clima-header

Buenos Aires - - Jueves 18 De Julio

Home Gente Deportes Lionel Messi se dirigía al precipicio español y un maravilloso Mbappé lo rescató de una noche olvidable

Lionel Messi se dirigía al precipicio español y un maravilloso Mbappé lo rescató de una noche olvidable

El delantero argentino repitió su designio negativo errando un penal frente al Real Madrid por “Champions League”, duro duelo destinado a un sufrido empate, hasta que con magia y calidad el atacante francés inventó una joya futbolística para darle la victoria al PSG.

Deportes

Los directivos árabes que manejan toda la parte institucional y económica del París Saint Germain, este martes al abandonar el “Parque de los Príncipes”, deben haberse retirado del estadio que cobija operativamente al club parisino, con el convencimiento que hay hasta el momento una enorme prioridad que debe ser resuelta de una manera inmediata para no pasar malos ratos, si quieren que el club no viva noches tan traumáticas como la que todos los hinchas sufrieron  con este partido de ida de la “Champions League”. Si todavía existe algún billete de más en las lujosas arcas del equipo francés, habrá que ir por el milagro de retener como sea a la máxima estrella del “Mundial Rusia 2018”, porque el superlativo jugador galo el martes, cuando al PSG se le venía la noche con un horrible empate ante el Real Madrid, pudo respirar gracias a una genialidad del atacante europeo, quien en uno de sus incontables ataques por el lado izquierdo, filtró al área y metió el 1 a 0 que se festejó en ese momento como si fuera un campeonato del mundo. La inocultable desilusión de los dirigentes del equipo de París tiene sobrados fundamentos. Esta semana Lionel Messi, un astro cuyo pase le costó al equipo parisino 142 millones de euros, erró insólitamente un fácil penal que pudo acomodar la realidad del encuentro a una victoria, pésimo disparo que despertó silbidos e insultos para el jugador rosarino instantes después.

PSG 15.02.22

El equipo francés fue muchísimo más que su oponente a lo largo del partido, pero toda su inoperancia para traducir ese dominio en el resultado, chocó con un temeroso rival que ya apenas iniciado el encuentro decidió dejarle la iniciativa al contrario, dejando pasar así los minutos a la espera de un aislado contragolpe que pudiese alterar la previsible inercia de un match donde el cuadro local, inclinó la cancha hacia el arco visitante, pero sin lograr en sus ataques la necesaria claridad para poder vulnerar el arco magistralmente defendido en este duro duelo por Thibaut Curtois, una de las dos figuras del partido. El Real Madrid en ningún momento buscó monopolizar el dominio del balón, se cerró muy bien atrás y dejó a su oponente haciendo el gasto energético y futbolístico, planteo muy amarrete donde para sorpresa de los fanáticos españoles presentes en el estadio parisino no intentó ni siquiera algún contragolpe, buscando hallar desacomodado a los jugadores locales. Con todos los deportistas madrileños recluidos en su propio campo, convencidos que un empate sería una buena recompensa, al equipo francés se le hizo difícil entrar al área contraria y cuando en ese repiqueteo pudo hacerlo, encontró un murallón sacando todos los remates galos, en un partido del guardametas español sencillamente fantástico. 

Mbappe - Real Madrid

El primer tiempo fue un monólogo del equipo dueño de casa, una embestida que tuvo en Kylian Mbappé al jugador más destacado intentando abrir el marcador. Como si fuese una máquina de siembra, la cantidad de veces que atacó por la izquierda dejó una zanja por la que el atacante de color iba y venía como si fuera el living de su casa. Los marcadores del equipo visitante pasaron una noche durísima, porque cada vez que el delantero galo ponía tercera y aceleraba hacia el arco madrileño, los defensores jamás podían frenar al jugador más importante del partido. En su primera jugada a fondo, luego de dejar desairado a los franceses que lo perseguían, metió un centro al corazón del área grande, balón que Ángel Di María agarró muy de lleno elevándolo varios metros por sobre el travesaño. Cada uno de estos ataques dejó en claro que el PSG quería imponer su presencia en el campo, juego donde Lionel Messi asistía correctamente a sus compañeros, pero sin provocar ese grave daño que su ataque puede desarrollar si el argentino define con capacidad. Las jugadas de mayor riesgo para la valla española, vinieron de los pies de Mbappé, que estuvo intratable para la defensa madrileña. Sin embargo el 0 a 0 con que se cerró el primer tiempo, fue una luz de alerta para los parisinos que no supieron concretar en el score la alta cantidad de ataques desatados sobre un oponente especulador y temeroso de contragolpear a su rival.

 

La segunda parte del partido no cambió demasiado, o sí, porque el Real Madrid dejó a los dueños de casa en completa posesión del balón, momentos donde Modric, lejos de crear los ataques para resistir la andana gala, se convirtió en un mediocampista de marca, sin buscar el arco contrario en semejante confrontación. Los 45 minutos finales fueron casi un monólogo del club local, formación que tuvo en Marco Verratti un buen conductor en la mitad del campo para gestar ataques, estructura ofensiva que metió al famoso equipo de la capital española dentro de su campo, dejando que los minutos transcurrieran rápidos en esa incómoda situación. Ángel Di María, muy errático con la pelota y Leandro Paredes, más predispuesto a pelearse con los rivales que en sumarse como socio a la construcción de la ofensiva francesa, lejos estuvieron de ser los socios que necesitaba Lionel Messi, un atacante que cumplió ajustadamente con su rol, aunque lució bastante maniatado durante el período complementario, tal vez desanimado por un empate difícil de modificar.

Verratti

Buscando de manera frenética conseguir a la brevedad el primer tanto del partido, Kylian Mbappé concretó un gran ataque del lado izquierdo parisino, jugada donde el marcador de la escuadra madrileña Daniel Carvajal decidió frenar, convirtiéndole un innecesario penal a la estrella francesa. Iban quince minutos del segundo tiempo y los parisinos suspiraron, suponiendo que el tiro de los doce pasos a cargo de Lionel Messi se traduciría en la apertura del marcador, permitiendo así que los franceses abrieran por fin el partido, obligando a su oponente a romper el plan especulativo a la búsqueda del tanto que generase la igualdad. El clima dramático creció en tamaño, cuando Lionel Messi tras tomar el balón y colocarlo en ese lugar del disparo, recorrió pocos pasos anunciando al guardametas contrario hacia que lugar colocaría la pelota. Thibaut Curtois, que hasta ese momento era un frontón donde rebotaban los pelotazos franceses, se tiró a su izquierda a media altura y sus manos desviaron la pelota que se fue al corner. El arquero del Madrid a esta altura de los acontecimientos, provocó que el “Parque de los Príncipes” quedara en un aterrador silencio, mientras los numerosos simpatizantes franceses se agarraban la cabeza ante el pésimo disparo del jugador rosarino.

 

Indudablemente el atacante argentino no tiene suerte en los penales en el “Parque de los Príncipes”, donde ya erró uno jugando en su momento para el Barcelona. Autor de cinco goles en otros tantos partidos en Europa este año, la Pulga sigue sin estar a la altura de su incalculable prestigio desde su histórica llegada a Francia. Esos pocos minutos fueron en todo el encuentro, el único tramo donde impulsado por el error del santafesino pateando de manera insulsa y débil el penal, los madrileños decidieron tomar la iniciativa tras ese porrazo anímico en la hinchada y los jugadores locales. Los fans parisinos, unos pocos minutos después del disparo desde los doce pasos malogrado por su última incorporación, hicieron saber su descontento por lo sucedido con permanentes silbatinas hacia el equipo y su entrenador. Fue ahí cuando la grada flaqueó y el DT Mauricio Pochettino decidió de inmediato reactivarla poniendo en el campo de juego, la carta que se había guardado por si las cosas no salían como deseaba. La entrada desde el banco de suplentes al césped del “Parque de los Príncipes” del brasileño Neymar se vivió con moderada euforia, pensando que el astro carioca podría insuflarle un poco de glóbulos rojos a un plantel cascoteado en ese momento por el penal malogrado por Messi.

Cambio Messi Neymar

 

Los últimos minutos del partido se vivieron como una pesadilla, un calvario inocultable porque en un encuentro tan cerrado como este, el yerro del rosarino incomodó al público haciéndole saber su malestar. Pero los milagros existen y el que frotó la lamparita en ese angustiante agregado de minutos adicionales fue obviamente Mbappé. Un ataque creado por el medio encontró a Neymar habilitando con un maravilloso taco al francés, quien en el sector izquierdo con un dribbling fenomenal, se coló entre dos marcadores españoles, y cuando otros dos venían a tapar su remate, disparó bastante mordido al segundo palo del arquero madrileño, una pelota que ingresó al arco por entre las piernas del guardametas del equipo español. Ese deslumbrante golazo le devolvió el alma al cuerpo a todos estos sufridos hinchas parisinos, que festejaron sin límites el merecido 1 a 0. Pocos segundos más tarde con el pitazo final, los locales respiraron con una agónica victoria, mientras una importante parte del público silbaba a Mauricio Pochettino y Lionel Messi.

 

 

El enojo de la gente en cierto sentido era comprensible, porque la “Champions League” es el objetivo central de esta institución parisina y ambos personajes reprochados por la hinchada, dieron la sensación de no estar a la altura de semejante desafío. Los dirigentes del PSG deberán romper a más no poder la billetera existente, para convencer al milagroso salvador de la pesadilla parisina, para que continúe en Francia, si es que, paradójicamente no arregló ya con el equipo al que le convirtió un golazo esta semana. Al día siguiente los medios de la “ciudad luz” destrozaron a Lionel Messi, señalando que el rosarino jugó el “peor partido de la década”, tras su desempeño ante el Madrid, poniéndole calificaciones bochornosas. Los hinchas franceses abandonaron el famoso estadio “Parque de los Príncipes” relativamente contentos, aunque sabiendo que la revancha el próximo miércoles 9 de marzo en el court del Santiago Bernabeu, las cosas tal vez no tengan la fortuna que vivenció el PSG con esa gran noche de Mbappé mostrando su excelencia dentro del campo de juego con na jugada de otro planeta.        

PSG Mbappe

Imágenes: PSG

Fecha de Publicación: 17/02/2022

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Qatar precios Argentina clasificada para Qatar 2022”: ¿Cuánto costará ver a Messi y sus socios en el próximo mundial?
Messi-Pochettino La dupla Messi-Pochettino en foco de las críticas luego de la eliminación del PSG en la Copa de Francia

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
AMIA 27 años Atentado a la AMIA. Perseguirás justicia.

Uno de los atentados más crueles de la historia nacional no tiene acusados ni culpables ni pistas fi...

Editorial
Jorge Horche Pensamientos sobre una muerte absurda

No es la primera vez que muere alguien que no debía morir, si es que Dios no tiene un plan. Y lament...

Nostálgicos
El mercado

Hoy, la tecnología nos proporciona los espectaculares hipermercados donde hay de todo, excepto diálo...

Biografías
René Favaloro René Favaloro: Rey de Corazones

Favaloro fue un hombre recto que nunca dejó de ser un médico rural. Y el argentino que hizo el mayo...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades