Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Los Pumas mostraron una sensible recuperación pero no alcanzó contra la fuerza de Francia

El equipo dirigido por Mario Ledesma esbozó algunas mejoras que incluso le permitieron liderar el marcador, pero numerosos errores en la defensa y ciertas decisiones terminaron perjudicando todo lo recuperado a nivel deportivo.

Mario Ledesma sabía de antemano que este triunvirato de partidos amistosos, finalmente le permitirían operar al seleccionado mayor de rugby ejerciendo serias modificaciones de planteo, utilizando los partidos en tiempo real como un apropiado banco de pruebas bajo mínima o nula presión de hinchas locales. La secuencia de seis derrotas al hilo ocurridas en el último torneo “Rugby Championship” fueron un trompazo a la mandíbula anímica de “Los Pumas”, conjunto que para mal de males sufrió más cantidad de tantos en contra y un menor poder ofensivo en el arco rival. Las expectativas previas al duelo con Francia y la necesidad de cambiarle la cara el equipo mayor de esta especialidad, dejaron traslucir en el primer tiempo una gama de cambios no demasiado contundentes pero al menos muy cercanos al lineamiento táctico que el entrenador pretende para esta selección.

En su primer duelo con rivales de segunda línea, quedó claro que Los Pumas estuvieron muy cerca de irse con un buen resultado pero no pudieron con Francia, equipo que apeló a su fortaleza física para emparejar las cosas cuando el marcador lo encontró abajo por una jugada que le permitió a los argentinos ponerse adelante con un try muy bien elaborado a esa altura de la primera parte. En un partido relativamente parejo, Los Pumas fueron un duro rival para los galos pero cayeron ante Francia por 29 a 20, una diferencia que alienta cierta ilusión sobre la recuperación que precisa este equipo para recuperar el destacado y valioso nivel que exhibió en la fase 2019-2020. Donde más se notó el decisivo cambio de mentalidad en la selección argentina fue en la defensa, que se manejó con otra actitud de mayor voluntad y cohesión de juego, planteo que le permitió al equipo argentino generar una mayor presión a los jugadores galos, quienes recién pudieron resolver este partido en el último cuarto de hora, cuando el cansancio le pasó factura al esfuerzo de los argentinos por sostener esta línea de juego en su primer partido amistoso.

Los jugadores que más se destacaron en el equipo mayor de nuestro país fueron Tomás Cubelli y el aguerrido tucumano Mateo Carreras, en su debut como titular, jugadores que en suelo francés hicieron sentir su voluntad de cambiar las cosas, marcando los  tries del equipo argentino, un renovado conjunto donde Emiliano Boffelli sumó dos penales con su precisión habitual a los que sumó una conversión, mientras que Nicolás Sánchez aportó al tanteador otro con una buena conversión desde lugar dificultoso. Ante esta muy esperada reacción del equipo argentino, Francia debió resignar en algunos momentos su previsible intento de controlar la posesión del balón, planteo donde solo pudo exhibir muy escasos momentos de su mejor buen nivel de rugby, un equilibrado plantel que contó con los tries del debutante Thibaud Flament y de Peato Mauvaka, poder de goleo donde el full back Melvyn Jaminet sumó ambas conversiones y 5 penales, convirtiéndose en el goleador de este atractivo encuentro amistoso.

A la hora de establecer los puntos flojos del equipo argentino, naturalmente la manera de marcar y las infracciones cometidas se ubican al tope de la gama de problemas a resolver para el próximo partido con Italia el sábado que viene. Algunas decisiones de juego justo cuando los franceses empezaron la remontada en el marcador, dejaron traslucir errores y decisiones poco acertadas del plantel en el campo de juego, un equipo que contó para la ocasión con el ingreso de los mendocinos Juan Martín González, Rodrigo Martínez y Gonzalo Bertranou, jugadores que le cambiaron bastante el semblante a un seleccionado que venía muy impactado anímicamente tras seis derrotas en la zona de Oceanía. Dadas las características del partido jugado en el Stade de France, lo que más se percibió dentro del planteo argentino fue una merma a la hora de sostener una verdadera batalla física en el campo, estrategia que acostumbran a utilizar los franceses y ocasionalmente Los Pumas en ciertos momentos de los encuentros.