clima-header

Buenos Aires - - Domingo 14 De Agosto

Home Gente Deportes Messi y Pochettino, una dupla que pasó del cuento de hadas a una gran pesadilla de terror

Messi y Pochettino, una dupla que pasó del cuento de hadas a una gran pesadilla de terror

La contundente eliminación del PSG frente al Real Madrid la semana pasada, colocó al dueto de argentinos en el peor escenario posible, eternas horas donde recibieron terribles cuestionamientos por sus desempeños profesionales en los últimos tiempos en Europa.

Deportes

La fina y delicada frontera entre el éxito y el fracaso en los tiempos que corren, aparece a esta altura del nuevo milenio con una nociva amplificación, tensionando los ánimos de las personas que en sus profesiones viven la inmediata respuesta pública de sus actos cuando las cosas no salen como fueron deseadas. "Lo que mal comienza, mal acaba", dice el refrán y en este momento cuando los diarios del lunes preanuncian una catástrofe operativa en el París Saint Germain, nadie se anima a sostener que algunos personajes de esta película de terror sobrevivan deportivamente para intentar una posible revancha, si las circunstancias se mantienen como hasta ahora. Los peores presagios para el PSG anunciados cuando los dirigentes del equipo confirmaron la llegada de Lionel Messi al plantel en agosto pasado, hoy parecen bombarderos dispuestos a liquidar el pleito con una serie de bombazos justo en la despedazada moral de un desequilibrado plantel que se jugó la gloria o el destierro en un complicado partido en España, brutal derrota que sepultó no solo las ilusiones de un título que se le viene negando al equipo parisino, sino que también dejó muy tambaleante el futuro de algunos protagonistas que luego de la catastrófica caída en Madrid, saben que más temprano que tarde sus destinos estarán fuera de la bella “ciudad luz”.

 

Los más quejosos en la capital francesa cuando el jugador rosarino estampó su firma con el equipo francés, no dudaron en calificar al deportista argentino como demasiado “viejo” para comandar el durísimo milagro de permitirle al PSG levantar la primera copa en este torneo continental denominado “Champions League”, que obsesiona hasta la locura tanto a quienes compiten por conquistarla, como aquellos que desde una tribuna o televisor dan su respaldo a los jugadores que intentan obtenerla, sabiendo que este campeonato entre la camada de equipos más fuertes del viejo continente es una cruenta guerra sin cuartel. Con 34 años, Messi hace rato que tiene su futuro totalmente asegurado y un reciente contrato de 142 millones de euros a cambio de dos temporadas en la escudería parisina, le generan al jugador rosarino que las prioridades fueran purificándoseles hasta quedar en apenas un par, dos objetivos que ya depararon una fuerte desilusión la semana pasada cuando el Real Madrid aplastó al París Saint Germain en una batalla futbolística tan desigual como previsible. Los hinchas franceses están furiosos por lo ocurrido, entendiendo que este equipo no está para lograr ese soñado objetivo, además de aceptar sin titubeos que varias figuras del plantel tienen las horas contadas, después de una derrota que cercenó la última esperanza existente para lograr la “Champions”. La otra prioridad del ex-delantero del Barsa, tiene que ver con su seleccionado nacional, pero eso se analizará más adelante.

Pochettino-Messi

Este domingo las cosas quedaron en evidencia, luego del horripilante 3 a 1 en contra que se trajo el PSG desde la capital española por aquél campeonato continental, un resultado que lo dejó afuera de esa dura competición, minimizando obviamente la importancia del potencial título que pueda repetir a nivel local, cuando actualmente le lleva 15 puntos a su seguidor, el Niza. A los parisinos la actual “League 1”de Francia la dan por descontada, un campeonato donde aparentemente la única curiosidad que asoma es saber a cuántos puntos de distancia se ubicará aquél equipo que termine segundo tras los jugadores de la ciudad luz, pero este torneo, después de la masacre futbolística de la semana pasada, les resulta una servilleta de papel que se aprieta ferozmente y se lanza rápido al primer cesto de basura que tienen a mano. Los garrafales errores que se cometieron en el Estadio Bernabéu y la dejadez que exhibieron algunas figuras, entre ellas Messi, para dar vuelta una historia que en apenas 17 minutos se convirtió en una enorme y brutal pesadilla para el delantero rosarino y sus compañeros en suelo madrileño. Numerosos hinchas franceses que no consideraban al rosarino como la figura apropiada para resolver los problemas de un equipo millonario que no consigue su ansiado objetivo en las últimas temporadas, en verdad tienen razón. Resulta bastante incomprensible que una persona que solo se dedica únicamente a jugar al fútbol todos los días, haya pateado tan mal y previsiblemente un penal para su club justo cuando las cosas podían encaminarse a un desenlace feliz. Ese disparo que atajó Curtois en el partido de ida provocó la ira por la dejadez con que dicho disparo fue llevado a cabo, dramática jornada donde de no haber sido por una atropellada heroica de su colega Kylian Mbappé, un supuesto empate en suelo francés hubiese sido el anticipado parte de defunción del equipo parisino.

 

No haber resuelto el pleito con los jugadores merengues en condición de local y visitar al Real Madrid con un escueto 1 a 0 logrado casi milagrosamente, fue como caminar en un resbaladizo suelo húmedo con una plancha enchufada en la mano, pues tarde o temprano la descarga llegaría con la peor potencia para inferir mucho daño. Lo que agravó además la situación, fue que aún cuando el team francés se puso en ventaja con un gol de Kylian Mbappé, definitivamente el mejor jugador del equipo parisino, los visitantes no supieron regular la situación cometiendo errores imperdonables como los que concretó el arquero Gianni Donnarrumma, un guardametas que en casi 20 minutos le cavó la fosa a su equipo con tres jugadas desastrosas. El París Saint Germain ganaba 1 a 0 en el Bernabéu, estaba con dos tantos a favor en la serie global, pero apareció el orgullo de otro jugador francés, Karim Benzema, para concretar el milagro y con tres navajazos en el arco contrario, darle a los madrileños una merecida clasificación a la siguiente fase, frente a un fantasmal rival que pasó de la calma al cadalso en muy pocos minutos. La llegada a Francia del equipo a pocas horas de su estruendosa eliminación contra los españoles, fue un calvario para todo el plantel parisino, entendiendo además que lo peor estaba por ocurrir y finalmente no se equivocaron.

Mbappe gol

Si en anteriores críticas, varios medios habían señalado que Lionel Messi había jugado el peor partido de su última década, poniéndole un 3 como calificación, ahora directamente al atacante rosarino le llovieron comentarios lapidarios sobre su desempeño en Madrid, devastadoras expresiones de la prensa especializada en donde se lo describió literalmente como “un jubilado que camina la cancha sin entusiasmo”. Esa munición verbal contra su desempeño deportivo era obvio que iba a impactar en el delantero rosarino, quien a sus 34 años tiene lamentablemente un corso a contramano cuando establece las prioridades de su carrera deportiva. Tal vez subestimando todos los resultados deportivos que podría lograr jugando dentro de un equipo de estrellas, la noche se le vino encima cuando la prensa del territorio galo le hizo sentir su furia de manera inapelable, a contracara de la actitud que los medios de Barcelona que solían ser más condescendientes con su juego en los últimos años con la camiseta del Barsa. Golpeado en lo anímico y sin el objetivo para el que fue contratado el año pasado, el número 30 del PSG se dio cuenta tal vez muy tarde que todo aumentaría de tamaño en la adversidad, recibiendo un vendaval de críticas que dejarían a cualquiera con el ánimo en un profundo y estremecedor nivel subterráneo.

 

La pesadilla para el equipo parisino cobró mayor dimensión este último domingo cuando enfrentó al Bordeaux, un equipo sensiblemente inferior que no obstante durante bastantes minutos del primer tiempo resistió la embestida local. Apenas pisaron el campo de juego, diez de los jugadores del París Saint Germain fueron recibidos con estruendosos silbidos de parte de la concurrencia local, manifestación reprobando lo ocurrido en la revancha del campeonato continental. En esa tensa situación, quienes más silbidos y quejas recibieron antes del partido fueron los jugadores sudamericanos Neymar y Lionel Messi, este último recepcionado en el campo con la peor bienvenida posible de toda su larga carrera. Luego del pitazo inicial y con la gente acomodándose en las butacas, lo peor estuvo casi a punto de acontecer, pues mientras el público se dedicaba a silbar al argentino y al brasileño cada vez que maniobraban el balón, al minuto de juego un cabezazo de Jean Inana pasó cerca del palo derecho del arquero Keylor Navas. La gente no ocultaba su bronca, decepción y profundo mal humor con el equipo dueño de casa, pero esa perceptible tensión finalizó a los 24 minutos, cuando Messi y Wijnaldum armaron una buena pared, jugada que recibió Kylian Mbappé para marcar el primer tanto del partido. A contracara del recibimiento que se brindó negativamente a la totalidad del plantel, el único que fue bañado en aplausos y gritos de apoyo fue el autor del primer tanto parisino, delantero a quien la hinchada local no responsabiliza en absoluto de la catástrofe ocurrida en el Estadio Bernabéu. Cuando el número 7 de blusa azul mandó la pelota al fondo de las redes, toda la hinchada parisina se paró para aplaudir sin titubeos a la joven estrella y goleador del “Mundial Rusia 2018”.

Segundo tiempo PSG

Hasta ahí las cosas parecieron apaciguarse un poco y en el segundo tiempo, el técnico del PSG decidió encarar algunos cambios para acentuar la diferencia y no estar con el Jesús en la boca ante alguna réplica visitante. Iban seis minutos de la segunda etapa, momento donde Messi asistió a Achraf Hakimi, quien sin meditar tiró un centro rasante al medio del área rival, lugar donde Neymar logró desviar el balón para descolocar al arquero de donde estaba ubicado, consiguiendo el segundo tanto. El brasileño apenas festejó ese tanto y los seguidores parisinos casi no aplaudieron al mediocampista sudamericano, quien entendió realmente que el horno no estaba para bollos después de lo ocurrido en suelo español. Ya con dos goles de ventaja, el equipo local se dedicó en ese tramo a jugar de contragolpe, planteo que rindió sus frutos cuando Leandro Paredes con un zurdazo colocó el 3 a 0 definitivo en el marcador, jugada donde le costó bastante al equipo parisino hallar algún jugador libre para patear al arco. Apenas el árbitro marcó el final del encuentro, todos los hinchas del equipo local, ajenos a lo ocurrido, decidieron silbar todavía más fuerte a este plantel parisino, que se retiró con su técnico y demás suplentes bañados en abucheos que resonaron poderosamente en cada tribuna del Parque de los Príncipes. El mal clima allí en el campo parisino se percibía en cada lugar y los jugadores ingresaron a los vestuarios de manera bastante apresurada, salvo Lionel Messi, quien decidió intercambiar su camiseta con el jugador ucraniano del Bordeaux Danylo Ignatenko.

Gol Neymar abrazo

Dos situaciones complican muchísimo los futuros meses de Lionel Messi en el París Saint Germain y los sueños de lograr finalmente el ansiado título continental, una membresía que al PSG se le viene negando en los últimos años. Por un lado, los principales medios de Europa y puntualmente los de Madrid, dan ahora como un hecho consumado, que esta semana finalmente se hará el anuncio oficial de la llegada de Kylian Mbappé al equipo merengue, mediático desembarco que lo convertirá en el mejor jugador pago del mundo, mudanza al reciente rival de los parisinos que estaba sumida en varias idas y venidas muy contrastantes. Según la versión que circula con más insistencia, el Real Madrid le dará a Mbappé una prima de casi 80 millones de euros para inscribirse en el equipo español y un sueldo cercano a los 30 millones anuales de esa misma moneda por cada temporada, más premios por objetivos logrados y una serie de condiciones que también se establecerán por contrato en muy pocas semanas, cuando el mejor jugador del mundo se vaya de París a la capital española. De ocurrir esto, el PSG se verá privado de su máximo goleador, del delantero más importante del fútbol mundial en las actuales condiciones y de su carta de triunfo, en un desairado equipo donde sobran las críticas a los deportistas que deambulan erráticos en el plantel.                     

Pochettino-Messi

La otra noticia, naturalmente no con tanta importancia en el team francés, es que los días de Mauricio Pochettino en la institución gala como entrenador parecen estar contados, ya que la dirigencia del equipo parisino ya habría tomado la determinación de cortar de una manera inmediata los vínculos que unen al técnico rosarino con la institución, para poner en ese lugar a una fuerte figura de peso capaz de ordenar y purificar el plantel en primer lugar, para posteriormente conferirle una clara personalidad a un rejunte de deportistas que hasta ahora, solo parece conseguir el título local muy seguido frente a rivales bastante inferiores. Por más que el entrenador rosarino en las últimas horas haya afirmado que tiene la fuerza anímica y moral para recuperar al plantel tras lo sucedido, la cúpula de dueños que maneja la institución ya habría tomado la decisión de echarlo cueste lo que cueste, para dar señales de cambio en el equipo que hace una semana desperdició una muy clara chance para avanzar de ronda en la “Champions League”, ante el duro equipo merengue.   

Pochettino-Messi

Es conocido que Mauricio Pochettino tiene firmado un contrato hasta el 2024, pero la dirigencia árabe que financia los principales gastos deportivos de la institución, no tendría problemas en pagar todos los costos financieros que signifiquen la inmediata recisión del contrato, en la acelerada búsqueda de un DT que ponga orden en medio de ese potencial descontrol en el que parece haber caído la institución parisina. Zinedine Zidane, técnico de enorme prestigio, es la persona que de no mediar sorpresas, podría hacerse cargo del plantel, conociéndose su gran capacidad en la gestión de egos y también su trayectoria deportiva, sin olvidar su papel como principal embajador en la candidatura de Qatar para el “Mundial 2022”, aspectos que lo convierten durante los actuales días en un candidato natural, tal como remarcó el diario francés L'Equipe en las horas posteriores a la caída del PSG ante el Real Madrid.

Mauricio Pochettino

Si el famoso calvo francés por algún motivo desiste de aceptar el ofrecimiento, la lista de personas para ocupar el lugar de Pochettino es suficientemente extensa. Entre aquellos de renombre y prestigio que podrían asumir la conducción del equipo están Diego Simeone, otro que tiene contrato con el Colchonero hasta 2024, pero según indica L'Equipe en una columna editorial al respecto, en España hay olor a "ciclo cumplido". Zinedine Zidane y Diego Simeone pican en punta para convertirse en el entrenador del equipo parisino, pero si estos rechazan la propuesta, aparecen dos italianos con muchas posibilidades que son: Massimiliano Alegri y Antonio Conte. El primero dirige actualmente a la Juventus pero desde Francia aseguran que este entrenador no cuenta con el respaldo que supo tener en el pasado.

Pochettino

Para colmo, su buena relación con Leonardo y la circunstancia que el PSG lo buscó como sucesor ante la partida de Thomas Tuchel, lo hacen presentar una ventaja. Antonio Conte, actualmente haciendo su rol en el Tottenham, seduce fundamentalmente por su gran experiencia continental con equipos como Juventus, Chelsea, Inter de Milán y hasta la selección italiana. La extensa lista sigue con Erik Ten Hag, DT de Ajax, Simone Inzaghi, Thiago Motta y Lucien Favre, quienes arrancarán del fondo en ese duro reordenamiento que el PSG deberá hacer de no mediar alguna sorpresa. Lionel Messi sabe que el segundo semestre del 2022, justo aquél que coincide con la realización del “Mundial Qatar 2022”, será de aguas muy agitadas y sin varias caras conocidas que lo recibieron, pues también las versiones señalan que los dirigentes del equipo parisino venderán al primer postor a los argentinos Mauro Icardi y Ángel Di María, quedando Leandro Paredes como refuerzo solo para el banco de suplentes.     

 

Imágenes: PSG Español

Fecha de Publicación: 16/03/2022

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

PSG-Nantes Lionel Messi atraviesa la encrucijada deportiva más fuerte desde que firmó con el PSG

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Hugo del Carril Hugo del Carril x Hugo del Carril. Una biografía comentada

Uno de los artistas argentinos que marcó a su pueblo con un acercamiento original a los temas social...

Historia
Invasiones Inglesas Invasiones Inglesas. Los Cantos a la Patria naciente

Las invasiones británicas de 1806 y 1807 terminaron de socavar las estructuras perimidas del Virrein...

Arte y Literatura
Charco Press Charco Press: literatura latinoamericana en inglés

Carolina Orloff es una argentina radicada en Edimburgo, Escocia, que fundó la primera editorial de l...

Historias de gente
Circo Sarrasani. Circo Sarrasani. “¡Mamá! ¡Mi tía Trude parece un princesa!”

La saga del Sarrasani, el circo más querido de los argentinos, continúa en la entrevista a Karin Kun...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades