuera del Monumental a la hora del ingreso, vulnerando molinetes, ingresando sin las habilitaciones respectivas y para terminar de completar una jornada nefasta, no tuvieron mejor idea que lanzarles gran cantidad de botellas y otros objetos al equipo visitante se retiró del campo de juego, grave situación que la policía atenuó con sus escudos para proteger a los jugadores que recibían de la hinchada local violentas manifestaciones de la bronca por el resultado. La pregunta que sobrevuela a cualquiera es como será el final de los partidos cuando el Monumental tenga más plateas cerca del campo de juego, y no halla valla o blindajes para proteger a los jugadores tan cerca de la tribuna. Mientras en el vestuario visitante todo era fiesta y delirio, los drones colocados por la televisación al final del encuentro mostraban la muy desangelada procesión de 60 mil hinchas locales yendo lentos en busca de sus autos o el transporte público, emulando un silencioso funeral después de una noche con resultado inesperado. En un choque con planteos previsibles, Boca logró la mínima diferencia con un desacierto defensivo local, llevándose tres puntos que sumaron oxígeno para la gestión de un Sebastián Battaglia discutido en su cargo durante el último mes de trabajo. Este Boca “amarillo” por recomendación chamánica y un notable arquero en una velada muy memorable, le dieron a los Xeneizes un histórico triunfo después de cuatro años y medio de no vencer a su oponente en el estadio de las calles Udaondo y Figueroa Alcorta.     

 

Imágenes: River Plate / Boca Juniors

Fecha de Publicación: 22/03/2022

Compartir
Califica este artículo
4.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Tinelli LPF El conflicto en la LPF no tiene fin: Marcelo Tinelli impugnó en la justicia la nueva lista
Lionel Messi Si Messi no gana con Argentina el “Mundial Qatar 2022” ingresará en una encrucijada crucial para su futuro

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Adepa2022 Premios Adepa el Periodismo 2022. Lauros a un servicio público esencial

Hasta el 31 de julio tenés tiempo de participar en la convocatoria a colegas y estudiantes universit...

Editorial
Adolfo Prieto Adolfo Prieto. Sobre la indiferencia argentina

Continuando el rescate de pensadores argentinos esenciales, el crítico literario Adolfo Prieto en un...

Música
Tango Gardel Buenos Aires es Gardel

El Mudo fue, antes que nada, un porteño de ley. Un amor que empezó en pantalones cortos con su Bueno...

Historia
Eduardo Wilde Los descamisados, versión 1874

El descamisado no es un invento del siglo XX, ni exclusividad de un partido. Antes de mis descamisad...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades