Buenos Aires - - Martes 11 De Agosto

Home Gente Deportes No tenemos derecho a ver fútbol

No tenemos derecho a ver fútbol

Tema de la semana: lo que (no) dejó la Superfinal.

Deportes
Iba a escribir estas líneas el sábado a la tarde, cuando la superfinal que los 40 millones de argentinos esperábamos como pocas veces esperamos algo hubiera terminado. Yo me imaginaba que iba a ser un partido muy peleado, en el que ninguno de los dos iba a querer perder y los riesgos serían mínimos. Mirando los antecedentes del partido de ida estuve hasta el viernes a la noche chequeando que el clima acompañara. Me fui a dormir tranquilo: el pronóstico anticipaba una tarde hermosa de primavera.El sábado me desperté temprano. Estaba ansioso. Yo, ya lo dije, soy de Atlanta, pero mi mujer es de Boca. Y es lo que podríamos decir una “fanática” de Boca. Además, sabe de fútbol. Acarrea una tradición familiar: su padre era de Boca y su abuelo era de Boca y todos muy fieles. Siempre sospeché que había algo en los partidos xeneizes que le recordaba épocas más felices cuando miraba, en familia, las victorias azul y amarillas. Aprovecho a mandarle desde acá un saludo a mi suegro, al que lamentablemente nunca pude conocer. Ojalá que esté donde esté no se haya enterado del mamarracho que hicieron con su deporte favorito.Decía que el sábado me desperté temprano y como estaba lindo nos fuimos a almorzar con mi mujer y mi hijo a un bodegón del barrio. Mesas en la calle, solcito. No podíamos pedir nada más. Sólo una cosa: que el tiempo pasara rápido. Ahora sí estábamos ansiosos. De vuelta del almuerzo paramos en el almacén a comprar lo que nos tocaba para la juntada. Íbamos a ver el partido con unos amigos en casa. Volvimos casi al trote. Queríamos ver la previa. Todavía no habían llegado los invitados cuando todo se empezó a complicar. Mi mujer estaba tratando de dormir al bebé para que estuviera del mejor humor posible a las 16. Nunca se durmió. Mirándolo retrospectivamente, creo que fue una premonición.Empecé diciendo que iba a escribir estas líneas el sábado. Después pasó para el domingo (aunque tengo algunos amigos periodistas deportivos, algunos de ellos muy bien informados, que ya me afirmaban que el domingo no se jugaría). Y el domingo a la tarde estaba tan triste que no pude. Recién me recompuse hoy. Aunque la tristeza no se me fue. Creo que me va a acompañar durante un tiempo bastante largo.

Fecha de Publicación: 30/11/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira y respondió "El cuestionario arg...

Argentinos por el mundo
drop-jazmin1 Del fernet cordobés al café árabe

Te contamos la historia de una cordobesa que está triunfando del otro lado del charco. Trabaja en el...

Tradiciones
Una celebración de buena madera Una celebración de buena madera

La ciudad misionera de San Vicente se convierte todos los años en cuna de la Fiesta Nacional de la M...

Historia
Historia43 La otra forma de hacer ciudad

El cambio de modelo que la modernidad impuso influyó de manera muy fuerte en los estándares de vida....

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades