Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El loco más famoso de Rosario

En Rosario, el loco Marcelo Bielsa es sinónimo de fútbol. Un personaje muy particular, emblema de Newell’s Old Boys. Un verdadero ídolo.

El loco Bielsa será siempre recordado como uno de los grandes directores técnicos de la selección argentina. Como todos los posteriores a Basile, que ganó dos Copas América, no obtuvo ningún título importante, más que la medalla dorada de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Encima, bajo su mando, nos volvimos del Mundial de Alemania 2006 en primera ronda, en una de las experiencias más dolorosas que se recuerda, ya que, en las Eliminatorias, argentina había arrasado. Ortega, Verón, Crespo, Batistuta. Eran temibles. El estilo del técnico, vertiginoso, ilusionaba.

Antes y después de la selección, el loco tuvo experiencias muy destacadas como director técnico. Lo más importante en nuestro país fue haber sacado campeón a su querido Newell’s Old Boys. Desde ese momento es ídolo total en Rosario.

En los últimos años, se caracterizó por elegir desafíos difíciles. Tomar equipos que necesitaban despegarse del fondo de la tabla o reivindicar pasados mejores. Casi no consiguió títulos, pero dejó marcas indelebles en todos los clubes por los que pasó. Es considerado un verdadero maestro por los jugadores a los que le tocó dirigir. Fuera de la cancha, tiene un sinfín de anécdotas que justifican su apodo.

Apretada biografía

A sus actuales 64 años, hoy está al frente del Leeds United inglés. Como futbolista, más allá de haber integrado selecciones juveniles, su paso por Newell’s, Instituto de Córdoba y Argentino de Rosario fue sin pena ni gloria. Marcó un solo gol, desde su debut en 1976 hasta su prematuro retiro en 1980. Jugó menos de 100 partidos oficiales. Cuando dejó las canchas puso un kiosco de diarios y revistas en Rosario.

Su inolvidable carrera como DT de Newell’s comenzó en 1982, en las inferiores. Su labor allí fue excelsa. Dicen que, buscando talentos por Argentina, recorrió 25.000 kilómetros.

Su gran labor lo llevó a dirigir el primer equipo donde logró lo que nadie: tres títulos nacionales entre 1990 y 1992. Desde allí, su idolatría en la fanaticada leprosa es total.

Luego de un paso por México, donde también se destacó por la formación de jóvenes talentos, llegó a Vélez Sarsfield en 1997 para obtener, en 1998, otro muy recordado campeonato.

Llegó así el mencionado capítulo al frente de la selección nacional. Después de esos inolvidables años, fue su gran momento con Chile, llevando al equipo al Mundial, después de dos ediciones afuera, y preparando lo que después sería el mejor Chile de todos los tiempos.

Athletic Bilbao, Olympique de Marsella, Lille también de Francia y el actual Leeds, en la segunda división inglesa, completan la carrera técnica de Bielsa. En ninguno de estos clubes obtuvo títulos, pero el sello dejado por el Loco en cada equipo, es imborrable.

Rating: 0/5.