Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Los fans argentinos de Ferrari lloran sin consuelo el inesperado retiro de Kimi Räikkönen

Los incontables seguidores de la marca italiana en la que corrieron Carlos Reutemann y Michael Schumacher, no salen de su asombro, ante la inédita decisión del finlandés de dejar la Fórmula 1, a catorce años de salir campeón con esa famosa escudería europea.

Los seguidores argentinos de la Fórmula 1 en Argentina vienen acumulando muchísimas malas noticias en los últimos años. Primero el accidente de Michael Schumacher, notable heptacampeón alemán de esta categoría que hace ocho años sufrió un accidente esquiando en Europa que lo dejó parapléjico y con daño neuronal gravísimo. Recientemente, tras un cuadro de salud que se fue deteriorando en los últimos meses, el fallecimiento del genial corredor santafesino Carlos Alberto Reutemann, piloto de esta especialidad que no logró recuperarse de un problema que había superado parcialmente hace unos años. La tristeza de estas pérdidas o daños físicos irreversibles deja un sabor amargo para los hinchas de la famosa escudería Ferrari de Fórmula 1, equipo en el que tanto el germano como nuestro compatriota corriendo en las últimas décadas.

La tristeza que invade a los hinchas argentinos de la escuadra italiana tiene justificación a raíz de los hechos ya conocidos, pero también la desilusión de los fanáticos del recordado “Cavallino Rampante” al comprobar que desde el 2007 a la fecha, Ferrari no pudo lograr que otro piloto se consagre campeón de la máxima categoría corriendo con los autos rojos de esa escuadra tan popular y famosa alrededor de todo el mundo. La enorme desilusión provocada durante varios años con la estadía de Sebastián Vettel, tetracampeón con Red Bull que llegó al equipo de Maranello para seguir la racha triunfal, tiempos donde para sorpresa de muchos el equipo Mercedes salió del ostracismo convirtiendo al británico Lewis Hamilton en la nueva estrella de la especialidad, quien el año pasado consiguió su séptima corona en esta categoría, igualando así el record que ostentaba Schumacher.

Este año Vettel dejó Ferrari para pasar al equipo Aston Martin, después de penar con una máquina que jamás estuvo a la altura de semejante estrella de la categoría. La partida del genial Ross Brawn ha sido una cuchillada en la garganta para la infraestructura del team italiano, épocas donde el piloto alemán corrió con modelos de la escudería sencillamente horribles, acompañado por co-equipers tan olvidables como bochornosos. El único piloto que estuvo a su altura, casualmente fue Kimi Räikkönen, un corredor finlandés que logró merced a su esfuerzo y tenacidad, convertirse en campeón de la Fórmula 1 a finales de la temporada 2007, título que consiguió con el equipo Ferrari. Es decir, se cumplen 14 años desde que el equipo italiano mira desconcertado como las demás escuderías consiguen un título en esta especialidad sin sufrir demasiado, mientras su futuro se tiñe de un color tan negro como tenebroso.

Como si la cadena de malas noticias no pareciese extinguirse, inesperadamente el último piloto campeón con Ferrari anunció a principios de este mes que deja definitivamente la Fórmula 1 para encarar una nueva vida, totalmente alejado de las presiones que habitan en esta especialidad tan desgastante como devaluada en las últimas épocas. Kimi Räikkönen había sido la primera opción que el equipo del “Cavallino Rampante” había escogido cuando Michael Schumacher decidió abandonar esta marca y mudarse al equipo Mercedes. En los primeros meses de 2007, el finlandés firmó con la empresa italiana y se convirtió así en el piloto número 1 acompañado por el brasileño Felipe Massa, uno de los peores y más insulsos corredores de todos los tiempos en la historia de esta especialidad. Por suerte, el corredor europeo ignoró a su compañero de escuadra, trabajando solo con su plantel de técnicos, una temporada donde llegó tercero a la última carrera de esa temporada.

Esa tarde de octubre donde se corrió el Gran Premio de Brasil en Interlagos, el fantástico corredor finlandés, que se ganó el apodo de “Iceman” (hombre de hielo), por su escasa y casi nula vocación a ofrecer respuestas verbalmente muy extensas, aprovechó la pelea en la pista que vivenciaron Hamilton y Alonso, miembros del equipo Mc Laren, para llegar primero al final de la carrera y convertirse en campeón por primera y única vez desde que se dedicó a esta especialidad en el año 2002, cuando el equipo Mc Laren lo contrató para ocupar la butaca que dejó libre el campeón Mika Häkkinen. Tuvo que esperar cinco años y mudarse al plantel rival de Ferrari, pero aquella decisión finalmente lo premio con aquél título conseguido en tierra brasileña. Lo que no imaginaban los hinchas argentinos de la máxima marca italiana, es que aquél campeonato que consiguió Kimi, se convertiría a la fecha en la última vez que ese auto consiguió estar en lo más alto de un campeonato de pilotos en la máxima especialidad automotriz.

Después de correr tres años en esa máxima categoría del automovilismo con la empresa italiana, Kimi decidió sorpresivamente tomarse un año sabático con la Fórmula 1, inédita decisión para algunos, pero comprensible entendiendo que el lobby que había hecho por esos años el piloto brasileño para ser el corredor número 1 en la empresa europea estaba dando sus frutos. Finalmente, durante el 2011, Räikkönen se dedicó a correr en Rally y al mismo tiempo probar autos de otras categorías, pero pudo más la presión de los equipos de la Fórmula 1 en contar con sus servicios y finalmente en el 2012 se subió a un Lotus, coche en el que corrió durante esa temporada y la siguiente, pero como los resultados no lo acompañaban, abandonó al equipo que utilizaba en ese momento motores Renault. La gran noticia explotó en el 2014 cuando volvió a Ferrari, equipo en el que permaneció sin lograr buenos resultados hasta fines de 2018.

En 2019 el finlandés recibió una buena oferta de Alfa Romeo, momento donde decidió cortar con el equipo donde se había consagrado campeón. Lo cierto es que Räikkönen en el fondo quería seguir en Ferrari, pero como el piloto Charles Leclerc tenía un sponsor de muchísimo peso, más precisamente su padre como dueño de varios casinos en Mónaco, la suerte de “Iceman” en la marca italiana estaba echada. El fantástico corredor que consiguió el último título para la marca del “Cavallino Rampante” permaneció en Alfa Romeo hasta el último día de agosto de 2021, cuando finalmente se decidió a anunciar su alejamiento de la máxima especialidad sin futuros deseos de regresar en algún momento a la misma, una noticia que explotó como varias ojivas atómicas en un galpón de corcho cuando el cable con dicho anunció ingresó a todas las redacciones informativas.

Kimi Räikkönen a los 41 años finalmente se cansó de esta categoría donde las trampas de tono técnico que aplica Mercedes habitualmente no son sancionadas por la FIA. Dejando traslucir que hay otras especialidades donde tiene interés de participar, su inesperado y muy doloroso adiós a la categoría que lo vio consagrarse campeón repercutió fuertísimo en todas partes del mundo, especialmente en Argentina, donde el piloto cuenta con más de dos millones de seguidores que lo respaldan en las redes sociales. “Esto es todo, esta será mi última temporada en Fórmula 1, esta es una decisión especial que tomé el pasado invierno”, tal lo expresado por el corredor. “No ha sido una decisión sencilla, pero luego de este año tendré tiempo para cosas nuevas. Aunque la temporada está en marchar, es mi obligación agradecer a mi familia, a todos mis equipos y todo el mundo relacionado con mi carrera automovilística, sobre todo a mis seguidores, que me apoyaron todo el tiempo brindándome su enorme respaldo”, tal los conceptos finales del corredor finlandés.

La despedida del último campeón que puso a Ferrari en lo más alto de un torneo, es sin dudas un mazazo nefasto para los seguidores de la especialidad, fundamentalmente los que siguen con pasión el devenir de la escuadra italiana. Kimi Räikkönen deja esta gran especialidad con el record de mayor cantidad de carreras corridas (341), habiendo logrado en ellas 21 victorias, 18 pole positions y 46 records de vuelta, un poderoso historial con dos subcampeonatos y el título que consiguió con Ferrari en el 2007. Provocando gran tristeza en el mundo deportivo, el corredor que supo sacarle sonrisas a muchas personas por su parca forma de ser, ahora encarará otras especialidades deportivas, dejando como lo hizo siempre, una entrega al máximo para demostrar su talento y capacidad, mientras las inocultables lágrimas del adiós a esta máxima especialidad automovilística inundan muchos sitios del territorio argentino.

 

Imágenes: kimiraikkonen.com

Rating: 0/5.