clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 16 De Junio

Home Gente Deportes El problema del otro

El problema del otro

Me apesadumbraba: era el hecho de que no estemos preparados como sociedad para aceptar al otro. Que el rival sea un enemigo.

Deportes
El problema del otro

Me entristece mucho que en el fútbol argentino no se permita ir a la cancha como hincha visitante. Lo primero que siento es que se pierde el 50% del espectáculo, el que sucede afuera del campo de juego, el de la tribuna. Las canciones, la picardía compartida, dar rienda suelta a la pasión sin vergüenza, los rituales, todo.  

Me acuerdo de haber viajado para ver a mi equipo en autos particulares (con amigos o familiares), en micro con gente del club, en tren, en colectivo, hasta en moto. Era todo un acontecimiento: nos juntábamos temprano en el mismo club, a veces comíamos un asadito o unos patys en el playón, después boludeábamos un rato y recién ahí salíamos. No era simplemente “ir a ver un partido”, era compartir una experiencia muchísimo más abarcadora, algo social y tribal, que nos reunía como grupo y afirmaba los vínculos.

Hoy, nada es lo mismo. Desde que la AFA tomó la medida histórica de prohibir a los visitantes en la cancha, todo cambió. Siete días duró la resolución del Comité Ejecutivo. Después, se hizo realidad en 2007 en los partidos del Ascenso.

 Entre los muchos males que tiene el fútbol argentino, la ausencia de los hinchas visitantes en las canchas es uno que aún resulta inexplicable. Fue una vieja idea de Raúl Gámez, actual presidente de Vélez, quien en 2002 había manifestado que había que jugar solo con hinchas locales. “Se evitaría el cruce de los barras, se bajaría lo que se paga en operativos policiales, se ahorrarían los costos de los micros y volvería la familia a los estadios”, eran los argumentos de Gámez.

Siguen surgiendo los recuerdos. Cuando no nos juntábamos antes de los partidos con mis amigos y salía directamente de casa, sentía una gran emoción, en las inmediaciones del estadio visitante, cuando empezaba a ver los propios colores, reconocer alguna cara, ver pedazos de barrio en ese territorio extraño y hostil (se nota que soy hincha de un equipo chico, ¿no?). Y de repente, paf. No existe más. No se puede.

¿Qué dice esto de nosotros?

Para ser sincero, mi fanatismo por los colores había mermado un poco ya antes de la prohibición, pero todos sabemos que cuando nos prohíben hacer algo, es cuando más ganas tenemos. La manzana prohibida es la más tentadora del cajón. Sin embargo, recuerdo una tristeza bastante profunda que me llevó a preguntarme a mí mismo cómo podía ser que algo a priori tan nimio me afectara tanto.

Hasta que un día, charlando con un amigo, me di cuenta de lo que realmente me apesadumbraba: era el hecho de que no estemos preparados como sociedad para aceptar al otro. Que el rival sea un enemigo. Que lleguemos a un punto tal de violencia en el que se pierdan vidas de personas que simplemente estaban yendo a alentar a su equipo porque se cruzaron con los contrarios. ¿Es ese, realmente, el espíritu del fútbol? No tengo la respuesta oficial, pero me animo a arriesgar que no, que el corazón del deporte tiene que ver con la pasión, el corazón, la camadería, el equipo y nada de todo eso tiene que ver con la violencia.

Tzvetan Todorov escribió un libro que se llama La conquista de América. En sus páginas, habla del problema del individuo con otro. Más allá de plantear las razones históricas de la colonización, el foco está puesto en qué significa el “otro”, el “de afuera”, a lo largo del tiempo y por qué es tan vigente esta problemática. Me ayudó a entender bastante. Eso sí, la angustia no me la sacó. Una lástima.

Fecha de Publicación: 17/05/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Comenzó el juicio por el hincha muerto de Belgrano de Córdoba
El hincha rehén El hincha rehén

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Valentín Saal Salió a China y no volvió

Valentín Saal es un administrador de empresas mendocino que trabaja en China. Vía Instagram nos cont...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades