clima-header

Buenos Aires - - Lunes 05 De Diciembre

Home Gente Deportes Los porqué de Argentina sin Fórmula 1

Los porqué de Argentina sin Fórmula 1

Antes del inicio del nuevo milenio, las autoridades de la máxima categoría del automovilismo deportivo cancelaron la competencia en nuestro país. Las razones.

Deportes
Formula1

Los memoriosos tristemente recuerdan exactamente la fecha. Ocurrió el domingo 12 de abril de 1998 al mediodía, en el circuito número 6 del Autódromo Hermanos Gálvez de la zona de Villa Lugano, Ciudad de Buenos Aires. Fue una jornada plomiza y lluviosa. A diferencia de otras ocasiones en la que el Gran Premio de Fórmula 1 de la República Argentina se corría en los últimos días de febrero o principios de marzo, finalmente le fue asignada una fecha en el calendario en la segunda semana de abril. Ya en esa época, antes del GP en nuestra nación, la máxima categoría del automovilismo deportivo tenía presentaciones en Australia, donde iniciaba la temporada y semanas después en Brasil, estadía ubicada de esa manera comercial para que los números le rindiesen al continente sudamericano a finales del viejo milenio. El gran duelo entre los Mc Laren y las Ferrari estaba creciendo en temperatura, oportunidad en la que las flechas grises con auspicio de una conocida fabrica cervecera dominaban la categoría. Sin embargo, después de ganar en la fecha de Oceanía y posteriormente en tierra carioca, los numerosos fans argentinos del  “cavallino rampante” pudieron celebrar un sufrido triunfo de Michael Schumacher aquí en nuestro territorio para delirio de sus hinchas. Ese recordado domingo de abril en 1998, la Fórmula 1 pisó  Argentina por última vez y desde entonces jamás regresó.

Mika Hakkinen dominaba el torneo con sus dos victorias en el arranque de la temporada. Sin embargo, su coequiper David Coulthard con el segundo Mc Laren consiguió la “pole position” para largar en el primer casillero de partida, postergando a Schumacher quien conocía como la palma de su mano esta pista sudamericana. En la largada, con un piso muy húmedo y resbaladizo, los autos ingleses no estaban lo suficientemente cómodos para dominar la carrera, situación que el histórico piloto de Ferrari advirtió antes de la partida.

Formula 1

El arranque, con Schumacher ubicado del lado feo de la pista con menos agarre, dejó al germano tercero en la primera curva cuando el puntero del campeonato lo pasó aprovechando la pista más transitada en esos primeros metros. Lo que no imaginaban los pilotos de los autos británicos, es que a partir de ese arranque supuestamente favorable, el primer corredor del equipo italiano los superaría en las siguientes 4 vueltas, aprovechando el agarre de su máquina. Utilizando una estrategia de dos paradas contra la única de los Mc Laren, Schumacher ganó pero su llegada a la vuelta 70 tuvo seis giros antes del final, un contratiempo cuando su auto ante la lluvia que inesperadamente apareció sobre el final, tuvo un despiste controlado que el piloto maniobró con calma, recordando que Jacques Villeneuve había terminado fuera unas vueltas antes por esa situación. Esa fue la última carrera en Argentina, jornada en la que el argentino Esteban Tuero corrió con Minardi y abandonó por problemas técnicos.

El principio del final

La última presencia de la Fórmula 1 corriendo en Argentina dejó una postal elocuente que nadie olvida. El mandamás de la categoría, Bernnie Ecclestone, ya tenía una imagen muy negativa de la relación que lo unía con los organizadores del Gran Premio en nuestra nación y por eso, a pesar de la competencia pautada en el país, decidió ausentarse todo el fin de semana que estuvo la categoría en Argentina. Esa ausencia sería el inicio del total rompimiento de relaciones con los realizadores de la competencia en Buenos Aires, algo que se comprobó en las siguientes temporadas, cuando la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) anunciaba los calendarios oficiales de cada temporada, en los cuales ya no figuraba nuestro país en las fechas de carrera.

Dos factores determinaron que la Fórmula 1 dejase de venir a la Capital Federal. El económico fue el principal, pues allá a fines de los ‘90s, la situación más allá del uno a uno comenzaba a deteriorarse de forma acelerada, presagiando la catástrofe financiera de diciembre de 2001. Tras ese caos sociopolítico, el inicio del nuevo milenio halló a la Argentina muy alejada de los planes de quienes pautaban fechas de alta competición alrededor del mundo.

Por otra parte, después del 2004, la máxima categoría puso su horizonte en el crecimiento económico de otras naciones, especialmente en el lado oriental y el vector arábico para desarrollar el crecimiento de esta divisional automotriz de competencia. Quienes padecieron los cambios de esta postura de llevar la Fórmula 1 a otros sitios del mundo, fueron los países del continente americano, a excepción de Canadá, que pudo continuar con determinadas y perceptibles intermitencias su habitual presencia en las grillas de carrera. Seducido por los capitales árabes y también buceando en las economías del contexto oriental, Ecclestone se volcó a coordinar con directivos de los Emiratos Árabes nuevas carreras, mientras seguía las negociaciones con China y Rusia para que el circo máximo de la especialidad pusiera pie firme en esas naciones de manera definitiva, despojando a los Estados Unidos, Brasil y Argentina en el cambio de visualización comercial de una fecha para presentarse.

Formula 1

Un millonario canon y fallas en el Autódromo Hnos. Gálvez

Cuando las principales firmas organizadoras de carreras se contactaron con Ecclestone a la búsqueda de una solución para que la categoría regresara, el hábil empresario inglés no se anduvo con rodeos para aclarar la cuestión. En diversas charlas, les indicó a quienes lo consultaron para tener la especialidad en nuestro país, que había que abonar un canon de 20 millones de dólares para poder contar con la fecha confirmada en el calendario de cada temporada. Obviamente con una economía en muy lenta recuperación, los empresarios al analizar este requerimiento advirtieron que los costos no serían compensados por aquellos ingresos provenientes de los sponsors publicitarios, lo cual desalentó insistir en intentar a esa altura de la primera década las gestiones.

Sin embargo, hubo otro aspecto que golpeó muy duro a los organizadores. Bernie Ecclestone les comentó a los empresarios que según su análisis, el Autódromo de los Hermanos Gálvez no estaba en condiciones de recibir al máximo espectáculo automotriz. El empresario, dueño de la categoría por ese momento sostuvo que este sitio necesitaba varias remodelaciones en la pista y zona de boxes, modificación que en el peritaje comercial estableció que se necesitarían varios millones de la moneda estadounidense, para convertir al circuito número 9 en la pista apropiada para el regreso de esa categoría.

Formula 1

Mar del Plata y las primeras carreras en las calles porteñas

Sergio Massa, funcionario de la fuerza política que gobernaba en el 2009, le escribió a Bernie Ecclestone una carta a fin de mostrar el interés de esta nación de conseguir una fecha en el calendario internacional de la Fórmula 1. Descartado el Autódromo de los Hermanos Gálvez, el empresario inglés envió al ingeniero Hermann Tillkke, quien por aquel momento había renovado los circuitos de Shangai y Fuji. Este especialista recaló en la ciudad costera de Mar del Plata, para elaborar un proyecto de circuito callejero, algo que desconcertó no solo a los funcionarios nacionales de nuestro país, sino también a todos los amantes de la categoría al trasladar el evento 400 kilómetros de su sitio original.

Los planos de ese circuito por la zona de Playa Grande y el puerto marplatense, terminaron de desalentar a aquella administración gubernamental no solo por el lugar escogido sino por el costo de semejante proyecto, que obligaría a desembolsar 20 millones de dólares del canon exigido para la carrera y otros 20 para crear una pista urbana para esa especialidad automotriz. La única pista capaz de recibir a la Fórmula 1 es la ubicada en Potrero de los Funes, San Luis, con un ancho de pistad de 16 metros, un lugar apropiado que se descartó por desavenencias políticas con el partido político que gobierna esa provincia, lo que volvió a fojas cero la idea de traer la máxima categoría. Paralelo a esta situación, con la clara y perceptible anuencia de las autoridades porteñas, los motores rugieron en las calles porteñas cuando el TC 2000 y el Turismo  Carretera desarrollaron varias competencias de tono callejero en la zona de la Avenida del Libertador, sumando después a la 9 de Julio, donde algunos fines de semana se bloqueaba el acceso del tránsito porteño para permitir estas competencias, eventos que no proliferaron por serios conflictos políticos.

Formula 1

La Fórmula 1 en el 2014 cambió de manos. Bernie Ecclestone renunció a administrar la totalidad de la especialidad deportiva, cuando se le comprobó oficialmente un soborno al  banquero alemán Gerhard Gribkowski por 33 millones de dólares. El siguiente paso fue vender el resto de su parte accionaría a la firma Liberty Media por la monumental cifra de 8000 millones de dólares, momento donde se pensó que esta figura institucional continuaría como coordinador interno del evento. Pero esa empresa tomó la decisión de reemplazarlo por otros ejecutivos, quienes tenían en claro que la idea que más los seducía, era potenciar todavía más las carreras en otros países orientales y un afianzamiento impactante con los capitales árabes.

La resultante fue un calendario con un destacado grillado de fechas en esos lugares, incluso afectando a los grandes premios de Europa, muchos de los cuales fueron parcialmente suspendidos, entre ellos la tradicional carrera en suelo francés en el circuito de Paul Ricard. La pandemia a principios del 2020 fue un golpe inesperado para la categoría, que debió reprogramar su calendario con una gran cantidad de carreras suspendidas por motivos totalmente conocidos, tiempos donde la Fórmula 1 corrió en ciertas ciudades del mundo sin público. Argentina, entre su cíclica crisis en lo económico y la ausencia de un lugar apropiado para correr, cada vez aparece más fuera de pista del ansiado retorno a los viejos tiempos con una carrera pasión mundial. Argentina, la tierra del quíntuple campeón del mundo Juan Manuel Fangio.           

 

Imágenes: Télam

Fecha de Publicación: 10/07/2022

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Juan Manuel Fangio Juan Manuel Fangio: el día que se consagró campeón
Princesas automovilistas

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Medio Ambiente
tapir Sami La tapir Sami vuelve a la libertad

El mamífero de tres años fue liberado en la Reserva de Horco Molle y explorará su hábitat natural en...

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades