clima-header

Buenos Aires - - Lunes 05 De Diciembre

Home Gente Deportes Mortificado por la traición del equipo Williams, Reutemann anunciaba su retiro de la Fórmula 1 hace 40 años

Mortificado por la traición del equipo Williams, Reutemann anunciaba su retiro de la Fórmula 1 hace 40 años

El brillante piloto santafesino que se había consagrado subcampeón de la máxima categoría durante 1981, no resistió anímicamente el destrato del equipo inglés, que en una carrera decisiva decidió no brindarle los mejores elementos a su auto de carrera.

Deportes
Reutemann

El domingo 21 de marzo de 1982 se convirtió definitivamente en una jornada realmente muy triste para todos los amantes de la Fórmula 1, especialidad deportiva automotriz que congregaba millones de espectadores siguiendo las carreras del calendario oficial desde los primeros modelos de televisión color que se fabricaban en Argentina, o que por aquél tiempo llegaban importados desde países como Brasil, Canadá y Estados Unidos. Luego de correr el Gran Premio de Brasil, segunda competición del año, sorpresivamente, o tal vez no tanto, el brillante corredor argentino de la provincia de Santa Fe, Carlos Alberto Reutemann, dejaba oficialmente su lugar en la máxima especialidad, liberando su butaca en el equipo Williams, con el cual se había consagrado subcampeón en octubre de 1981, tras perder el título a manos del corredor brasileño Nelson Piquet por apenas un punto de diferencia, algo brutalmente lamentable por diversos sentidos. Después de chocarse con el piloto francés René Arnoux del equipo Renault y volver caminando a boxes, el piloto de la provincia santafesina finalmente terminó concretando lo que había amagado llevar a cabo a fines del calendario anterior, cuando le había dicho al dueño del equipo británico que ya no sentía importante correr en esta destacada especialidad automotriz.

 

Para entender lo ocurrido, obviamente hay que remontarse a los hechos del campeonato 1981, donde Reutemann peleó el campeonato hasta la última carrera contra el corredor carioca, pero desfavorecido por manejos del equipo Williams, quien prefirió beneficiar al piloto australiano Alan Jones, el destacado conductor de Santa Fe perdió la fuerte chance de consagrarse campeón de la Fórmula 1 por primera vez en su vida. El conflicto que el notable corredor de nuestro país sostuvo con el team británico manejado por el director Frank Williams, tuvo su origen justamente un año antes de la decisión del santafesino de retirarse de la Fórmula 1. Durante el Gran Premio de Brasil, corrido en el extenso circuito de Jacarepaguá, que por entonces reemplazaba a la habitual pista de Interlagos en suelo brasileño, en momentos en que marchaba primero en esa edición 1981 del torneo recibió la orden desde boxes de dejarle el puesto de liderazgo a su compañero de equipo Alan Jones, quien lo seguía a 6 segundos de diferencia. En esos instantes, la difícil carrera se desarrollaba bajo una lluvia muy fuerte y la visibilidad en la pista con esas condiciones era realmente muy complicada. El equipo Williams colocó en la recta principal un gran cartel en colores blanco y negro con la indicación “Jones-Reut”, dando a entender así que el corredor sudamericano que lideraba en ese momento debía desacelerar bruscamente para ser superado por su compañero de escudería.

Reutemann

Carlos Alberto Reutemann, que por aquél momento asomaba más rápido y eficaz que el corredor australiano, no hizo caso a las indicaciones que recibió desde el box, indicando a sus mecánicos y al director del equipo que debido a la lluvia no veía bien las señales que le estaban impartiendo desde boxes. Con ese argumento, el piloto argentino prefirió darle a su conducta una entendible justificación, por más que todos comprendiesen que por esos instantes después de una largada magistral, entregarle la punta de la carrera a su colega de equipo, resultaba una falta de respeto a su labor dentro de la pista, como si se tratara de un simple oficinista con vehículo de competición. Aquél incidente provocó un conflicto con fuertes tintes polémicos, pues una vez finalizada esa carrera que ganó el piloto argentino, el añejo corredor de la zona de Oceanía fue a protestarle a Frank Williams sobre porqué su compañero no lo había dejado pasar para ponerse en la punta de la difícil competición brasileña. Lo cierto es que desde ese incidente con rebotes polémicos y mucha difusión de los medios especializados, todo se volvió absolutamente en contra del piloto argentino, pues la presión industrial ejercida por el corredor australiano derivó en un quite de ayuda a su compañero de escudería. Al desobedecer las órdenes impartidas desde el box bajo una torrencial lluvia, Carlos Alberto Reutemann se dio cuenta que hasta nuevo aviso, su principal enemigo estaba paradójicamente ubicado en su team deportivo de competición.

 

Llegando a la última carrera con un punto de ventaja sobre el piloto brasileño y sin que su compañero de equipo pelease el campeonato en aquella dramática definición, Reutemann tuvo duros problemas con el impulsor con el que había logrado la pole-position en aquella histórica carrera corrida en un circuito callejero en 1981 en una playa de estacionamiento en la ciudad de Las Vegas. El equipo Williams contaba para el día de la carrera prevista en ese circuito estadounidense con dos motores, conociéndose que uno de ellos estaba en mejores condiciones para la competición que el restante. Fue cuando el equipo inglés que recordaba el supuesto acto de indisciplina realizado por el piloto santafesino, decidió allí en ese momento cumbre devolverle con la misma moneda aquél gesto de lo sucedido en Brasil, vergonzosa situación en la que el piloto australiano recibió la mejor de las dos plantas motrices existentes, dejando al argentino con un impulsor que apenas podía sostenerlo en carrera. Tras una largada sin inconvenientes, Carlos Reutemann mantuvo la punta durante pocas vueltas y fue superado por bastantes corredores, entre ellos su colega de equipo Alan Jones. Por esas cosas del destino, Carlos marchaba en la quinta ubicación por delante de su rival Nelson Piquet, quien necesitaba de ubicarse adelante para lograr su objetivo con el título mundial. Lejos de buscar provocar un accidente chocando con el coche del piloto carioca, en un crucial momento Reutemann no opuso resistencia y fue sobrepasado por el brasileño, quien terminó delante del argentino, algo que le permitió obtener el título por apenas un punto de diferencia.                              

Reutemann

Al año siguiente, después que Alan Jones anunciara que se retiraba de la Fórmula 1, en un hecho inédito, Frank Williams debió convencer al corredor argentino que siguiese en su equipo, pues el piloto santafesino también le había comunicado su decisión de abandonar esta muy exigente especialidad automotriz, tras el percance vivido en la ciudad de Las Vegas. Con términos elocuentes el dueño del equipo logró convencer al argentino para que siguiese al menos un par de carreras, comprendiendo que podría recuperar la voluntad de correr sin traumas en la máxima especialidad. Sin embargo, después de terminar segundo en el Gran Premio de Sudáfrica corrido en la localidad de Kyalami, el corredor santafesino realizó su último esfuerzo para intentar mantener viva la pasión arriba de un fuerte bólido que iba a enorme velocidad sobre las pistas. La segunda fecha corrida del campeonato mundial de Fórmula 1 del año 1982, fue el Gran Premio de Brasil, corrido en el desgastante autódromo de Jacarepaguá, en la ciudad de Río de Janeiro, al que llegó con su unidad FW07C en óptimas condiciones. Reutemann sabía que no debía dejar pasar esa chance, pues conocía el trazado carioca como la palma de su mano. Las cosas no fueron mal en esos días y en la prueba de clasificación el piloto argentino logró el segundo lugar para largar. En la carrera tuvo una vieja aliada, pues una importante lluvia alteró de forma imprevista los planes del piloto Nelson Piquet, quien largó mal. Algo que favoreció al corredor de nuestro país, quien tomó la punta del Gran Premio allí en una superficie realmente muy complicada. Se corría la vuelta 21, cuando Carlos Reutemann se tocó con el piloto francés René Arnoux y ambos se fueron de pista., dramáticos instantes donde al Williams del corredor argentino se le apagó el motor, quedando trabado a un costado de la pista. Aquella postal sería en la carrera del corredor argentino su última maniobra en la máxima categoría.

 

El clima después de ese incidente estaba muy enrarecido y el desenlace que muchos en ese momento presentían fue confirmado por santafesino, quien rápidamente volvió a su hotel de Río de Janeiro y guardó para siempre su tradicional casco y el buzo anti flama que empleaba en esas carreras. Según comentó a los medios de aquél momento, Carlos habló con tres diarios y una agencia extranjera en la puerta del hotel, antes de viajar a la Argentina, lugar donde indicó que “le dije a Frank que me retiraba, que ya no me sentía en condiciones de responderle como se merecía", tal los términos que el piloto santafesino tuvo con director británico horas más tarde de finalizada la competición. Según el piloto de nuestra nación, la ausencia de fuerzas anímicas para pelear lo que venía, desembocó en la decisión del corredor de abandonar la categoría. "No sentía el mismo entusiasmo, había perdido totalmente la motivación y notaba indiferencia ante todo, la técnica de los autos, el ambiente y muchos otros aspectos", indicó a quienes lo aguardaron en el ingreso de ese hotel en la ciudad brasileña. En una temporada con circunstancias muy especiales, el 8 de mayo de 1981 el corredor canadiense Gilles Villeneuve, amigo y ex co-equiper de Carlos Reutemann en Ferrari, se mató en el Gran Premio de Bélgica, momento donde se le abrió insólitamente una posibilidad de regresar a la Fórmula 1.

Reutemann

Según contó el propio Carlos Reutemann a la revista “Corsa” en aquél momento, lo llamaron desde Maranello para ofrecerle el puesto del piloto canadiense fallecido en tan trágica circunstancia. "Estaba en el campo y uno de mis colaboradores me dice que se mató Gilles, mi entrañable compañero y amigo. A las 48 horas, me llamó Marco Piccinini, que era el director deportivo de Ferrari, para ofrecerme su lugar. Sentí que era una extraordinaria tentación deportiva para cualquier reciente piloto como lo era yo en aquél momento, sinceramente no me acuerdo si le corté o lo mande a pasear. Tenía en mi mente el rostro de mi querido amigo, la frustración de Las Vegas, la locura de Sudáfrica y Brasil, los autos que eran en esa época una verdadera trampa mortal", explicó el argentino cuando le ofrecieron volver a la Fórmula 1. Según personas cercanas al corredor de nuestra nación, varias temporadas más tarde Reutemann admitió que podría haber continuado un par de temporadas más en la categoría, pero por entonces se mantuvo muy firme en su decisión de decirle adiós a esa destacada especialidad a punto de cumplir los 40 años. Esa temporada 1982 en verdad estuvo signada por el destino, pues la persona que ocupó el coche Williams que dejó por aquél momento vacante el piloto santafesino, fue utilizado por el corredor Keke Rosberg, quien al final de ese torneo se consagró campeón del mundo 1982, con apenas una carrera ganada a lo largo del año. Carlos Alberto Reutemann, fallecido el pasado 7 de julio, dejó una huella muy grande entre las figuras del automovilismo argentino y en la Fórmula 1, con un historial de 146 Grandes Premios corridos entre su debut de 1972 y su retiro de 1982. A lo largo de sus once temporadas en la F1, obtuvo 12 victorias, 6 pole positions y 45 podios con cuatro constructores diferentes: Brabham (1972-76), Ferrari (1976-78), Lotus (1979) y Williams (1980-82).

 

Imágenes: Télam

Fecha de Publicación: 23/03/2022

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Reutemann Carlos Alberto Reutemann, la leyenda deportiva que no quiso ser presidente
Carlos Reutemann Carlos Reutemann: el “campeón sin corona” que fue traicionado en Las Vegas

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Medio Ambiente
tapir Sami La tapir Sami vuelve a la libertad

El mamífero de tres años fue liberado en la Reserva de Horco Molle y explorará su hábitat natural en...

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades