clima-header

Buenos Aires - - Domingo 24 De Octubre

Home Gente Deportes Murió José Rafael Albrecht, el defensor que tenía poder de gol y notable eficacia en los penales

Murió José Rafael Albrecht, el defensor que tenía poder de gol y notable eficacia en los penales

Recordado especialmente por los hinchas de San Lorenzo que no olvidan su participación en Los Matadores y Los Carasucias, el marcador central del Ciclón falleció este lunes a los 79 años afectado por COVID-19.

Deportes
José Rafael Albrecht

No todos los jugadores que marcan pasan al ataque y encima anotan seguido. La historia del fútbol argentino siempre lo tuvo en un lugar de consideración, primero por su enorme fortaleza marcando, pero también por la tranquilidad a la hora de patear penales y definir ante situaciones realmente complicadas. Como consecuencia de una “pulmonía bilateral” que lo tuvo en la terapia intensiva del Hospital Español, el tucumano José Rafael Albrecht perdió la vida este último lunes en Buenos Aires, afectado por COVID-19, agrandando la lista de deportistas que en los últimos meses fallecieron a raíz de esta nueva enfermedad.

 

Considerado como una gloria eterna de San Lorenzo, con destacadas menciones en todos los equipos en los que participó, el tucumano dio su última batalla a los 79 años, semanas en las que peleó cuerpo a cuerpo con esta infección, de la misma manera que marcaba a sus rivales sin dejarles oxígeno para atacar, pero en este caso tras una leve recuperación, el duelo por su salud lo halló perdedor para enorme tristeza de los que lo vieron jugar y aquellos que escucharon sus anécdotas de boca de aquellos jugadores privilegiados que compartieron partidos y campeonatos con esta leyenda del balompié.

 

En San Lorenzo, la novedad sobre su desaparición física provocó profunda conmoción y las figuras que participaron de la institución cuando Albrecht integró Los Carasucias y Los Matadores, equipos inolvidables del Ciclón, no ocultaron su pesar por la pérdida de un hombre que se hizo querer muchísimo dentro y fuera de la cancha. Shockeado por la noticia, Héctor “Bambino” Veira, fue el que más lo recordó a pesar del dolor por haber perdido a un compañero de aquellas formaciones que la gente recordaba de memoria y recitaba sin titubear de manera ordenada.

 

“Un defensor magnífico, con una potencia descomunal, sacaba del arco y teníamos casi un centro en el área rival con una dirección asombrosa, ni hablar a la hora de patear los penales, quedate tranquilo pibe que si pateaba Rafael era gol”, explicó el legendario y muy querido volante de San Lorenzo que también sobresalió como técnico en ese club y también en River Plate durante el ciclo 1985-1987. El impacto de la muerte del legendario defensor marcador tucumano, naturalmente se vio reflejado en las redes sociales del club donde se convirtió en ídolo apenas piso el “viejo gasómetro”, con palabras de impactante evocación.

 

"Jugador extraordinario, de los mejores defensores en la historia del fútbol argentino, fue emblema de los Matadores que se consagraron campeones invictos en 1968. Rafael Albrecht, gloria eterna de San Lorenzo, falleció a los 79 años. ¡Nunca te olvidaremos, tucumano querido!", tal fue la manera en que lo despidió la cuenta oficial de Twitter del Ciclón con mucho respeto y dolor, ante la triste novedad. Desafortunadamente y cuando en un momento la situación permitió augurar alguna recuperación, el desenlace mostró que la situación no había vivenciado un cambio en lo sustancial lo necesariamente fuerte, como para reacomodar el problema sanitario existente.  

 

José Rafael Albrecht ingresó al Hospital Español el pasado 19 de abril, después de vivir una angustiante peregrinación por distintos centros asistenciales en la intensa búsqueda de cama por aquellos días. Los médicos apenas lo revisaron diagnosticaron que el legendario defensor padecía "pulmonía bilateral", estatus que obligó a alojarlo inmediatamente en una sala de terapia intermedia, cuadro de salud que con las horas se agravó severamente, ante lo cual los facultativos se vieron obligados a derivado a terapia intensiva. Tras una ligera y perceptible señal de recuperación ocurrida la semana pasada, el grave problema que lo aquejaba fue limitando sus defensas, tras lo cual su situación empeoró sin reversión como muchos esperaban, ocurriendo su defunción el pasado lunes.

José Rafael Albrecht

 

 

El comienzo de la carrera de este magnífico defensor central ocurrió en el año 1957, a los 16 años, en el club Atlético Tucumán, donde empezó a mostrar ya muy de joven que tenía todo para destacarse. Tres años más tarde el deportista fue transferido a Estudiantes de La Plata, donde también alcanzó destacada valoración, pero el destino quiso que recalara en San Lorenzo de Almagro durante 1963, club de primera donde Albrecht vivió su etapa más gloriosa en el fútbol profesional. José Rafael nació en San Miguel Tucumán el 23 de agosto de 1941 y su desembarco en la conocida institución sanlorencista coincidió con el recordado equipo Los Carasucias que sobresalió en 1964, formación que contaba por esa época con jugadores revolucionarios para esa época deportiva, verdaderos "irreverentes" de enorme prestigio como Narciso Horacio Doval, Héctor Rodolfo Veira, Fernando Areán, Victorio Casa y Roberto Telch, entre otros jóvenes de aquel histórico momento.

 

Cuatro años más tarde Albrecht viviría las miles de la primera conquista destacada, justo cuando llegó a Boedo el ascendente director técnico brasileño Elba de Padua Lima, que sus íntimos llamaban "Tim", un verdadero desconocido para el fútbol argentino, notable entrenador que sumó con el apoyo de la institución algunos refuerzos a ese recordado equipo de “los Carasucias”, siendo 1968 la temporada en la que San Lorenzo se consagró campeón invicto del Torneo Metropolitano, provocando un boom en el fútbol local.

 

Aquel equipo que llevaba el pícaro nombre de Los Carasucias, mutó poderosamente a uno que estaba a tono con lo que conseguían en el campo, siendo proclamados bastantes semanas más tarde como Los Matadores, a tono con ese equipo impiadoso con su rival durante los 90 minutos de match. José Rafael Albrecht, era segundo marcador central, un equipo que se completaba con Carlos Buticce (arquero), Sergio Villar, Oscar Calics y Antonio Rosl, defensores, y Alberto Rendo, Roberto Telch, Victorio Nicolás Cocco, mediocampistas, y Pedro González, Rodolfo Fisher y Carlos Veglio en ataque, plantel que la mayoría definió como una verdadera “orquesta sinfónica de fútbol”.

 

José Rafael Albrecht

 

Más allá de sobresalir en el fútbol local, el defensor se destacó con su presencia en los seleccionados de Argentina de aquel momento. El marcador central integró la selección blanquiceleste en los mundiales de 1962 en Chile y 1966 en Inglaterra, tiempos que lo catapultaron a lo más alto del fútbol argentino. Por aquella época, Albrecht se convirtió en el séptimo defensor con más goles en el fútbol internacional, consiguiendo un total de 95 goles en 506 partidos, estatus que lo coloca en el sitial de los más grandes con otros defensores con poder de gol como Daniel Alberto Passarella.

 

Albracht fue un fantástico pateador de penales, casi no tomaba carrera, no miraba a los arqueros rivales y por aquel momento consiguió una destacada efectividad, época en la que pateó 37 penales, convirtiendo 35 de ellos. El año 1969 fue la temporada donde su poder de efectividad se vio afectado, calendario donde el arquero Heriberto Righi, de Banfield, le atajó uno, campeonato donde también marró otro ante Desamparados, de San Juan. En los últimos años como profesional se desempeñó en el exterior, tiempos donde entre 1974 y 1975 jugó en el club mexicano de León, para luego pasar al Atlas, equipo en el que se despidió en 1978 con gran emoción para todos los que lo siguieron.

 

En medio de tanta luz en su existencia como deportista, tres situaciones trajeron sombra a la vida de un tucumano muy querido por sus coprovincianos, sin olvidar tampoco a todos los hinchas que alentaron su carrera deportiva. A mediados de 1970, el Club San Lorenzo le rescindió el contrato que lo unía con la entidad azulgrana, avisándole mediante un seco y escueto telegrama, lo que hizo mella en el ánimo del marcador central. La segunda vez que la vida se ensañó con el jugador oriundo del norte argentino, fue cuando en 1971 fue embestido por un coche que circulaba a bastante velocidad, lo que lo tuvo algunos meses sin jugar.

 

El tercer y último momento en que la vida lo puso a prueba fue durante 1989, un año donde circulando con su auto por el cruce de tren de Donato Alvarez en la zona de Caballito, una locomotora impactó su vehículo con bastante fuerza, accidente que lo dejó en coma varias semanas, hasta que milagrosamente no solo despertó, sino que recuperó la movilidad de manera asombrosa. La cuarta fue lamentablemente la vencida, siendo ahora el COVID-19 el responsable de truncar la existencia de un gran marcador tucumano que la hinchada recordaba con mucho afecto. “Pasa el hombre o la pelota, ¡juntos no!” fue aquella frase de cabecera que instaló como ejemplo de su potencia para impedir el ataque rival. El cielo que alberga a todos los excelentes deportista ahora debe estar disfrutando de un buen central, con garra y mucho poder de gol en los arcos celestiales.

Fecha de Publicación: 06/05/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Leandro "Me llena de Orgullo ser uno de los máximos ídolos de San Lorenzo"
Leandro Siendo futbolista pasé los mejores años de mi vida.

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Norah Lange Alguien para no olvidar, Norah Lange

Musa de la primera vanguardia histórica argentina, la escritora es mucho más que la mujer que enloqu...

Historia
Batalla de Cepeda Batalla de Cepeda. Deseo que los hijos de Buenos Aires sean argentinos

Un vencedor de Cepeda Justo José de Urquiza exclamaba pacifista en la iglesia de San José de Flores...

Historia
Instituto Bernasconi Instituto Bernasconi. Una Sorbona para la Enseñanza Primaria

Se cumple un siglo del inicio de la construcción del Palacio Escuela de Parque Patricios. Martha Sal...

Empresas y Negocios
Taragui Taragüi: cómo llegó a convertirse en la yerba más elegida por los argentinos

Durante varias generaciones, la familia Navajas intentó cultivar yerba mate. A pesar de que el prime...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades