clima-header

Buenos Aires - - Viernes 03 De Diciembre

Home Gente Deportes El primer súperclásico. Boca-River en la Laguna de Los Piojos

El primer súperclásico. Boca-River en la Laguna de Los Piojos

Un 2 de agosto de 1908 parece corrió la de cuero por primera vez entre Boca Juniors y River Plate, que fueron rivales casi desde sus fundaciones de 1905 y 1901.

Deportes
Boca-River

Uno de los espectáculos más intensos, más extremos del mundo, más feroces, en palabras de la prensa mundial, tendrá una nueva edición este 4 de agosto, en la ciudad de La Plata por la Copa Argentina. Ni la cuarentena pudo detener el River-Boca, Boca-River. No importa quién venga bien o quién mal, sino recordar la paternidad sostenida de los bosteros en los noventa contra el River Máquina de Francescoli, o la remontada millonaria en los dos mil frente al Boca Rey de Copas. Esta rivalidad de los vecinos del Riachuelo, y enemigos íntimos, comenzó en la gloriosa era del amateurismo hace 113 años, a la vera de la Laguna de los Piojos, semilleros de casi todos los grandes argentinos. Con fuertes shot, en el cascoteado field de la Dársena Sur, cancha primitiva de Boca, el insider derecho Rafael Pratts dio la primera victoria xeneize, puntapié de la paternidad. Una que no puede parar.

Pese a que se suele ignorar los casi cuarenta años del fútbol amateur en la Argentina, que son más si contamos los inicios en los potreros de Palermo, cercanos al actual Planetario, con la inglesa muchachada oficinista, y amante del cricket, desde 1867 -los ferroviarios vendrían después-, varios sucesos transcendentales transcurrieron en aquellos tiempos. Los orígenes de casi todos los clubes nacionales, el primer gran campeón, el Lomas Athletic Club entre 1893 y 1900, antes que el Alumni, y cómo no, las primeras grandes rivalidades, cuando los ahora grandes de Avellaneda compartían los márgenes de La Boca y se enfrentaban entre ellos; de hecho, hasta bien entrado el diez era más clásico River-Racing que nuestro actual Clásico de Clásicos.  Así queda en el olvido no solamente cuándo surge la vistosa “nuestra”, como decían los periodistas deportivos del veinte de la revista “El Gráfico”, distinta a la brusca “inglesa”, la tremenda campaña de Racing de los diez, el primer Rey de Copas, o los primeros cracks, Jorge Brown de Alumni, y Guillermo Stábile de Huracán, luego ídolo en el Nápoli, antes que Maradona, y entrenador exitoso de la selección . O las primeras presiones del poder con Julio Argentino Roca, que estuvo en la cancha como presidente en la derrota del Alumni con el Southampton en 1904, y quiso influir sobre el resultado de un Argentina-Brasil cuando ya era embajador en Río de Janeiro, pidiendo que nuestro equipo “vaya a menos porque era un amistoso” Argentina ganó 5 a 0.

Para 1907 se contabilizaban alrededor de 350 equipos de fútbol en Buenos Aires aunque pocos participaban en ligas, o torneos, debido a que la mayoría carecía de cancha, o de pelota. También la flema británica empieza decrecer y en los barrios humildes, especialmente de los barrios del Sur, llenos de inmigrantes mediterráneos, se reúnen con lo que tienen para empezarla a darle a la redonda, que siendo de cuero duro, acababa bien ovalada. Además no había puestos fijos, el arquero un día podía ser centroforward al otro match, ni tampoco roles en las incipientes estructuras; la mayoría retacea escaso tiempo, aún no existía el descanso dominical, y dinero de sus empleos de obreros, changarines o comerciantes, entre pobres.

El Club Atlético River Plate se creó el 25 de mayo de 1901 tras la fusión de los equipos Santa Rosa y La Rosales, y luego de desechar el nombre Juventud Boquense. Disputó sus primeros partidos en la Dársena Sur del Puerto de Buenos Aires, en el barrio de La Boca, donde el 3 de abril de 1905 hizo su aparición el Club Atlético Boca Juniors, en un banco de la Plaza Solís. En el acta de nacimiento del “Buca” aparece “un amigo podría hacer las redes sin cobrar nada”, que instalaría su cancha en Pedro de Mendoza y Colorado -hoy la Usina del Arte-, a pocos metros de la su futuro rival. Para comprender esta explosión de pasión deportiva en los brazos de La Boca, ya que Independiente y Racing presentes con sus primitivos estadios en la zona, antes de convertirse en clásicos de Avellaneda, “-hacia 1900- estaba, en potencia, el progreso. Los trabajadores de Génova y los de Italia toda; oriundos del Po, del Arno, del Adigio; los españoles -vascos y gallegos en primacía-; los austríacos de la Dalmacia y la Croacia; algunas veces el acento griego, y un poco yendo hacia Barracas las jeringoza del turco o el árabe”, rememora Antonio Bucich, donde la actividad social y comunitaria gozaba de una intensidad pocas vistas en la historia porteña. Cuna también del radicalismo y el socialismo. Además a estas redes de ciudadanía boquenses, varios de los clubes se preocuparon de acentuar una naciente indentidad local en sus nombres, aunque quisieron mantener algo de la tradición gringa, se sumaron intereses fuera del deporte como la Sociedad de Bomberos Voluntarios de La Boca, fundada en 1884 por el padre del histórico dirigente riverplatense Antonio Liberti, o las primeras escuelitas de fútbol de Boca para los pibes del barrio, antes del Centenario.

Vos sos hijo mío

Parece que arrancó la paternidad el 2 de agosto de 1908, aunque no existen registros fehacientes, al igual que toda la época del “marronismo” a partir de 1890; la vida del fútbol argentino anterior a los torneos oficiales desde 1931. Marronismo fue la práctica de colocar diez o veinte pesos en una caja de fósforos, o en los zapatos de los jugadores, o darles empleos ficticios a los footballers, que fue el paso previo al profesionalismo; pese a que varios jugadores siguieron jugando por la “camiseta” Por ese amor se enfrentaron aún sin las clásicas camisetas, porque Boca jugaba con una banda cruzada amarilla sobre la camisa, no la horizontal, en una cancha que ni casilla tenía, solamente un humilde tablado, y nulos alambres.

Ambos jugaban en el Campeonato de la Segunda División de la Asociación Amateurs pero el fixture no indicaba que debían cruzarse. Con varias semanas libres deciden entonces los vecinos un amistoso el 2 de agosto de 1908 para no perder ritmo de competición. Claro, no existía los largos entrenamientos, ni las concentraciones, todos con familias que mantener con otros oficios, a ponerse los cortos y jugar ¡los arqueros ni usaban guantes a veces! Sin  cobertura mediática aunque con mucha gente a los costados, Boca fue el primer club en contar, según José Speroni, con una hinchada que iba con bombos, platillos y entonaba estribillos (habrá sido inspirador algún tango del vecino Ángel Villoldo, compositor del clásico de los clásicos “El choclo”? ¿O alguna de las canciones de las populares murgas boquenses?); un laborable jueves a la tarde nació una pasión bien nuestra que trasciende fronteras.

¿El resultado? Ganó Boca 2-1 y el primer héroe de los súperclásicos fue Pratts, que anotó los dos goles ¿Formaciones? Boca: Juan Antonio de Los Santos; Marcelino Vergara, Luis Cerezo, Guillermo Ryan, Arturo Penney; Juan Bautista Prianno, José María Farenga, Juan Manuel Eloiso; Rafael Pratts, Pedro Moltedo y Alberto Penney. River: Juan Alejandro Luraschi; Francisco Prianno, Arturo Chiappe, Franco, Cambón; Dino Perotti, Pascual Griffero, Arce; Julio Abacca Gómez, Devit y Casella. Mueve Pratts, querido Mauro.

River debería esperar hasta 1913 para su primer triunfo, el 24 de agosto en la cancha de Racing, y que también es relevante porque fue el primer partido oficial. Y que exhibe su historia particular ya que duró dos horas y media debido a que se jugaron dos suplementarios, y no hubo ganadores, suspendido por la falta de luz– el partido de la Copa Competencia Jockey Club se completaría unos días más tarde cuando en el campo de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires  vencieron los “Darseneros”, o sea River, a los “Geneises", o sea Boca.  A lo largo del amateurismo se midieron 10 veces, con 4 victorias de River (11 goles), 3 empates y 3 triunfos de Boca (14 goles). Entre 1919 y 1927 militaron en asociaciones diferentes por lo que no se enfrentaron hasta el 4 de diciembre del 1927. Fue triunfo de Boca por 1 a 0, con gol de Roberto Cherro.

Una rivalidad inventada

River y Boca tuvieron una temprana rivalidad, ambos clubes poseían cierto arrastre popular, y eran acompañados por el público bullanguero de la Dársena Sur.  Sergio Lodise y Osvaldo Gorgazzi son historiadores de Boca y River y hurgaron los orígenes de ambos clubes, con invaluable material de los archivos de cada club. En una entrevista reciente con el diario Clarín, Lodise aporta un dato revelador a la hora de hablar de enemistades deportivas, “el diario La Mañana, en 1911, cuando River estaba en Primera, y Boca en Segunda Extra, realiza un concurso de popularidad, que gana Boca. El periodista Antonio Palacio Zino, del que soy su biógrafo oficial, se encarga de generar un poco de bronca a través de cartas de lectores. Algunas fueron escritas de su propia pluma, según pude investigar, para hacer enojar a los hinchas de River y de Boca. No podemos asegurar que ahí empieza, pero es un indicio”, arrima. En tanto Gorgazzi aportaba: “Ya cuando jugaron el primer partido oficial en Primera, en 1913, los diarios hablaban de los ‘viejos rivales’. ¡Y eso que no tenían más de diez años de vida!”, puntualiza el historiador riverplatense. Asegura Lodise que la intervención del diario, y del uruguayo Palacio Zino, dividió aguas tempranamente entre los habitantes de la República de La Boca. El 4 de agosto de 2021 por la Copa Argentina, con 254 partidos oficiales, con 89 victorias para Boca, y 83 para River, nuevamente un país se dividirá entre los de la banda roja y el azul y oro, ¿invento de un uruguayo?

 “¿Cuál es el club que goza de más simpatías en la Boca, River Plate o Boca Juniors”, en el diario La Mañana en febrero de 1911,Juegos Atléticos. Gran concurso de foot-ball. Popularidad de la Boca…una esquela de una niña de una escuela de La Boca es mandada con una caja conteniendo 1216 para Boca…los teléfonos aún continúan chillando…las niñas demuestran ser las más curiosas… y debemos perder un tiempo precioso por galantería y amabilidad ¿Quién habría inventado la galantería y amabilidad? murmura nuestro cronista deportivo”, una tempranísima muestra de que el fútbol argentino no era, ni es, ni será, una cosa de hombres nomás.

 

Fuentes: Iwanczuk, J. Historia del fútbol amateur en la Argentina. Buenos Aires: Autores Editores. 1992; Scher, A. Palomino, H. Fútbol: pasión de multitudes y de elites. Buenos Aires: CISEA. 1988; Estévez, D. 320 Superclásicos. Buenos Aires: Editorial Continente. 2010

Fecha de Publicación: 02/08/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Cerati-Solari El superclásico del rock
Cuando se juega el Superclásico Cuando se juega el Superclásico

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Salud y Estética
Vida de Yoguini Moderna - Cómo relajar y elongar el cuello ¿Dolor Cervical?

Con estos simples ejercicios vas a poder relajar el cuello y aliviar el dolor.

Espectáculos
Influencers Leo Maslíah. El humor no está en mi esfera de intereses

Vuelve Leo Maslíah a Buenos Aires con “Influencers” junto a Daniel Hendler. Una nueva puerta al geni...

Historia
Subte Buenos Aires 1913 Subterráneo de Buenos Aires. El reino olvidado.

Los primeros días de diciembre de 1913 los porteños serían los primeros en Hispanoamérica en viajar...

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades