Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Los Pumas rugieron historia

Los Pumas escribieron una página dorada tras vencer por primera vez en la historia del rugby argentino a los All Blacks por 25-15 en su primer encuentro por el Rugby Championship.

Debido a la pandemia del Coronavirus la selección nacional de rugby llegaba con muy poco rodaje y entrenamientos, sumado a que se enfrentaban al país sinónimo del rugby, los All Blacks. El panorama al enfrentar a la poderosa Nueva Zelanda era igual de negro que su camiseta, no sólo por lo ya mencionado sino que también debido al negativo historial que presentaba (33 partidos, todos perdidos y tan sólo un empate conseguido) pero cuando la fuerza, la unión, las ganas y la proeza enfrente se juntan, el resultado puede ser sorprendente. Lo más lindo y real que tiene el deporte es que por más que las individualidades sean superiores si el rival se encuentra decidido y con convicción puede suceder lo impensado, lo soñado, lo que nunca antes sucedió.

El equipo que dirige Mario Ledesma, ex Puma, llegaba a Sydney, Australia, para disputar un encuentro por demás dificultoso, sus jugadores sabían que no debían mostrar ni un gramo de debilidad, ni dejar entrever una faceta negativa que pueda llegar a darle una mínima ventaja a una adversidad peligrosa. Además del tiempo de inactividad también estaban los fantasmas de aquel Mundial de Japón en 2019 en el cual nos fuimos a casa en Fase de Grupos, perdiendo ante el local. La disciplina, la defensa y la comodidad cediendo la pelota eran las claves para incomodar al rival. Por otro lado, la garra, la actitud característica y el poder sacarle todo el jugo a los penales eran la lucha perfecta para que estos 15 seres argentinos saquen adelante un partido histórico y que retumbe en el pecho un orgullo profundo para los 44 millones de argentinos.

No se puede dejar pasar por alto el rendimiento del Apertura, Nicolás Sanchez, que metió todos los puntos argentinos (un try convertido y el resto de penales a larga y corta distancia) definitivamente fue la figura del encuentro ya que la mira del tucumano estaba calibrada al igual que aquel empate en 1985, hasta ese entonces mejor resultado conseguido, donde el mítico Hugo Porta consiguió anotar 21 tantos para la celeste y blanca.

El partido se jugó con una voracidad increíble, los argentinos tackleaban cualquier camiseta negra que se les ponía adelante y si no era suficiente un compañero llegaba a apoyar y terminar de derribar a su rival. Con dientes apretados, obligaron a Nueva Zelanda a cometer errores no solo del manejo de pelota, como así también de disciplina. Eso provocó los tantos de un Nico Sanchez infalible y de ir generando cada vez más entusiasmo, alimento necesario para poder derrotar semejante adversario. Finalmente lo consiguieron, al final el esfuerzo trajo su recompensa y pudieron derrotar a la bestia negra por 25 a 15. Pero esto sigue, la Argentina continúa disputando el torneo y deberemos madrugar ya que se medirá el próximo sábado a las 5:45 am ante Australia, quienes vienen de ganarle al conjunto de negro por tan sólo dos puntos.

En el final nadie podía creerlo, jugadores, entrenadores, los All Blacks y hasta periodistas de todo el mundo estaban sorprendidos por la victoria de Los Pumas, que frente a todas las adversidades posibles rugieron todos juntos aturdiendo al mundo del rugby. Nunca antes se había escuchado ese sonido de desahogo profundo. A veces el sacrificio y la adversidad dan hambre de gloria, ganas de demostrar no sólo a un país entero, también al mundo y así levantar la mano para decir presente, para aclárale a todos que acá estamos, que damos pelea unidos y que somos Argentina.

Rating: 0/5.