Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El covid positivo de Lionel Messi abrió una nueva grieta con el París Saint Germain

Contagiado durante las fiestas de fin de año en Rosario, el jugador santafesino afronta otro foco de conflicto con el club francés, entidad que amenazó con poner restricciones al jugador en aquellas actividades ajenas al desempeño integral del poderoso club europeo.

Mientras el regreso de la actividad a las distintas divisiones del fútbol argentino se halla en estas horas muy afectado por los contagios devenientes de las variantes Omicrón y Delta del coronavirus “covid 19, alterando los planes de los equipos tras el regreso de la práctica tendiente a los próximos torneos, alguien que suele destacarse en los contextos informativos nuevamente acaparó el mayor centimetraje en diarios, sitios de Internet y ni hablar en segundos de radio y televisiónLionel Messi, cuya estadía en Argentina recibió más cobertura que la última visita del ex-presidente Barack Obama a nuestro territorio, se halla contagiado de la grave enfermedad que azota a la población mundial en los últimos dos años. Si bien la actual versión de esta dolencia física que provocan los elementos del componente bacterial es bastante menor en muchos casos, que la nueva estrella del equipo francés haya dado positivo durante sus breves vacaciones en su Rosario natal provocó, tal como era de esperar, un nuevo conflicto con el París Saint Germain, equipo que contrató a la máxima estrella futbolística a mediados de agosto del año pasado.   

 

El sábado 01 de enero de 2022 la ex–estrella del Barcelona Fútbol Club debía subirse a su avión privado y volver con sus compañeros del PSG a la sede parisina, concentración en la que estaban siendo esperados Leandro Paredes, Ángel Di María, Mauro Icardi y esta nueva incorporación del team francés, entidad que desembolsó 142 millones de euros allá por mediados de agosto para contar con el exitoso delantero argentino, durante un total de dos temporadas, con opción a renovar por una más. Muchos no se sorprendieron cuando a pocas horas de despegar el vuelo privado previsto para el primer día hábil del año, justo la única persona que no embarcó en ese moderno jet fue casualmente el ex– atacante culé, un dato que ciertos medios rosarinos estimaban posible cuando el famoso deportista había quedado encerrado en su casa en esa localidad santafesina, suponiéndose que se había contagiado de “covid 19” en una de sus nuevas variantes más permeables al sistema inmunológico del organismo humano. Cuando los medios europeos corroboraron que ese sábado en la nave que tenía destino de la capital francesa, no había embarcado al pasajero de mayor importancia noticiosa para la prensa de esa nación, explotaron las primeras noticias sobre la enfermedad contraída por el delantero la semana pasada en su Rosario natal.

Si ya la dirigencia del París Saint Germain estaba en alerta, una comunicación del jugador con el equipo de médicos de la institución parisina a fines de la semana pasada acomodó la realidad a un preocupante cuadro operativo: el jugador había tenido claros síntomas de la enfermedad durante el miércoles 29 de diciembre, después de una cadena de festejos en los que se presentó esta estrella del fútbol mundial, novedad que los facultativos del club francés conocían antes que el aguerrido atacante no subiese a ese avión privado que salió el sábado en horas de la mañana. Lionel Messi había llegado al país el pasado jueves 23 de diciembre en su avión particular, acompañado de todos sus compañeros del PSG, tras la última presentación del equipo parisino frente al Lorient, partido igualado en un tanto que se jugó el domingo 19 en horas del mediodía. Una vez liberados por la dirigencia y el cuerpo técnico, el deportista sincronizó con sus colegas y compañeros para coordinar una acotada delegación camino a la Argentina, maniobra donde los cuatro jugadores viajaron a la gran localidad santafesina en una moderna nave que despegó del principal aeropuerto parisino en la noche del miércoles 22 de diciembre.

Más allá de cumplir con todos los protocolos exigidos hasta fines del 2021 en el territorio argentino, la vida del más popular deportista del mundo en la actualidad, sin dudas abrió a poco de desembarcado en Rosario, un sinnúmero de situaciones que pusieron los pelos de punta a toda la dirigencia parisina, en especial al jefe deportivo Leonardo y al entrenador Mauricio Pochettino, sin olvidar a los directivos árabes que presiden el club, quienes ante lo ocurrido prefirieron que los dirigentes de cargo inferior manejaran esta densa situación, mientras los medios del mundo mostraban a la estrella con festejos muy agitados durante la última Navidad. El cumpleaños de su sobrino, evento que reunió al recordado conjunto “Los Palmeras” y donde también participó el DJ Fernando Palacio, recibieron gran cobertura de la prensa mediante las fotos publicadas en las redes con ese festejo. Después de aquella celebración y otra no menos agitada en la misma nochebuena, el jugador que militó en el Barcelona los últimos veinte años de su carrera comenzó a percibir variados y perceptibles síntomas que su cuerpo estaba afectado por algún cuadro virósico. Tras esas primeras señales enviadas por el organismo al famoso atacante del equipo francés, Lionel Messi tomó la decisión de testearse para conocer su situación y obrar en consecuencia. La primera muestra de testeo a los pocos minutos evidenció el estatus “detectable”, idéntico resultado de la segunda verificación que se le practicó en una clínica santafesina durante la previa al año nuevo.

Confirmadas ambas pruebas realizadas el jueves pasado y sabiendo que estaba contagiado de “covid 19”, sin establecerse a que variante pertenecía la cepa hallada en el organismo del talentoso deportista, Messi habló personalmente con todos los médicos de su nuevo club para comunicarles velozmente la novedad sanitaria. De acuerdo a las normativas existentes a la fecha en Francia, nación donde reside actualmente el joven delantero, para ingresar a esa conocida ubicación europea, resulta terminantemente necesario obtener un testeo con resultado negativo a 24 horas de ingresar a ese país del viejo continente. El atacante argentino notificó a todos sus compañeros en Argentina que él no regresaría en ese vuelo privado, indicándoles que podían utilizar la nave para volver a suelo francés, sumergiéndose en un aislamiento con su familia en la locación donde se alojó desde su llegada el jueves 23. Cuando finalmente la noticia estuvo a disposición de los directivos del París Saint Germain, las obvias quejas de los dirigentes se percibieron en el seno de la institución, pero quien debió oficializar esa triste y preocupante novedad fue el director técnico Mauricio Pochettino. Este último domingo 3 de enero, protegido por su barbijo que no permitía observar las facciones del entrenador rosarino de esa institución parisina, el DT confirmó que Messi había dado positivo, algo que le impedía regresar a esa nación europea. “Cuando el jugador tenga una prueba de testeo negativo recién podrá volver al país”, señaló Pochettino, quien para su interior más allá de lucir bastante cauteloso y supuestamente sereno, trinaba feroz por la preocupante noticia.

    

 

Imágenes: Redes PSG / Los Palmeras /  Fernando Palacio / Leo Messi

Rating: 4.00/5.